Presidente Trump es llevado al hospital horas después de su diagnóstico de COVID-19

El Presidente de EE. UU, Donald Trump, es conducido al Hospital Militar Walter Reeds como medida de precaución.

Katherine Padilla 

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Con información de USA Today

WASHINGTON – El presidente Trump es llevado al hospital tan solo horas después de que él y la primera dama Melania Trump fueran diagnosticados con COVID-19, lo que ha levantado preguntas sobre el estado de salud general del mandatario.

Trump, quien tiene en este momento 74 años, fue llevado Centro Médico Militar Nacional Walter Reed en Bethesda, Maryland, como medida de precaución según lo que informaron sus ayudantes. Los oficiales afirman que se espera que esté recluido durante unos días.

“(Trump) permanece de buen humor, tiene síntomas menores y ha estado trabajando a lo largo del día” afirma la secretaria de prensa de la Casa Blanca “Kayleigh McEneany

“Por precaución y por recomendación de su médico y expertos médicos, el Presidente trabajará desde las oficinas presidenciales en Walter Reed durante los próximos días. El Presidente Trump aprecia el gran apoyo tanto para él como para la Primera Dama”, añadió.

El diagnóstico, twitteado por el mismo Trump un poco antes de la 1 a.m. de hoy viernes, puso en alerta a Washington y a todo el país, causando un desplome de los mercados pocas semanas antes de las elecciones presidenciales.

Tratamiento inicial

El Presidente recibió una única dosis de 8 gramos del cóctel de anticuerpos policlonales de Regeneron como medida de precaución, según un memorándum del médico de la Casa Blanca, el Dr. Sean Conley. Lo que llama la atención sobre este comunicado es que el cóctel de anticuerpos todavía está siendo estudiado en cuatro ensayos clínicos de última etapa y su seguridad y eficacia no han sido completamente evaluadas por ninguna autoridad reguladora, dijo la compañía en su página.

También ha estado tomando zinc, vitamina D, famotidina, melatonina y una aspirina diaria, afirmó Conley.

Trump reveló los resultados de sus pruebas después de que su asesora más cercana, Hope Hicks, que se unió al presidente en una serie de viajes recientes, se hubiera infectado. Hicks comenzó a sentir los síntomas en un vuelo de regreso del mitin presidencial en Minnesota el miércoles y fue aislada de los demás pasajeros del avión.

Los funcionarios de la Casa Blanca sabían que Hicks había dado positivo antes de que Trump viajara a su centro de golf en Bedminster, Nueva Jersey, para asistir a un evento de recaudación de fondos el jueves, confirmó Mark Meadows, actual jefe de personal de la Casa Blanca.

Añadió que algunas personas que habían estado viajando y en estrecho contacto con Hicks fueron retiradas del vuelo, lo que suscitó preguntas sobre el motivo por el que el presidente procedió a la recaudación de fondos.

El vicepresidente Mike Pence y la segunda dama Karen Pence dieron negativo. El ex vicepresidente Joe Biden y su esposa Jill Biden anunciaron que también dieron negativo tras entrar en contacto con el presidente en el primer debate presidencial del martes en Cleveland, Ohio.

¿Por qué se tomó la medida?

Los funcionarios dijeron que los presidentes tienen una suite de oficinas en Walter Reed, Trump estará trabajando desde allí solo como una medida preventiva frente a su diagnóstico, considerando su edad. Frente a esto los ayudantes insistieron en que el presidente está bien, caminando y hablando, y que esto es una medida de precaución.

Si el presidente necesitara un procedimiento y quedara incapacitado, cedería temporalmente la autoridad al vicepresidente Mike Pence, que dio negativo en la prueba de COVID-19 el viernes pasado.

Comentarios

X