Progresivo avance de la perinatología en Puerto Rico

Dr. William Ramírez Cacho, obstetra ginecólogo con una subespecialidad en medicina materno fetal. Suministrada.

Dr. William Ramírez Cacho es parte de la facultad y dirige el Departamento de Obstetricia y Ginecóloga del Manatí Medical Center hospital con uno de los más altos números de partos intrahospitalarios en isla.

Las anomalías congénitas son más detectadas hoy día en fetos y el reducido grupo de perinatólogos de la isla han dado la milla extra por cubrir todas necesidades de las mujeres puertorriqueñas en gestación, más aún frente a nuevos agentes infecciosos que han formado parte de la salud pública de la isla.

Además, han logrado la compenetración necesaria a nivel intrahospitalario para asegurar mejores servicios y detecciones tempranas de posibles complicaciones a la hora del parto.

Según lo estipuló a la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP) el doctor William A. Ramírez Cacho, obstetra ginecólogo con una subespecialidad en Medicina Materno Fetal, quien ejerce práctica en Manatí Medical Center (MMC), a pesar de que en la isla alrededor de siete perinatólogos ejercen práctica, este grupo ha estado inmerso en un avance directo que ha permitido que hoy día se detecten más las anomalías congénitas.

Las anomalías intracraneales, del rostro, del tracto urinario, de la genitalia, las cardíacas, constituyen parte de las malformaciones que hoy día gracias al avance del equipo radiológico y de sonografía, los subespecialistas pueden detectar y hasta corregir a tiempo.

Ramírez Cacho fue parte del desarrollo del Centro de Cuidado Intensivo Neonatal del MMC en el 2015. Hoy día, la institución hospitalaria figura entre las primeras dos posiciones con mayor tasa de nacimientos. Esto, a pesar de que los demógrafos del País han evidenciado que la tasa de natalidad en la isla ha disminuido.

Asimismo, fue el subespecialista que participó de la única separación de siamesas en Puerto Rico en el 2010 y figura entre los únicos en la isla en realizar procedimientos de colocación de drenajes en las vías urinarias a los fetos para remover obstrucciones en su vejiga para proveer al bebé el líquido amniótico que permita su crecimiento.

“Ahora más que nunca la mayoría de los obstetras están refiriendo pacientes para evaluaciones básicas y de rutina a centros de perinatología en la isla y por consecuencia ahora se detectan más anomalías entre las 18 a 20 semanas. Hemos avanzado más desde el aspecto de la perinatología, radiología y ginecología en cuanto al concepto de la tecnología aplicada a la clínica”, aseguró.

Entre las subespecialidades que consideró que también han tenido avance en la medicina puertorriqueña se encuentra la ginecología oncológica, endocrinología reproductiva/infertilidad y la cirugía pélvica reconstructiva/uroginecología.

Comentarios

X