Paciente presenta inusual cuadro clínico de tríada de Osler

Dr. William Rodríguez, fundador del primer programa de residencia en Medicina Pulmonar y Cuidado Crítico en Puerto Rico.

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

El campo de la medicina incluye a las desafiantes tríadas. Una de ellas, la tríada de Osler, caracterizada por la combinación de endocarditis, neumonía y meningitis, tal cual se identificó en un paciente de 65 años en la isla.

El caso fue compilado como parte de las investigaciones científicas más destacadas en el Puerto Rico Health Science Journal de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que todos los años hace una selección de los estudios científicos y casos clínicos más robustos en la medicina puertorriqueña.

Entre los autores del caso figuran los doctores William Rodríguez Cintrón, presidente de la Sociedad de Médicos Graduados de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico y fundador de la residencia en Neumología y Cuidado Crítico del Hospital de Veteranos junto a los doctores Juancarlo Martínez González y Carlos Robles Arias.

El caso se presenta como inusual ya que según los autores “el patógeno aislado fue la cepa invasiva y virulenta de Streptococcus pneumoniae serotipo 3”. Este tipo de neumococo tiene una gran capacidad invasiva y se relaciona con complicados cuadros de neumonía.

William Rodríguez Cintrón, Juancarlo Martínez González y Carlos Robles Arias. (2017). Rapidly Progressive and Almost Lethal Pneumonia. Puerto Rico Health Sciences Journal. 36 (1). 41-43.

Esta virulenta tríada se trata de una rareza clínica donde la bacteria Streptococcus pneumoniae” causa una endocarditis infecciosa. La triada también se conoce como el síndrome de Austrian, descubierta por el doctor Robert Austrian, quien reportó ocho casos en el 1957, según la historia.

Este cuadro infeccioso se caracteriza por afectar principalmente las cavidades izquierdas del corazón y comportarse de manera agresiva provocando destrucción valvular como en la válvula aórtica.

“Aunque raro en la actual era de antibióticos, sigue siendo uno de alta tasa de morbilidad y mortalidad. Este caso en particular es de suma importancia” porque “documenta las características clínicas asociadas con enfermedad invasiva neumocócica y el síndrome de Austrian”, reza parte del caso clínico.

En detalle, el hombre acudio a la sala de emergencias con tos, mareo y dificultad respiratoria. Tenía un historial de enfermedad coronaria, reemplazo prostético de la válvula aórtica, enfermedad crónica del hígado como consecuencia del virus de la hepatitis C, entre otros.

Luego de exámenes de laboratorios y placas de pecho, el cuadro clínico apuntó a una sepsis secundaria a una neumonía adquirida en la comunidad y comenzó con terapia de antibióticos, específicamente con cefalosporina y azitromicina.

A pesar de la intervención clínica, el caso expone que en 24 horas el paciente empeoró y requirió cinco litros de solucion salina normal (“normal saline” 0.9%) por las bajas presiones (hipotensión). Este requirió cuidados intensivos debido a su deterioro.

En intensivo se identificó un crecimiento de un patógeno inusual que por sus características -como por ejemplo, un alto contenido de polisacáridos- que sugería ser un “Streptococcus pneumoniae serotipo 3”, según el estudio.

Esto fue confirmado a los 15 días de la hospitalización del paciente luego de los resultados de pruebas realizadas de cultivo, donde arrojó positivo a la bacteria, aunque susceptible a la cefalosporina.

También se estipula que el paciente presentaba un incremento en su estado de confusión y se encontró evidencia de síntomas meníngeos -relacionado a la irritación de las meninges o membranas que cubren el cerebro-, por lo que se tomó la decisión de incrementar las dosis antibióticos para asegurar una estabilidad en el sistema nervioso del paciente.

En total, el paciente recibió una intervención clínica a base de antibióterapia por 28 días.

Asimismo, le recuerdan a la comunidad clínica que a pesar de los avances en las terapias a base de antibióticos, la “Streptococcus pneumoniae” continúa siendo un patógeno que figura entre las principales causas de hospitalizaciones en todas las edades.

Se estima que en los Estados Unidos para el 2007 se reportaron unos 40 mil casos de enfermedad neumocócina y que unas 4,400 personas fallecieron por la enfermedad neumocócica invasiva (Invasive pneumococcal disease, IPD). Se expone también que la meningitis neumocócica tiene una mortalidad de 20 a 30%.

Interesantemente se expone que la neumonía serotipo 3 ha sido asociada con los “shocks” sépticos así como con la alta mortalidad por neumonía neumocócica bacteriémica (NNB, por sus siglas en inglés).

El caso ilustra la importancia de proveer una temprana, certera y directa para contrarrestar además los “shocks” sépticos y de continuar promoviendo campañas para detectar las infecciones por sepsis.

Referencia: William Rodríguez Cintrón, Juancarlo Martínez González y Carlos Robles Arias. (2017). Rapidly Progressive and Almost Lethal Pneumonia. Puerto Rico Health Sciences Journal. 36 (1). 41-43.

Comentarios

X