Personas que consumen té vivirían más tiempo, según estudio

Personas que consumen té vivirían más tiempo, según estudio El consumo habitual de té se asoció con más años de vida saludable y mayor esperanza de vida.
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Beber té al menos tres veces a la semana está relacionado con una vida más larga y saludable, según un estudio publicado en el European Journal of Preventive Cardiology, una revista de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés).

El consumo habitual de té se asocia con menores riesgos de enfermedades cardiovasculares y muerte por cualquier causa“, dijo el primer autor, el Dr. Xinyan Wang, de la Academia China de Ciencias Médicas, en Pekín, China. “Los efectos favorables para la salud son los más robustos para el té verde y para los bebedores habituales de té a largo plazo“.

Detalles del estudio

El análisis incluyó a 100.902 participantes del proyecto China-PAR2 sin antecedentes de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular o cáncer. Los participantes se clasificaron en dos grupos: bebedores de té habituales (tres o más veces a la semana) y bebedores de té nunca o no habituales (menos de tres veces a la semana) y se les dio seguimiento durante una mediana de 7,3 años.

El consumo habitual de té se asoció con más años de vida saludable y mayor esperanza de vida.

Por ejemplo, los análisis estimaron que los bebedores de té habituales de 50 años desarrollarían enfermedades coronarias y apoplejías 1,41 años más tarde y vivirían 1,26 años más que aquellos que nunca o rara vez bebieron té.

En comparación con los bebedores de té que nunca o no son habituales, los consumidores de té habituales tenían un riesgo 20% menor de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, un riesgo 22% menor de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares mortales, y un riesgo 15% menor de muerte por todas las causas.

Se analizó la influencia potencial de los cambios en la conducta de consumo de té en un subconjunto de 14.081 participantes con evaluaciones en dos puntos temporales. La duración media entre las dos encuestas fue de 8,2 años, y la mediana del seguimiento después de la segunda encuesta fue de 5,3 años.

Resultados en bebedores de té habituales

Los bebedores de té habituales que mantuvieron su hábito en ambas encuestas tuvieron un 39% menos de riesgo de enfermedad cardiaca incidente y apoplejía, un 56% menos de riesgo de enfermedad cardiaca fatal y apoplejía, y un 29% menos de riesgo de muerte por todas las causas en comparación con los bebedores de té consistentes que nunca o no se han acostumbrado.

Los efectos protectores del té fueron más pronunciados entre el grupo de bebedores de té habituales constantes. Los estudios de mecanismos han sugerido que los principales compuestos bioactivos del té, a saber, los polifenoles, no se almacenan en el cuerpo a largo plazo. Por lo tanto, el consumo frecuente de té durante un período prolongado puede ser necesario para el efecto cardioprotector

“,

dijo el autor principal, el Dr. Dongfeng Gu, de la Academia China de Ciencias Médicas.

En un subanálisis por tipo de té, se relacionó el consumo de té verde con aproximadamente un 25% menos de riesgos de enfermedades cardíacas incidentes y apoplejías, enfermedades cardíacas fatales y apoplejías, y muerte por todas las causas. Sin embargo, no se observaron asociaciones significativas para el té negro.

El Dr. Gu señaló que la preferencia por el té verde es única en el este de Asia. “En la población de nuestro estudio, el 49% de los bebedores habituales de té consumieron té verde con mayor frecuencia, mientras que sólo el 8% prefirió el té negro. La pequeña proporción de bebedores habituales de té negro podría dificultar la observación de asociaciones robustas, pero nuestros hallazgos insinúan un efecto diferencial entre los tipos de té“.

Té verde

Dos factores pueden estar en juego. En primer lugar, el té verde es una fuente rica en polifenoles que protegen contra las enfermedades cardiovasculares y sus factores de riesgo, incluyendo la hipertensión arterial y la dislipidemia. El té negro está completamente fermentado y durante este proceso los polifenoles se oxidan en pigmentos y pueden perder sus efectos antioxidantes. En segundo lugar, el té negro se sirve a menudo con leche, lo cual, según investigaciones anteriores, puede contrarrestar los efectos favorables para la salud del té en la función vascular.

Los análisis específicos de género mostraron que los efectos protectores del consumo habitual de té fueron pronunciados y sólidos en diferentes resultados para los hombres, pero sólo modestos para las mujeres. El Dr. Wang dijo: “Una de las razones podría ser que el 48% de los hombres eran consumidores habituales de té en comparación con sólo el 20% de las mujeres. En segundo lugar, las mujeres tenían una incidencia y una mortalidad mucho más bajas por enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Estas diferencias hacían que fuera más probable encontrar resultados estadísticamente significativos entre los hombres“.

Añadió: “El proyecto China-PAR está en curso, y con más años-persona de seguimiento entre las mujeres, las asociaciones pueden ser más pronunciadas“.

Los autores concluyeron que se justifica la realización de ensayos aleatorios para confirmar los hallazgos y proporcionar pruebas para las directrices dietéticas y las recomendaciones de estilo de vida.

Comentarios

X