Oncólogos puertorriqueños utilizan pruebas genéticas para tratar el cáncer de mama

El tratamiento médico establecido para atacar el cáncer de seno varía de paciente en paciente y del tipo que tumor identificado.  No se limita a la aplicación de procedimientos medicamente ya establecidos.

“Para tratar el cáncer del seno se requiere realizar un análisis exhaustivo para definir las diferentes modalidades de tratamiento que existen, como cirugía, radioterapia y quimioterapia, en esa paciente en particular”, explicó el Cirujano Oncólogo, Dr. Bolívar Arboleda Osorio.

“Otro aspecto a considerar es la paciente misma y el tipo de cáncer que posee”, agregó.

El Dr. Arboleda recalcó con insistencia que ni la quimioterapia es más fuerte que la radioterapia ni viceversa.  Todo dependerá del cáncer que se intenta combatir.

“Hablamos de terapia dirigida y a eso se encamina hacia la quimioterapia de esos tumores.  Se concentra en las características específicas del tumor y en lo que ese tumor necesita.  Dentro de ese marco, los tumores de seno se clasifican en grupos y de acuerdo al grupo se opta por cual quimioterapia utilizar”, explicó con suavidad.

Lea también:

Fármaco hepático combate la recurrencia en el cáncer de seno

Dijo que dependiendo de las características del tumor se determinará cuándo, si antes o después, de hace la cirugía.

“Ese proceso se llama terapia neoadyuvante que es un tratamiento que se administra como primer paso para reducir el tamaño del tumor antes del tratamiento principal que generalmente consiste en cirugía.  Algunos de estos ejemplos de terapia adyuvante están la quimioterapia, la radioterapia y la terapia hormonal.  Es un tipo de terapia de inducción”, declaró.

La intervención quirúrgica antes de la quimioterapia en áreas antes no operables es parte del éxito de este tipo de terapia. No obstante, para cualificar para la terapia adyuvante necesita cumplir con unos requisitos relacionados al tamaño del tumor y a la presencia de células HER2. Este es un receptor 2 de factor de crecimiento epidérmico humano, un gen que puede influir en el desarrollo del cáncer de mama.

Le puede interesar:   Inflamación por COVID-19 disminuye oxigenación y causaría enfermedades cardíacas

En Puerto Rico esto se está haciendo desde hace 12-15 años, y la cirugia oncoplastica desde mas de 18-20 años en Manatí(1998). La clasificacion luminal A o B ayuda a escoger que pacientes se benefician de quimioterapia por su riesgo de recurrencia.

Otros galenos del patio, como el doctor Bernardo González, llevan aproximadamente 15 años recomendando terapia neoadjuvante a sus pacientes que cualifican.  Muchos de ellos en protocolos del NSABP con excelentes resultados cosméticos y con una tasa de recurrencia mínimo acorde con el ‘staging’ previo a tratamiento.

“Hay casos de respuesta completa luego de terapia neoadjuvante con receptores BRCA 2 positivos que hemos realizado ‘skin sparing double mastectomy’ con reconstrución inmediata muy complacidas y ‘Oncoplastic surgery’ con reducción contralateral muy complacidas. De hecho, desde el 2013 el Colegio de Cirujanos publicó un artículo sobre las prácticas que se deben suspende.  Entre ellas nunca se debe anteponer la cirugia antes de haber discutido el ‘stagin’g con el paciente y comentar las terapias que  existen como la neoadjuvante y radioterapia, tambien manipulacion hormonal”, sostuvo el Dr. González.

“Antes cuando el tumor era grande, por ejemplo, no se conservaba el seno sino que se hacía una mastectomía radical.  Hoy se puede reducir el tamaño del tumor con la quimioterapia y hacer una cirugía conservadora oncoplástica de mama.  Al reducirse el tumor se facilita la operación.  Así se logra realizar una intervención mas cosmética, se preserva el seno, se ve bien y nuestra paciente se siente bien”, recalcó por su parte, el Dr. Arboleda.

Solo un 20% de las son positivas al factor HER2.

El Galeno que labora en HIMA San Pablo delineó que es muy importante para él como Cirujano Oncólogo, escuchar la decisión de las mujeres con diagnóstico positivo de cáncer de mama para que, dirigidas por sus recomendaciones, elijan el mejor tratamiento a seguir.

Le puede interesar:   Coágulos sanguíneos: mayor riesgo en adultos mayores y personas recién operadas

“Recientemente, conferenciantes profesionales presentaron trabajos importantes, particularmente el estudio ‘MINDACT’ (Microarray in node negative disease may avoid chemotherapy).  Este estudio consideró a miles de pacientes, utilizó pruebas de marcadores genéticos y reveló que se puede predecir  a qué mujeres se pueden beneficiar y cuáles no del tratamiento disponible.   Entonces, eso nos dirige hacia una mejor elección, uno más provechoso y evitar someter al paciente a otros procesos que en nada aportan a su tratamiento”, dictó el Dr. Arboleda.

MINDACT es el primer ensayo clínico aleatorio, controlado de un ensayo genómico recurrencia del cáncer de mama con evidencia clínica de nivel 1A y el primer estudio prospectivo de investigación traslacional de esta magnitud en el cáncer de mama. Fue presentado por Martine Piccart, MD , PhD, jefe del Departamento de Medicina del Instituto Jules Bordet de Bruselas, Bélgica, y co-fundador y presidente de la International Group (BIG) durante la reunión anual de la American Association for Cancer Research  (AACR) en abril de 2016.

De otra parte, el Dr. Arboleda expuso que aunque existen drogas nuevas para tratar el cáncer de mama, hay que clasificar las pacientes su uso de acuerdo al beneficio que obtengan del mismo.

Finalmente subrayó que a pesar de que en términos generales a incidencia de cáncer de mama no ha variado en los últimos años en Puerto Rico, existe un leve aumento en los casos de tumores en edades más tempranas.

“Nuestra población en PR comparado con la norteamericana, ocurre tres a cinco años antes o más temprano.  Todas las campañas informativas, ayudan a la detención más temprana y hay mejores oportunidades de salir”, concluyó.

Comentarios

X