Neonatología busca mejorar científicamente el ambiente del NICU

Datos preliminares de estudios demuestran la necesidad de disminuir número de extubaciones y ruidos en árra de intensivo
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

El número de extubaciones en bebés prematuros, el aumento en el ruido del intensivo que sobrepasan los decibeles recomendados y la detección temprana de síntomas de depresión en las madres son parte de los hallazgos que el campo de la neonatología de la isla evalúa para poder mejorar el cuidado neonatal a los bebés.

Estos resultados fueron parte de los estudios presentados por la clase facultativa en conjunto con estudiantes adscritos al Departamento de Ciencias Naturales de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en un evento científico que develó las prácticas clínicas del equipo multidisciplinario del Intensivo Neonatal del Hospital Pediátrico (NICU).
Entre los hallazgos de estudios más destacados se encontró el que hoy día, tal cual lo ha estipulado la literatura, continúa siendo necesario la creación de estrategias para disminuir el número de extubaciones accidentales en neonatos, siendo estas perjudicialee para la salud de los bebés, como lo enfatizó el doctor Juan Rivera neonatólogo.
Entre las razones para extubar accidentalmente a los bebés se encontraron el manejo de los padres con los equipos clínicos, prácticas de enfermería que podrían culminar en extubación y el que las líneas intravenosas sean removidas a causa de movimientos abruptos del neonato.
Otros datos reflejaron el que muchas madres están necesitando mayor apoyo a nivel emocional y que muchas de estas puedan presentar síntomas de depresión que a su vez, repercute en el desarrollo y salud del bebé.
Cabe destacar que el grupo de facultad indique icó que cuentan con mayor apoyo de psicólogos al que son referidas las madres que más puedan estar en riesgo de tener su salud emocional comprometida, según expuso por su parte la doctora Inés García, catedrática de la Sección de Neonatología Departamento Pediatría del RCM.
El evento se llevó a cabo en la Escuela de Enfermería del Recinto de Ciencias Médicas (RCM).
“Esto es sumamente estresante porque ningún padre o las familias se preparan para tener un hijo prematuro y dejarlo en NICU. Tenemos que cambiar la cultura neonatal para que también las madre sientan que son parte esencial que busca darle salud a ese bebé”, hizo hincapié el doctor Rivera.
Otros hallazgos expusieron que, de los 45 decibeles recomendados por la Academia Americana de Pediatría, en la sala del NICU se midieron niveles de hasta 64 unidades de intensidad sonora.
El tan solo abrir una puerta o cerrar la tapa de un zafacón produjeron niveles de 75 decibeles, segùn se indicó en la actividad científica.
De otra parte, se estableció el que los pediatras deben ser ser una herramienta vital para promover la vacunación contra la pertussis que combaten la también llamada ferina.
“Esto es importante más aún en mujeres embarazadas porque son las que le pasan los anticuerpos a los bebés pues estos no se vacunan contra pertussis hasta los dos meses”, indicó por su parte la doctora Lourdes García, también catedrática de la Sección de Neonatología Departamento Pediatría del RCM.
Janssen – Tremfya – [08-2017][300×250]
X