Médicos celebran nuevo avance en el tratamiento en cáncer músculo-esqueletal

Doctor Juan José Bibiloni Rodríguez, quien practica la oncología músculo-esquelética desde el Recinto de Ciencias Médicas (RCM). Foto: Yarimar Jiménez.

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Especialistas puertorriqueños celebran un gran avance dentro del campo de la medicina contra el cáncer músculo esqueletal 

Se trata de una nueva quimioterapia que ha dado un giro evolutivo en el pronóstico de vida de pacientes sarcomas de tejido blando (STS, por sus siglas en inglés) los cuales contaban con un tratamiento principal aprobado hace aproximadamente cuatro décadas llamado Adriamycin, en caso de que se tratasen tumores irresecables o metastásicos.

Esta población precisamente es atendida desde el aspecto quirúrgico por el único cirujano en oncología músculo-esqueletal en Puerto Rico, el Dr. Juan José Bibiloni Rodríguez, quien tiene una práctica en el Hospital Oncológico y está adscrito al Recinto de Ciencias Médicas (RCM).

Asimismo, constituyen parte de la práctica de los hematólogos oncólogos, como lo es el Dr. Luis Delgado, quien también ejerce su práctica en la misma institución hospitalaria, dedicada solo a pacientes de cáncer.  

Olaratumab es el nombre de la quimioterapia que funge como bloqueador del factor de crecimiento derivado de plaquetas (PDGF) al que la FDA le dio una aprobación acelerada en octubre del año pasado por su alta respuesta clínica para con estos pacientes, en combinación con la terapia tradicional Adriamycin.

“Esto nos ha dado nuevas esperanzas. Con el tratamiento tradicional (Adriamycin) la mediana de sobrevida era de 14.7 meses, mientras que en combinación con este nuevo medicamento se duplica a 26.5 meses. Es una gran respuesta clínica para tumores metastásicos de este tipo (sarcomas de tejido blando)”, explicó el Dr. Delgado a la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

“Ha sido una gran revolución en términos de que nos ha permitido rescatar la extremidad de los pacientes y librarlos de la amputación por la significativa reducción del tamaño del tumor, pues podemos optar solo por una resección local. Estos pacientes, dependiendo el tamaño del tumor, tienen que ser amputados”, manifestó Bibiloni Rodríguez, quien evalúa sobre 60 pacientes semanalmente.

Otra de las drogas que existe para otros tipos de tumores en tejido blando como los leiomiosarcomas y liposarcomas irresecables y metasástivos es trabectedin, para aquellos ya tratados con la quimioterapia tradicional. Este medicamento fue aprobado en el 2015.

Para los médicos, la evolución en los tratamientos para esta población de pacientes es el mayor logro aliado a la cirugía, porque se trata de un tumor que pudiera ser agresivo de no tratarse a tiempo. 

En los Estados Unidos se esperan aproximadamente 12 mil casos nuevos de sarcomas de tejido blando y aproximadamente 5 mil muertes relacionadas al tumor, finalizó el Dr. Delgado.

Comentarios

X