Medicina con orgullo nacional

El Dr. Luis Molinary fue el homenajeado principal de la XXII edición del Congreso Puertorriqueño de Cardiólogos El Dr. Molinary fue presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Cardiología

El Dr. Luis Molinary fue el homenajeado principal de la XXII edición del Congreso Puertorriqueño de Cardiólogos efectuado este fin de semana en Rio Grande.  Durante el evento se reconoció su labor profesional y su pasión por lo que hace.

Presidió varias organizaciones médicas como la Sociedad Puertorriqueña de Cardiología, la Sociedad Centroamericana y del Caribe de Cardiología y es Vice Presidente Electo de la Sociedad Interamericana.  Pertenece a la Junta de Directores del Centro Cardiovascular y es profesor ad honorem en la Escuela de Medicina.  Además, tiene oficina privada y desde el 2001 es el médico jefe de la batería de especialistas que acompaña al Equipo Nacional de Baloncesto.

“Ya casi cumplo mis 55 años de edad y me siento muy honrado con este reconocimiento.  Me considero un gran trabajador de la medicina, me apasiona lo que hago y me entrego en cuerpo y alma a mis pacientes.  Mi compromiso es más que un servicio”, manifestó el Galeno con timidez aunque agradecido.

“Mi mayor declaración es ese “gracias doctor”, esa palmadita en la espalda y cuando veo que las cosas están saliendo bien”.

  • El Dr. Luis Molinary fue el homenajeado principal de la XXII edición del Congreso Puertorriqueño de Cardiólogos
    El Dr. Molinary fue presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Cardiología

Otras de las pasiones del Dr. Molinary, oriundo de Cupey, es el baloncesto.  Empezó como médico con los Cangrejeros de Santurce, posteriormente fue invitado a formar parte de la selección nacional y lo demás es historia.  Muchas lunas han pasado y sigue tan “entregao” como el primer día cuando se inició en el torneo Premundial de FIBA Américas en Neuquén, Argentina, en 2001.

“Escuchar la Borinqueña fuera de Puerto Rico no tiene explicación.  Es un sentimiento inmenso y mirar un poquito hacia abajo y ver la bandera en un extremo de tu camiseta es algo increíble”, expresó con emoción.

-

Lea también:

Larga trayectoria en la medicina deportiva

-

En el comienzo de sus estudios conducentes a la medicina, el Dr. Molinary se encaminada hacia la Pediatría pero una enfermedad cardiovascular en su papá, lo hizo cambiar de planes.  Las investigaciones que hiciera para conocer la condición de su progenitor lo enamoraron de la cardiología.

“Yo vivo enamorado de mi carrera.  Me ha dado la oportunidad de ayudar a muchas personas y me ha permitido representar a mi país en otras partes del mundo. Experiencia que también vivo con el baloncesto.  Eso está brutal”, dijo.

Para Molinary, como le dicen sus conocidos en el deporte y en la profesión, la medicina es la carrerea que siempre soñó ser.  Es el aspecto solidario con los pacientes y su familia.  Es la alegría del progreso y su tristeza en las derrotas.

“Si volviera a nacer, yo sería cardiólogo otra vez. Estoy más que satisfecho por lo que hago y por mis compañeros porque la cardiología es una ciencia que yo no puedo practicar solo. La Medicina es continua y requiere la cooperación de los profesionales del campo.  Somos un equipo”, finiquitó.

Comentarios

X