Pequeñas hemorragias están asociadas con discapacidad después de una lesión cerebral

Personas con microhemorragias podrían experimentar discapacidad después de lesión cerebral Las micro hemorragias traumáticas aparecen como lesiones oscuras en las imágenes de resonancia magnética y sugieren daño a los vasos sanguíneos en el cerebro después de una lesión en la cabeza
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Más de dos millones de personas en Estados Unidos sufren una lesión cerebral traumática (LCT) cada año. Las causas incluyen accidentes automovilísticos, caídas y violencia. Aunque la mayoría de las personas con una LCT se recuperarán, más de tres millones viven actualmente con algún nivel de discapacidad causado por su lesión.

La gravedad inicial de una lesión cerebral no siempre predice quién experimentará la discapacidad. Muchas personas con una LCT clasificada como leve todavía tienen efectos de por vida debido a su lesión.

Los investigadores se han preguntado si un tipo de pequeña anomalía observada en la resonancia magnética (RMN) en algunas personas con LCT puede estar asociada con una discapacidad a largo plazo. Algunos científicos propusieron que estas pequeñas manchas o líneas, llamadas microhemorragias traumáticas (MTS), son causadas por el desgarro de las células nerviosas en el cerebro. Otros sugirieron que representan un daño a los vasos sanguíneos. La relación entre los TMB y la discapacidad a largo plazo no ha sido clara.

Nuevo estudio

Para examinar más de cerca esta relación, un equipo de investigación dirigido por el Dr. Lawrence Latour del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Apoplejía (NINDS, por sus siglas en inglés) del NIH usó la RM para examinar los cerebros de 439 personas que fueron admitidas a centros de trauma con una LCT.

Los participantes se sometieron a una resonancia magnética dentro de las 48 horas de su lesión inicial. Alrededor de la mitad también regresó para las exploraciones de seguimiento, hasta 3 meses después.

Los investigadores compararon el riesgo de discapacidad entre personas con y sin TMB. Un participante murió de una causa no relacionada siete meses después de su resonancia magnética inicial, y su familia donó su cerebro para el estudio. Los científicos usaron el cerebro para comparar los cambios reales en los tejidos con las manchas y líneas de TMB observadas en sus imágenes de RMN.

El estudio fue financiado en parte por el NINDS y el NIH Clinical Center. Los resultados fueron publicados el 14 de octubre de 2019 en Brain.

Alrededor del 31% de todos los participantes se sometieron a TMB en sus exámenes de RMN. Estas anomalías no se limitaron a las personas con lesiones cerebrales graves: el 27% de las personas con LCT leve y el 47% de las personas con LCT moderada tenían evidencia de LCT.

Las personas con TMB inmediatamente después de su lesión tenían el doble de probabilidades de reportar discapacidad 30 y 90 días después que las personas sin TMB.

Las microplagas se asociaron con discapacidad independientemente de otros factores de riesgo conocidos, incluyendo la gravedad de la lesión cerebral general y el daño observado en las tomografías computarizadas.

Las imágenes y la disección del cerebro donado encontraron evidencia de daño a los vasos sanguíneos en los sitios de los TMB. Los investigadores no vieron daño a las células nerviosas. Debido a que sólo un cerebro estaba disponible para estudios de tejido, los investigadores no pudieron descartar que el daño a las células nerviosas jugara un papel en algunos TMB.

Candidatos a tratamiento

Los hallazgos sugieren que las personas con TMB podrían ser candidatas para el tratamiento con medicamentos que se dirigen a los vasos sanguíneos dañados.

«Las micro hemorragias traumáticas pueden representar lesiones a los vasos sanguíneos que ocurren incluso después de un traumatismo craneal menor«, dice Latour.

«Aunque sabemos que el daño a las células cerebrales puede ser devastador, el impacto exacto de esta lesión vascular después de un traumatismo craneal es incierto y requiere más estudio«.

Las personas que tenían microhemorragias traumáticas que se podían ver en las resonancias magnéticas tenían el doble de probabilidades de experimentar discapacidad después de una lesión cerebral traumática.

Más de una cuarta parte de las personas admitidas en centros de trauma con lesiones cerebrales leves presentaban microhemorragias traumáticas. La capacidad de detectar tales microhemorragias podría proporcionar nuevas oportunidades para probar tratamientos para proteger el tejido cerebral después de una lesión traumática.

Comentarios

X