Más cerca la vacuna contra el dengue

El virus que es la principal causa de morbilidad en las regiones tropicales y que se transmite a través de la picada del mosquito aedes aegypti.

Hace tres años, un grupo de investigadores fue convocado para desarrollar una vacuna que ayudará a erradicar el dengue, el virus que es la principal causa de morbilidad en las regiones tropicales y que se transmite a través de la picada del mosquito aedes aegypti.

Los resultados en tan corto tiempo han sido muy satisfactorios, pero todavía queda mucho más por lograr.

El doctor e investigador Clemente Díaz explica a la Revista Puertorriqueña de Medicina y Salud Pública (MSP) que los adelantos en estudios iniciales arrojan noticias muy positivas y llenas de esperanza para la comunidad médica y los pacientes.

“El Departamento de Defensa de Estados Unidos me hace el acercamiento para participar de la investigación, que es en colaboración con Glaxo (GSK Biologicals). Es una vacuna inactivada y en la fase 1 se hicieron estudios paralelos en Washington y Puerto Rico”, compartió el doctor Díaz.

Añadió que este virus muerto, inactivado con los cuatro serotipos del dengue, presentó resultados favorables en la segunda dosis, sin mostrar efectos adversos serios. “Es muy tolerable y la respuesta inmunológica es robusta en los cuatro serotipos”, dijo.

Los estudios DPIV-001 (Washington) y DPIV-002 (Puerto Rico) –con la participación de 200 individuos– permitieron comparar las tolerancias y experiencias de ambos grupos, con resultados similares, aunque uno de ellos no tenía exposición al dengue.

“La respuesta a la vacuna es más robusta en el área de exposición, que es lógico. Ahora se procede a la fase 2, con un número mayor para la muestra. La fase 1 se basa en la seguridad, se mira la respuesta y eficacia en los cuatro serotipos. En la fase 2 se expanden los números de participantes para confirmar su seguridad y se evalúan más a fondo las dosis; ahora se afinan los datos de respuesta. Pueden participar entre 400 y 800 individuos”, explicó.

La fase 3, en cambio, es la más definitiva que implica la prueba de la vacuna en más personas, con una muestra que puede ascender a 30,000, según casos anteriores.

Aunque es difícil predecir el tiempo que tardará la vacuna para su aprobación por la Food and Drug Administration (FDA), el doctor Clemente Díaz estima que la fase 3 se completaría en el año 2017 y de todo ser favorable, para el 2020 estaría lista. De igual manera, comentó que esta no es la única vacuna contra el dengue que actualmente está en desarrollo.

“La vacuna es muy importante porque hay más riesgo de muerte de dengue que con el chikungunya, de la que también se trabaja en una vacuna. En general, las personas más jóvenes tienen menos riesgo de complicaciones y actualmente hay una vigilancia más enfocada a las fiebres en las salas de emergencia, se le da seguimiento mucho más de cerca a estos pacientes”, aseguró.

Saber que parte de su trabajo ayuda a erradicar una dolencia mortal llena de satisfacción al doctor Clemente Díaz, quien describe este acto como su pasión.

“El deseo de todo galeno y profesional en el área médica es poder hacer un impacto positivo en la ciudadanía”, dijo convencido el investigador.

Comentarios

X