Obesidad genera inflamación en el sistema nervioso de adolescentes, sugiere estudio

Obesidad genera inflamación en el sistema nervioso de adolescentes, sugiere estudio
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Investigadores que usan imagen por resonancia magnética (IRM) han encontrado señales de daño que podrían estar relacionadas con la inflamación en los cerebros de adolescentes con obesidad, según un estudio que se presentará la próxima semana en la reunión anual de la Radiological Society of North America (RSNA).

La obesidad en los jóvenes se ha convertido en un importante problema de salud pública. En Estados Unidos, el porcentaje de niños y adolescentes afectados por la obesidad se ha más que triplicado desde la década de 1970, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Los datos de la Organización Mundial de la Salud indican que el número de lactantes y niños pequeños con sobrepeso u obesos de cinco años de edad o menos aumentó de 32 millones en todo el mundo en 1990 a 41 millones en 2016.

Aunque la obesidad se asocia principalmente con el aumento de peso, la evidencia reciente sugiere que la enfermedad desencadena inflamación en el sistema nervioso que podría dañar regiones importantes del cerebro.

Desarrollos en IRM como la imagenología del tensor de difusión (DTI), una técnica que rastrea la difusión del agua a lo largo de los tractos de materia blanca que transportan la señal del cerebro, han permitido a los investigadores estudiar este daño directamente.

Le puede interesar:   Impacto de la nutrición en el manejo y control de las enfermedades del corazón

Detalles del nuevo estudio ante obesidad

Para el nuevo estudio, los investigadores compararon los resultados de la DTI en 59 adolescentes obesos y 61 adolescentes sanos de 12 a 16 años de edad. A partir del DTI, los investigadores derivaron una medida llamada anisotropía fraccional (AF), que se correlaciona con la condición de la materia blanca del cerebro. Una reducción del AF es indicativa de un aumento de los daños en la materia blanca.

Los resultados mostraron una reducción de los valores de AF en los adolescentes obesos en regiones localizadas en el cuerpo calloso, un conjunto de fibras nerviosas que conecta los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro.

También se encontró disminución de la AF en el giroscopio orbitofrontal medio, una región cerebral relacionada con el control emocional y el circuito de recompensa. Ninguna de las regiones cerebrales de los pacientes obesos había aumentado la FA.

"Los cambios cerebrales encontrados en adolescentes obesos se relacionan con regiones importantes responsables del control del apetito, las emociones y las funciones cognitivas",

dijo la coautora del estudio Pamela Bertolazzi, científica biomédica y estudiante de doctorado de la Universidad de São Paulo en Brasil a Science Daily.

Este patrón de daño se correlacionó con algunos marcadores inflamatorios como la leptina, una hormona producida por las células grasas que ayuda a regular los niveles de energía y las reservas de grasa. En algunas personas obesas, el cerebro no responde a la leptina, lo que hace que sigan comiendo a pesar de las reservas de grasa adecuadas o excesivas. Esta condición, conocida como resistencia a la leptina, hace que las células grasas produzcan aún más leptina.

Le puede interesar:   Descubren antibiótico capaz de matar a las bacterias más resistentes

El empeoramiento de la materia blanca también se asoció con los niveles de insulina, una hormona producida en el páncreas que ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre. Las personas obesas a menudo sufren de resistencia a la insulina, un estado en el que el cuerpo es resistente a los efectos de la hormona.

"Nuestros mapas mostraron una correlación positiva entre los cambios cerebrales y las hormonas como la leptina y la insulina. Además, encontramos una asociación positiva con los marcadores inflamatorios, lo que nos lleva a creer en un proceso de neuroinflamación además de la insulina y la resistencia a la leptina",

dijo el Dr. Bertolazzi.

El Dr. Bertolazzi anotó que se necesitan estudios adicionales para determinar si esta inflamación en los jóvenes con obesidad es una consecuencia de los cambios estructurales en el cerebro.

"En el futuro, nos gustaría repetir la IRM cerebral en estos adolescentes después del tratamiento multiprofesional para la pérdida de peso para evaluar si los cambios cerebrales son reversibles o no",

agregó.

Comentarios

X