Nueva York se enfrenta a la primera epidemia de sarampión en décadas

Nueva York se enfrenta a la primera epidemia de sarampión en décadas Medios de la localidad reportaron que el 80% de niños enfermos con sarampión no estaban vacunados contra esta enfermedad

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Pese a que el sarampión se considera una enfermedad erradicada desde hace un par de décadas en Estados Unidos, a día de hoy la ciudad de Nueva York debe hacer frente a la peor epidemia del último tiempo. Desde el pasado otoño hasta las fechas más actuales se cuentan más de 180 enfermos del virus, un brote que se originó y se focaliza en la comunidad judía ultraortodoxa de la ciudad. Sin embargo ya se confirman casos en Nueva Jersey, Oregon y Washington.

Frente al tema, las autoridades sanitarias han mencionado a diferentes medios de comunicación que los casos de sarampión pueden asociarse a dos factores: la llegada del virus con la población proveniente de otros países que ingresa a la ciudad y el creciente rechazo a la vacunación. Por ello, solicitan de manera urgente que las familias vacunen a sus hijos contra el sarampión -en caso de no haberlo hecho- y tomar precauciones especiales a la hora de viajar a Israel o Europa, ya que en ese continente también se ha reportado epidemia de sarampión en varios países.

De acuerdo con cifras oficiales, el primer caso se reportó en un menor que regresó de un viaje a Israel y que no estaba vacunado contra la enfermedad. Desde octubre del año pasado, 58 niños contrajeron el virus principalmente en los barrios de Borough Park y Williamsburg en Brooklyn, un lugar con alta presencia de judíos ultraortodoxos. Además, también se reporta que en el condado neoyorquino de Rockland, en el que vive un gran número de esta población, ya se han reportado más de cien casos. Por ello, en colegios, congregaciones y otros espacios se están distribuyendo panfletos con la leyenda “El sarampión es evitable”.

Sobre la difícil situación del condado, medios de la localidad reportaron que el 80% de niños enfermos con sarampión no estaban vacunados contra esta enfermedad, ni ninguna otra. Sus primeros síntomas se manifiestan entre 10 y 12 días después de que el virus se instala en el organismo. “Es altamente contagioso y cualquier que no esté vacunado puede contraer el virus”, reiteran las autoridades de salud de Nueva York, quienes además se están reuniendo con los líderes de estas comunidades y pediatras con el fin de concienciar acerca de los riesgos e implicaciones de no vacunar a la población infantil.

La preocupación sobre la expansión del sarampión en esa ciudad es tal que, antes de diciembre pasado, se ordenó a las escuelas no aceptar en sus instalaciones a ningún niño o joven que no estuviera vacunado contra la enfermedad. Como consecuencia, muchos han pasado meses sin recibir clases.

La vacuna de sarampión, las paperas y la rubeola está recomendada para niños entre 12 y 15 meses de edad, pero es obligatoria entre los cuatro y seis años para asistir a la guardería o el colegio. Los padres, sin embargo, pueden acogerse a razones religiosas para evitarla. En el caso de la comunidad judía ultraortodoxa, sus creyentes viven aislados del mundo actual y evitan que extraños sugieran recomendaciones a sus reglas de vida.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) advierte que uno de cada mil niños que enferma de sarampión puede morir.

X