No aumentan las muertes por cáncer de tiroides debido a detección temprana

A pesar de que en Puerto Rico ha habido un aumento de cáncer de tiroides, los médicos lo están detectando más temprano logrando que la tasa de mortalidad por causa de esta enfermedad no haya aumentado, aseguró el endocrinólogo Ángel L. Comulada Rivera.

“La gran mayoría de las personas a las que se le diagnostica cáncer de tiroides, se mueren de cualquier otra cosa excepto de cáncer de tiroides. La expectativa de vida es la de cualquier persona saludable. Usualmente no mueren por cáncer de tiroides, pero obviamente si no se dan el tratamiento adecuado se podría regar el cáncer y entonces causar mortalidad”, explicó el doctor, al tiempo que mencionó que el cáncer de tiroides afecta entre un 2 a un 4 por ciento de la población, afectando más a las mujeres que a los hombres.

No obstante, manifestó que existe un tipo de cáncer de tiroides no muy común, el anaplásico, que es de crecimiento rápido y bien agresivo. Este tiene una tasa de mortalidad de 100 por ciento en un año.

El doctor explicó que no en todas las ocasiones que una persona tenga una ronquera es sinónimo de cáncer de tiroides, porque la misma puede ser causada por reflujo o alguna alergia.

Sin embargo, mencionó que actualmente se están detectando los nódulos, los que pueden ser benignos o malignos, con más frecuencia, puesto que se están haciendo más imágenes para ver las arterias del cuello. Los nódulos, según el galeno, son asintomáticos.

Comulada Rivera también expresó que en la Isla de un 8 a un 10 por ciento de las personas padecen alguna enfermedad de la tiroides. Precisó que aproximadamente un 7 por ciento de la población padece de hipotiroidismo y de un 2 a un 3 por ciento de hipertiroidismo.

 “La  gran mayoría de las enfermedades de tiroides ocurren más comúnmente en las mujeres que en los hombres. Dependiendo del tipo, va desde 12 a 4 veces más riesgo en la mujer que en los hombres. Obviamente, según aumenta la edad, el riesgo también cambia y entonces los hombres también aumentan el riesgo de padecerlas”, agregó el endocrinólogo.

Comulada Rivera advirtió que las consecuencias de no tratarse el hipotiroidismo o el hipertiroidismo van desde afectar su calidad de vida hasta la muerte. Por eso, recalcó que el tratamiento para ambas condiciones es uno sencillo.

El también presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Endocrinología y Diabetología (SPED), recomendó a las personas ir a su médico y realizarse una evaluación completa para conocer si padecen de alguna condición de la tiroides. Además, invitó a mirarse en el espejo mientras toman agua. Si ven alguna protuberancia en el cuello al tragar, deben ir al médico porque esta señal podría indicar algún problema en la tiroides, exhortó.

El hipertiroidismo es un exceso de hormona de tiroides y el hipotiroidismo es cuando no hay una producción adecuada de la hormona. Hay muchas veces que hay síntomas que pueden estar en ambas condiciones, indicó. Por el ejemplo, en el hipotiroidismo la mayoría de las personas se presentan con agitación, nerviosismo, entre otros síntomas, pero también puede haber cansancio. Mientras que cuando se habla de hipotiroidismo la persona está lenta, aumenta de peso y también hay cansancio, entre otros síntomas.

Según  datos del Registro de Cáncer de Puerto Rico, además de la alta incidencia de cáncer de tiroides en las mujeres, el cáncer de próstata en los hombres ha recobrado fuerza.

La incidencia de cáncer de tiroides ronda el 29.7 de la población femenina mientras que la incidencia de cáncer de próstata en hombres es de 152.1 por cada 100 mil habitantes.

De acuerdo al estudio, la mayor incidencia de cáncer de tiroides está en la zona norte del País. Sin embargo, el cáncer de próstata es más común en la zona suroeste de la Isla.

Comentarios

X