Mecanismo de ataque del polvo del Sahara en el tracto respiratorio

Neumólogo pediátrico, Dr. Wilfredo De Jesús. Neumólogo pediátrico, Dr. Wilfredo De Jesús.

César Fuquen Leal

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Como ya la literatura médica-científica lo ha evidenciado, el polvo del Sahara podría afectar negativamente la salud del ser humano. Sin embargo, una de las dudas que más aqueja a la población general es conocer cómo incide esta masa de aire en el sistema respiratorios de los pacientes.

“El polvo del Sahara no es otra cosa que arenilla que viaja a través del Atlántico y que de cierta manera está difundido en el aire. Cuando uno respira, entonces entra a través de nuestras fosas nasales, nuestra boca y a través de todo el árbol bronquial que llega hasta los alvéolos, que son las partes más pequeñas de nuestro pulmón. Ahí entonces es donde hace su efecto, lo que hace que esta arenilla entra a estos pequeños tubitos que en los niños es un poquito más pequeño y al depositarse hace lo que llamamos inflamación que puede ser en pacientes tanto normales, como pacientes que tienen algún proceso crónico asmático, alérgico o enfermedad pulmonar severa. Entonces da lo que llamamos sibilancias, pitito o pitillo, que es lo que hace característico a un paciente asmático”, explicó el neumólogo pediátrico, Dr. Wilfredo De Jesús en entrevista con la Revista Medicina y Salud Pública (MSP).

¿Los niños tienen mayor riesgo de complicaciones respiratorias?

Otra de las grandes preocupaciones de los padres de familia es saber si sus pequeños tienen mayor riesgo de empeorar si las partículas del polvo del Sahara ingresan a su tracto respiratorio. El doctor de Jesús explica que podrían haber casos aislados que podrían ser fatales. 

“Hay que recordar que la estructuras de los pulmones de los niños es más pequeños y los ‘tubitos’ pudieran inflamarse mucho más rápido. Yo siempre les digo a mis pacientes: ‘no es lo mismo respirar por un tubito más grande que por una pajita de café’. Así que los niños respiran a través de esos ‘tubitos’ bien pequeños y cada vez que entra este particulado -polvo del Sahara- que también tiene hongos, esporas, etc. y puede entonces causar lo que en medicina llamamos un ataque de asma o una exacerbación aguda de asma. Ahí es que el paciente se presenta a la sala de emergencia

”, ahondó el especialista pediátrico. 

No a todos los pacientes afecta por igual

Según el Dr. Wilfredo, el polvo del Sahara no distingue edad, ni patologías existentes. Sin embargo, su incidencia varía dependiendo el paciente.

“Este particulado tiene un componente en términos de tamaño y todas las partículas no son iguales. Hay distintas partículas, unas son más grandes, otras son más pequeñas y es también parte del problema, porque muchas de estas partículas se alojan en la nariz. Otras pueden llegar a la garganta y otras de las que afectan el pulmón. Estas partículas más finas que entran hacia el tracto respiratorio y es donde causan la inflamación y los problemas respiratorios de pulmón. Pero como hemos en estas mañanas, las laminillas que se han evaluado contienen partículas de todos los tamaños. Así que estamos hablando de que no solamente con partículas grandes que afectan la nariz, sino también partículas más pequeñas que se pueden depositar mucho más profundo del pulmón y causar inflamación a los pacientes”, alertó el neumólogo pediátrico Wilfredo de Jesús. 

Comentarios

X