Parálisis de nervios craneales por enfermedad metastásica en próstata: un diagnóstico poco frecuente

Dr. David Blas Boria, Oncólogo
Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Entumecimiento en el lado izquierdo de la cara, sensación de sabor anormal, dolor de cabeza similar a la presión frontal derecha; un día antes de una intervención de terapia para cáncer de próstata se diagnosticó parálisis en nervios craneales a un hombre de 56 años de edad.

Además, el paciente informó sobre la pérdida de audición en el lado derecho un mes antes de la evaluación, por lo que decidió manipular su oído derecho con un Q-tip debido a la incomodidad; a su vez esto provocó entumecimiento y sangrado en el área el día anterior a la evaluación.

Actualmente, la supervivencia general en pacientes con cáncer de próstata ha mejorado debido a las nuevas terapias. Sin embargo, aumenta la incidencia de complicaciones neurológicas, incluidas las metástasis en el sistema nervioso, según explican doctores Sonia Caraballo Cartagena y David Blas Boria en el caso.

Las metástasis durales incluyen: lesión que afecta al espacio epidural, generalmente se debe a la extensión directa de las metástasis del cráneo; lesión al espacio subdural: generalmente se debe a la extensión directa desde el espacio epidural o la diseminación hematógena, la forma más probable de metástasis del cáncer de próstata que se disemina a la duramadre hematógena a través del sistema caval o siembra retrógrada por el sistema venoso de Valson Valveles.

Le puede interesar:   Descubren antibiótico capaz de matar a las bacterias más resistentes

Los estudios de autopsia han demostrado que el 10% de los pacientes con cáncer presentan metástasis durales intracraneales que, además, se pueden encontrar en hasta el 19.5% de todos los casos de cáncer de próstata. Los cánceres primarios más comunes que presentan metástasis durales intracraneales incluyen: mama, próstata y pulmón.

El diagnóstico diferencial con esta presentación clínica incluye linfoma y meningioma. A su vez, las complicaciones en estos pacientes incluyen hematomas subdurales, particularmente en pacientes con trombocitopenia o coagulopatía.

Por otro lado, las modalidades de tratamiento disponibles incluyen: cirugía, radiación (radiación de haz externo + corticosteroides) con una tasa de respuesta general del 50%, corticosteroides y quimioterapia. A diferencia de las metástasis parenquimatosas y leptomeníngeas, las metástasis durales están fuera de la barrera hematoencefálica y pueden responder a la quimioterapia sistémica. La supervivencia media general desde el momento del diagnóstico de afectación es de un mes. Sin embargo, estudios de grupos grandes han demostrado una supervivencia media de 3 a 4 meses.

Le puede interesar:   Impacto de la nutrición en el manejo y control de las enfermedades del corazón

"El diagnóstico precoz es clave para evitar retrasos en el tratamiento, prevenir más el deterioro neurológico, y mantener la calidad de vida", afirma el documento presentado por la doctora Caraballo Cartagena residente de neurología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico.

Detalles de la condición

La enfermedad metastásica dural debida al cáncer de próstata es una manifestación rara que se presenta entre el uno al seis por ciento de los casos aproximadamente. Se ha demostrado una asociación entre el cáncer de próstata avanzado y las metástasis a las meninges en los estudios de autopsia. El diagnóstico precoz es clave para prevenir un mayor deterioro neurológico y mantener la calidad de vida.

Comentarios

X