Médicos hallan una amiloidosis secundaria a un mieloma múltiple detrás de síntoma de orina espumosa

Cuando la medicina pudiera estar cerca de tener en sus manos todas las etiologías al menos descifradas, viene la ciencia le da un revés.


Médicos hallan una amiloidosis secundaria a un mieloma múltiple detrás de síntoma de orina espumosa

Belinda Z. Burgos González 
AgenciA Latina de Noticias Medicina y Salud Pública 

Cuando la medicina pudiera estar cerca de tener en sus manos todas las etiologías al menos descifradas, viene la ciencia le da un revés.

Esta vez, detrás de un cuadro recurrente de orina espumosa, malestar de pecho y falta de aire fueron síntomas no específicos que develó una rara condición contenida en literatura. 

Se trató de una paciente de 59 años, sin historial clínico significativo, que arribó a la sala de emergencias del hospital con falta de aire, orina espumosa, entre otros síntomas. Esta no era la primera vez que la paciente acudía a las salas de emergencias pues en otras ocasiones había recurrido, aunque fuera dada de alta, sostuvo el Dr. Jonathan Chariez Mercado, parte de la residencia de Medicina de Familia de Mayagüez Medical Center (MMC).  

No obstante, un cardiólogo evaluó el caso de la mujer, quien al realizarle un ecocardiograma se dio cuenta de que esta reflejaba una fracción de eyección reducida de menos 40%, siendo diagnosticada con un fallo cardíaco congestivo, de etiología desconocida pues esta paciente no tenía historial alguno de enfermedades asociadas ni de historial familiar.

“A pesar del tratamiento otorgado por el cardiólogo a la paciente, la paciente siguió empeorando los síntomas. Después de tres semanas volvió a la sala de emergencias con los mismos síntomas de falta de aire, tos, malestar de pecho. Esta vez se admitió con el diagnóstico de fallo congestivo con efusiones pleurales bilaterales (acumulación anómala de líquido en el espacio entre las dos capas de la fina membrana que recubre los pulmones) que afectaban su patrón respiratorio”, abundó.

Dentro de lo hallado en laboratorios, las enzimas hepáticas de la paciente salieron elevadas y se le evaluó lo hallado en la orina descrita como espumosa, entre otros síntomas presentes, mientras a la paciente le disminuía la fracción de eyección a un 25%, indicó.

“En el ecocardiograma también se halló un patrón infiltrativo. Aquí pensamos en algo de origen sistémico que estaba teniendo un envolvimiento multiorgánico. En un FibroScan realizado se le halló cirrosis hepática y además se le encontró proteínas en la orina. Aquí se levantó bandera roja de que un desorden estaba pasando". 

“Aquí nos dimos cuenta de que todo el cuadro pudiera tratarse de amiloidosis secundaria a un mieloma múltiple. Esto es sumamente raro. En Estados Unidos tienen una incidencia de 8 pacientes por un millón al año. Afecta usualmente a pacientes mayores de 40 años y el 65% de estos pacientes son hombres. Lo que hace este caso más retante es que los síntomas no fueron específicos para esta condición”, aseguró.

La amiloidosis se trata de un tipo de cáncer en el que unas proteínas fibrilares se depositan en los tejidos en cantidades suficientes como para deteriorar la función normal del órgano afectado. Mientras que el mieloma múltiple es un cáncer que comienza en las células del plasma, un tipo de glóbulos blancos. Estas células forman parte del sistema inmunitario, y con el paso del tiempo, las células del mieloma se acumulan en la médula ósea y en partes sólidas del hueso.

“Si tu no conoces de esta condición se puede hacer un diagnóstico erróneo. Después de tres meses la paciente falleció”, concluyó. 


Artículos Relacionados