Marcapasos remoto ayudaría a pacientes cardíacos a evitar ingresos hospitalarios

Marcapasos remoto ayudaría a pacientes cardíacos a evitar ingresos hospitalarios Los dispositivos de monitorización cardíaca, como marcapasos y desfibriladores cardioversores implantables (DCI), pueden registrar y almacenar datos sobre la actividad física de los pacientes que pueden transmitirse a través de una conexión Bluetooth.

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Un estudio de la Universidad de Manchester analizará los niveles de actividad de los pacientes cardíacos a través de sus marcapasos remoto, para determinar qué personas están en mayor riesgo de fragilidad y ayudarles a evitar largas estancias hospitalarias.

El estudio financiado por la British Heart Foundation, apoyado por Medtronic, tiene como objetivo ayudar a las personas mayores que viven con enfermedades cardíacas e insuficiencia cardíaca.

Al identificar los predictores de la enfermedad, se espera que los médicos puedan tratar a los pacientes de la comunidad antes de que se enfermen gravemente. Los pacientes cardíacos de edad avanzada con fragilidad tienen altas tasas de ingresos hospitalarios a largo plazo y a menudo sin éxito, y ayudarlos a recuperarse en casa podría aliviar la presión sobre el NHS.

Datos

Los dispositivos de monitorización cardíaca, como marcapasos y desfibriladores cardioversores implantables (DCI), pueden registrar y almacenar datos sobre la actividad física de los pacientes que pueden transmitirse a través de una conexión Bluetooth. Muchos pacientes pueden cargar estos datos desde su casa.

Los investigadores de la Universidad de Manchester, dirigidos por el Dr. Adam Greenstein, descargarán estos datos y los utilizarán para analizar si los pacientes con niveles más bajos de actividad física tienen más probabilidades de ser hospitalizados.

Esto puede deberse a que tienen un virus o infección, o a que han sufrido una caída. Si es así, en el futuro puede ser posible intervenir antes de que la salud de un paciente se deteriore hasta el punto de necesitar ser hospitalizado, por ejemplo, enviando a una enfermera comunitaria.

La Universidad de Manchester recibió recientemente una subvención de 1 millón de libras esterlinas para acelerar la investigación de la BHF para apoyar la investigación líder mundial sobre enfermedades cardiacas y circulatorias, que matan a más de una de cada cuatro personas en el Reino Unido.

“Estos datos nos pueden mostrar cómo los niveles de actividad de una persona se correlacionan con su probabilidad de ser hospitalizada por fragilidad, y eso significa que podemos tratarla en su casa antes de que se enferme tanto que necesite ser hospitalizada»,

dijo la Dra. Joanne Taylor a través de un comunicado.

Participantes de estudion ante marcapasos remoto

Jim Standing, de 75 años, de Clayton le Dale en Ribble Valley es uno de los participantes en el estudio. En mayo de 2016, Jim regresaba de Manchester con su esposa de un espectáculo cuando sufrió un paro cardíaco. Afortunadamente, había una enfermera en el tren que le dio RCP a Jim hasta que llegaron los paramédicos con un desfibrilador.

«Tras un mal pronóstico, pasé tres semanas en el

Manchester Royal Infirmary y fue entonces cuando empecé a darme cuenta de lo afortunado que había sido. Me pusieron un ICD y nueve meses después me hicieron un bypass cuádruple. Ha habido una mejora constante desde mi operación de bypass y ahora me siento bien. He equipado mi garaje con un par de máquinas de ejercicio, camino la mayoría de los días y me aseguro de estar lo más activo posible»,

dijo.

La Dra. Joanne Taylor, investigadora principal del estudio, dijo: «En la medicina geriátrica pasamos mucho tiempo con personas mayores tratando de averiguar qué tan móviles son y qué tan frágiles son. Una persona mayor puede contraer una enfermedad leve como un virus o una infección, pero tiene un impacto desproporcionado en su funcionamiento físico. Pueden llegar a ser incapaces de valerse por sí mismos, y esa es una razón común por la que las personas terminan en el hospital. Esto se observa especialmente en los pacientes con insuficiencia cardíaca«.

«Nos dimos cuenta de que los dispositivos cardíacos miden la actividad física diaria de las personas mayores, como un Fitbit en el corazón, que siempre está encendido. Estos datos pueden mostrarnos cómo los niveles de actividad de una persona se correlacionan con su probabilidad de ser hospitalizada por fragilidad, y eso significa que podemos tratarla en su casa antes de que se enferme tanto que necesite ser hospitalizada»,

agregó la investigadora.

Noel Faherty, asesor principal de investigación de la BHF, dijo: «Los resultados de este estudio podrían ayudar a los miles de personas en el Reino Unido que tienen dispositivos cardíacos a evitar tener que volver al hospital por enfermedades relativamente menores. Esto eliminaría una carga significativa del NHS, además de mejorar la calidad de vida de las personas.

«La Fundación Británica del Corazón es el mayor financiador independiente del Reino Unido para la investigación de enfermedades cardíacas y circulatorias, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, y los factores de riesgo que las causan, como la diabetes. Nuestra visión es un mundo libre de la angustia causada por estas condiciones, y confiamos en el apoyo del público para que nos ayude a lograrlo»,

finalizó

Comentarios

X