Maltrato en recién nacidos amenaza la salud pública de Puerto Rico

Maltrato en recién nacidos amenaza la salud pública de Puerto Rico Tagrid Ruíz Maldonado, residente senior del Hospital Pediátrico Universitario del Centro Médico de Puerto Rico

Por: Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Siendo el trauma por abuso la tercera causa más común de traumas de cabeza a nivel nacional, una investigación de residentes de último año del Hospital Pediátrico Universitario del Centro Médico de Puerto Rico reportó que el 30% de los menores de 0 a 36 meses son mal diagnosticados con traumas accidentales, cuando en realidad son ocasionados por abusos.

Las características específicas de la investigación buscan comparar hallazgos de estadía mortal entre de los traumas abusivos comparados con traumas accidentales durante los años 2010 a 2016, de esta población admitida en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal (NICU)

La literatura indica que en promedio estos niños se presentan a sus pediatras tres veces antes de que se diagnostiquen. Es decir, estos casos les van a llegar -por lo menos- tres veces y no lo van a reconocer», dijo Tagrid Ruíz Maldonado, residente senior del hospital, durante su presentación ante una decena de doctores.  

El costo estimado a nivel nacional para el manejo adecuado de este tipo de casos ronda hasta los 100 millones anuales. Dentro de las estadísticas de Estados Unidos sobre la incidencia de este tipo de trauma, Puerto Rico se encuentra en la posición 17.

Se ha visto que los profesionales son los menos que están reportando estos casos. Hoy en día, son reportados por familiares o vecinos. No existe ningún estudio de infantes Puerto Rico que evalúe estos aspectos y son problemas de salud pública y esto es algo que compete a todos los pueblos e instituciones. El maltrato es la causa más grande de salud pública que existe y Puerto Rico no cuenta profesionales especializados en maltrato», enfatizó la doctora.  

Básicamente, los diagnósticos dependen de pediatras generales que llevan muchos años evaluando y medicando estos niños, pero no tienen educación formal en maltrato para que así puedan reconocer y manejar el trauma en las condiciones apropiadas.

La investigación se desarrolló con base en una estadística descriptiva en la que 63 pacientes cumplían con los estándares para la investigación. La recopilación de data del estudio incluyó edad, sexo y hallazgos de lesiones, entre otros. También se compararon las caídas por accidentes y los abusos, puesto que es más frecuente detectarlas a esa edad y se descartaron accidentes automovilísticos y tumores.

De estos 63, sin embargo, 16 pacientes fueron diagnosticados por traumas en cabeza por maltrato, siendo 13 de ellos varones de 12 meses. Como lesión más recurrente en abuso se halló el hematoma subdural. 13 de 16 niños requirieron intervenciones complejas. Además, se desprendió que el 70% de las lesiones por accidente fueron evaluados y dados de alta en 48 horas, contrario a los que presentaban abuso, pues estos pacientes excedían el tiempo de estadía «y esto es un problema que cae sobre los attending para diagnosticar correctamente«, subrayó Ruíz Maldonado.

La tasa de mortalidad llega a dos tercios de los sobrevivientes, significativamente impedidos. «Estos no son nenes que reciben un golpecito y siguen su vida, estos son niños que terminan con traqueostomías y muchos problemas en su desarrollo«, continuó.  

La doctora mencionó que aunque no se presenten problemas suturales no deben descartar abusos y viceversa. Tampoco cuando son traumas complejos significa que hubo maltrato. Para evitar cualquier diagnóstico equivocado, aconsejó ir directamente al historial del paciente.

Podemos ver que los traumas en cabeza en Puerto Rico es más variable de lo que se demuestra la literatura. Tenemos una alta incidencia y tenemos poca investigación en el área y esto representa un gran impacto», aseguró.

Cabe resaltar que la especialista destacó que se presentan muchos casos reincidentes -a veces hasta cuatro visitas- pero con reportes de distintas caídas. A su vez, se aclaró que el edema cerebral es consistente en la literatura y son casos más complejos. «Una vez llegan a nuestras manos, estos pacientes ya ha sido victimizados una y otra vez y 13 de 16 (infantes) requirieron intervenciones complejas«, reiteró.

Estos estudios buscan aumentar el entendimiento de los traumas y de alguna forma crear conciencia a los pediatras para que estén conscientes de cualquier presentación.

Comentarios

X