Paciente VIH abandona tratamiento y pierde la movilidad de la parte inferior de su cuerpo

Paciente VIH abandona tratamiento y pierde la movilidad de la parte inferior de su cuerpo Doctor Francisco Duarte, encargado del caso

Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

En Puerto Rico no se presentan casos frecuentes relacionadas a la mielitis transversa en pacientes diagnosticados con VIH positivo. Además, tampoco existe una base de datos que permita establecer la relación entre ambas condiciones. Sin embargo, este es un aspecto que debería tomarse en consideración luego de que un paciente de 54 años de edad perdiera la movilidad desde la cintura hasta la parte inferior de su cuerpo y no respondiera a los tratamientos para la mielitis.

El doctor Francisco Duarte, encargado del caso, le practicó diferentes pruebas al paciente, quien manifestó síntomas neurológicos que asoció a la enfermedad de VIH.

Este paciente ‘se nos pierde’ como normalmente decimos los médicos, ya que deja de asistir a las clínicas. Solamente regresa cuando está en tratamiento para el VIH pero totalmente incapacitado de la cintura hacia abajo, presentando síntomas sensitivos en cualquier parte del cuerpo. Cuando se le realiza el panel, obtenemos el diagnóstico y le damos las recomendaciones especificando que, si él seguía de manera adecuada con nosotros, podría recibir tratamientos para mejorar o resolver la sintomatología”, expresó Duarte.

Aunque el paciente en mención llegó en una etapa crónica, se le ofreció el tratamiento habitual en estos casos: alta dosis de esteroides y terapias físicas.

Luego de comenzar el tratamiento, en los primeros tres días los pacientes muestran los primeros signos de mejoría. Desafortunadamente, esto no sucedió en este caso. A pesar de ese hecho, el tratamiento continuó con las altas dosis que fueron disminuyendo paulatinamente hasta solamente dar seguimiento. Como en este paciente no hubo mejoría, el seguimiento hasta ahora inicia. La persona sigue recibiendo terapia aunque permanece en cama, ya que no tiene propiocepción”, apuntó el médico quien le resta un año para terminar su residencia en medicina interna.

De hecho, ya el paciente no tiene ninguna alternativa de mejoría porque las condiciones que son permanentes en el cordón, no logran recuperarse o reestablecerse.

Le puede interesar:   Múltiples opciones terapéuticas para la osteoartritis más común en Puerto Rico

Para la comunidad médica no es desconocido que los tratamientos actuales para controlar el VIH, sobreactivan el sistema de defensas del organismo y crean inflamación en los distintos sistemas del cuerpo, entre ellos el sistema nervioso. Como consecuencia, se produce la mielitis.

Lo más común es que a través de los tratamientos para la mielitis, la persona afectada con el padecimiento se cure y pueda volver a la funcionalidad. “Si no desaparece es que hubo daño en el cordón espinal porque había una lesión que no se había visto para inflamarse y mantenerse inflamado y causar el daño necesario“, explicó.

Para llegar al diagnóstico de mielitis, se preparan análisis de sangre e imágenes que permitan ver el estado del cordón espinal. Sin embargo, Duarte también mencionó que se está analizado una relación cada vez más frecuente entre pacientes portadores del VIH y presentaciones de inflamación en el cordón espinal. Además, reiteró que este tipo de patología es más común en pacientes con Sida.

Le puede interesar:   Urge retomar tratamientos para infartos durante la pandemia

Para el caso anteriormente comentado, además de conocer que el afectado era un hombre homosexual que mantenía relaciones sexuales sin protección, no se conocieron otros factores de riesgo severo o propensión al desarrollo de la mielitis.

El padecimiento no se disemina por el cuerpo al menos que tenga una reinfección, un virus o esté expuesto a una droga que le haga daño al cordón. Acerca de la inefectividad del tratamiento para la mielitis, Duarte indicó que el paciente no tuvo respuesta positiva porque pasó el lapso adecuado para el tratamiento. Pero, recalcó que si se detecta a tiempo se puede eliminar por completo. Incluso cuando se trata de manera aguda, los especialistas han notado que los pacientes tienen un buen pronóstico de mejoría.

La mielitis transversa es una inflamación de cordón espinal -por donde pasa la información  motora sensorial- y cuando se inflama, la funcionalidad del mismo se afecta la movilidad y otras funciones.

VIH: Tratamiento, vida, esperanza HIV: Educación para todos los días

Comentarios

X