Madres y doctoras que logran el balance entre sus roles

Las estadísticas en Puerto Rico, desde hace varias décadas, muestran que la mayor parte de los estudiantes que culminan una carrera universitaria son del género femenino, por lo que no es extraño contar con mujeres pioneras en avances clínicos y científicos que también son madres.

Con oficinas privadas, guardias y visitas en hospitales, o en los laboratorios de investigación, ya sea como parte de un equipo o responsable del mismo, la mujer está relacionada con la salud de sus pacientes o con los estudios que más adelante representarán un descubrimiento que lleve a desarrollar un nuevo medicamento, o a la cura de una enfermedad.

Ellas han asumido esa responsabilidad con un alto grado de compromiso, pero sin dejar de lado su papel más importante: ser madres. Con prácticas en su mayoría distintas, coincidieron en algo: su familia está en primer lugar, lo que les permite tener una vida con balance.

 

Dra. Elivette Zambrana Flores: Una reumatóloga pediátrica con calzado de madre

Dra. Elivette Zambrana, reumatóloga pediátrica

 

Disfruta tanto la maternidad como el ejercicio de la Medicina. Para la reumatóloga pediátrica Elivette Zambrana Torres, traer al mundo a sus hijos, dos varones que actualmente tienen 12 y 9 años, le ha permitido complementar su carrera.

Con una carrera de 15 años, Zambrana Torres es graduada de Baylor School of Medicine, en Houston, Texas. Corredora, nadadora, ciclista, esposa, doctora, es también una madre fanática de los deportistas en ciernes que son sus niños. Siempre hace todo lo posible por estar siempre en el primer banco de la cancha de baloncesto o volibol, y en el campo de golf, y además, asistir a sus actividades escolares. Destacó la flexibilidad que le ofrece el Hospital HIMA en ese particular, la institución que hizo posible que ella regresara al País luego de estar dos años como catedrática asociada en la Universidad de Emory, en Atlanta.

La galena escogió la reumatología pediátrica como el área de especialización como un reto personal, ya que “tiene muchas áreas grises porque no se sabe mucho de las condiciones y puede emular otras condiciones y lo hace más interesante todavía, porque envuelve otros sistemas. “Lo más gratificante como médico es poder ayudar a los padres que viene desesperados porque sus hijos están enfermos y ahora hay disponibles más opciones terapéuticas que les da esperanza de que puedan llevar una vida lo más normal posible”, expresó.

 

Dra. Carmen Zorrilla: Desafiando los pronósticos clínicos del VIH en el embarazo

Dra. Carmen Zorrilla y su hija Carmen Beatriz.

En el 1987, las futuras madres puertorriqueñas y del mundo recibieron la mejor noticia de podían escuchar en momentos donde muchos de los pronósticos clínicos sobre su periodo de gestación podrían resultar no favorables: la eliminación de la transferencia del VIH de madre a bebé.

Este hito de la ciencia puertorriqueña fue gracias a la labor científica de la doctora Carmen Zorrilla, con la utilización del medicamento AZT. Y con ello llegó de la mano el Programa de Cernimiento Prenatal para el VIH, en el Centro Médico de Puerto Rico.

“Siempre he dicho que hay que ser feliz con lo que uno hace, para hacer feliz a otros. Esto (evitar el contagio de los bebés) es lo que me hace feliz. No hay nada más hermoso que la maternidad y el lograr que las madres tengan un embarazo feliz. Hoy día el VIH es una enfermedad conquistada y ningún bebé ha nacido con el virus a partir del 2010”, dijo emocionada Zorrilla.

Y es que la doctora Zorrilla comprende lo importante que es para toda madre tener una criatura saludable, ya que tiene una hija, Carmen Beatriz Arsuaga, quien es veterinaria y completa una especialidad en investigación en los Estados Unidos.

 

Dra. Idhaliz Flores: Maternidad más allá de la endometriosis

Otra conquista científica liderada por una fémina es lograr que mujeres con endometriosis logren ser madres. Los laboratorios de biología molecular de la doctora Idhaliz Flores, en la Ponce Health Science University, emprenden una batalla científica en búsqueda de marcadores genéticos que den paso a la creación de terapias individualizadas para este tipo de pacientes.

Madre de una adolescente gracias a los métodos de reproducción asistida que existen hoy día, la investigadora expresó que “superé lo peor de la condición, que es pensar que no podría ser madre. El embarazo me ayudó a mejorar mis síntomas. La maternidad es algo maravilloso y más aún, con una condición que te dicen que quizá un puedas lograrlo. Fui madre después de luchar por ocho años contra la condición”.


Dra. Idhaliz Flores y su hija.

“Toda esta evolución de la endometriosis en Puerto Rico ha ayudado a la comunidad clínica a concienciar a las pacientes de que la endometriosis no es sinónimo de infertilidad. Hemos avanzado mucho en la condición, el perfil de las pacientes, su aspecto genético y a nivel mundial reconocen nuestro trabajo y eso es un orgullo”, afirmó Flores, cuya hija, desde temprana edad, ha mostrado interés en el campo científico.

 

Dra. Rosa Ileana Cruz Burgos: Cuando otras condiciones afectan la fertilidad

El sueño de la mayoría de las mujeres es convertirse en madres. Pero cuando el tiempo pasa, el reloj biológico avanza y no hay resultados por el método natural, una ayuda beneficia. Durante las pasadas décadas, los avances en la reproducción asistida han viabilizado la maternidad.


La madre y científica puertorriqueña Rosa Ileana Cruz Burgos disfruta del prestigio de ser pionera en el campo de la investigación con óvulos vitrificados en Puerto Rico. La doctora Cruz marcó un extraordinario precedente clínico en la Isla, al lograr que una paciente de endometriosis quedara embarazada y diera luz dos gemelos saludables. Igualmente, logró recientemente una gran hazaña al tratar a una paciente con distrofia muscular embarazada, y que diera a luz a su bebé.

 

Wihelma Echevarría: La maternidad añadió herramientas a su carrera como gastroenteróloga pediátrica

 

La Dra. Wihelma Echevarría Cortés, junto a sus hijas Laura Isabel y Ana Victoria Ortiz Echeverría.

Graduada del Recinto de Ciencias Médicas y de la Universidad de Yale, el haberse embarcado en una carrera universitaria prolongada y retante, preparó indirectamente a la doctora Wihelma Echevarría para ser madre. “Una aprende a organizarse para hacer muchas cosas a la vez. Yo creo que cuando llegas al rol de madre es otra función más que tienes, pero se convierte en la más importante. Y yo creo que como todo en la vida, estableces prioridades y tienes que estar organizada. En mi caso, que soy pediatra, eso me ayuda, porque mi prioridad siempre han sido los niños. En este caso, mi prioridad, sobre todo, son mis hijas.

“Al ser la mejor madre que puedo ser, también soy la mejor doctora. Todo está bien relacionado”, sostuvo la galena.

Luego de un embarazo delicado que le requirió estar en reposo varios meses, dar a luz a una niña prematura, con reflujo y alergias, se identifica más con los padres y madres de sus pacientes, reveló. Y además, puede compartir lo que le funcionó con sus niñas en momentos determinados, dijo la especialista, en entrevista con la Revista Puertorriqueña de Medicina y Salud Pública (MSP).

“Eso me cambió la perspectiva. Yo llegué de esa maternidad, transformada. Yo puedo decir que era una doctora antes de tener hijos y soy otra doctora después de tenerlos. Por que aunque las personas que trabajamos en el campo de la salud debemos sentir una empatía particular con el prójimo, el embarazo me dio unas herramientas que no están en los libros y ahora puedo comprender mejor a los padres que llegan desesperados”, indicó Echevarría.      

“Dios, mi familia y mis pacientes”, dijo la doctora acerca de lo más importante en su vida, que incluye a sus niñas Laura Isabel, de 11 años, y Ana Victoria, de 9, y a su esposo, el doctor Leonardo Ortiz.

 

Dra. Eneida De la Torre: Fundamental el apoyo familiar para lograr el balance    

La Dra. Eneida De La Torre junto a su esposo, Juan G. Santos y sus dos hijos, Gabriel F. y Sebastian G. Santos.

Para la presidenta de la Sociedad Dermatológica de Puerto Rico, la doctora Eneida De la Torre, “ser madre y doctora hay que saber balancear todo; darle prioridad a lo que es importante que son nuestros hijos”. Para ello, es fundamental contar con una red de apoyo, que en su caso, son su esposo, su madre y su suegra.

La dermatóloga puntualizó que sus hijos son lo primero en su vida, por lo que hace los arreglos necesarios para acudir a las actividades de sus niños, Sebastián y Gabriel Fernando, de cuatro y ocho años, respectivamente. Comentó que es ‘soccer mom’, y que en el baúl de su carro siempre hay balones de soccer.

“Requiere mucho esfuerzo, mucho sacrificio organizarse porque como presidenta de la organización también hay proyectos que queremos dar a conocer, y mucho apoyo de mi esposo y de mi familia, que son los que me ayudan con los nenes; que están ahí día a día. Mi mamá, mi suegra, que me ayudan mucho con los nenes, me cocinan mucho. Y mi esposo, que estamos juntos hace 19 años y es mi mano derecha”, manifestó la galena.

 

Doctora Marcia Cruz: Líder en la investigación genética del cáncer gastrointestinal

Dra. Marcia Cruz Correa, gastroenteróloga oncóloga del Centro Comprensivo de Cáncer de la Universidad de Puerto Rico (CCCUPR). Copyright Servicio de Noticias Científicas de Medicina y Salud Pública. Copyright Servicio de Noticias Científicas de Medicina y Salud Pública.

Otra de las féminas que son madres y que se han destacado en el campo científico es la doctora Marcia Cruz Correa, quien ha formado parte de trascendentales avances en el tratamiento de enfermedades, como el Crohn. 

Sus investigaciones de la genética del cáncer gastrointestinal, llevaron a Cruz Correa a pertenecer a la Junta Asesora Nacional de Cáncer de los Estados Unidos y continúa posicionando a la Isla como uno de los mejores centros de investigación en genética del cáncer gastrointestinal, que incluye aquellos de origen hereditario, en todo el Caribe y Estados Unidos.

Directora de Gastroenterología Oncológica del Centro Comprensivo de Cáncer de la Universidad de Puerto Rico (CCCUPR), y responsable de la creación de un Registro de Cáncer Colorrectal en nuestro suelo, y establecer así una epidemiología clínica cónsona con las necesidades de estos pacientes. También, la doctora forma parte del sistema de salud del Hospital de Veteranos para Puerto Rico y el Caribe.

El alcance de su deseo de ayudar no se circunscribe a su País, ya que además, es catedrática asociada adjunta de Cirugía Oncológica del MD Anderson Cancer Center, de la Universidad de Texas, donde logró crear un centro oncológico integral asociado con el renombrado centro de tratamiento MD Anderson.

 

Dra. Bárbara Rosado Carrión: Pionera en trasplante de hígado en la Isla

Doctora Bárbara Rosado, gastroenteróloga y subespecialista en trasplante hepático.

Regresó a su patria en el 2005 como la primera especialista certificada en gastroenterología con una subespecialidad en trasplante de hígado. El que un paciente inmunodeprimido sobreviva la recurrencia de la infección de hepatitis C luego de una intervención de trasplante de hígado, ha sido parte de los destacados logros de la doctora ponceña Bárbara Rosado Carrión, quien también es madre.

En entrevista exclusiva con la Revista Puertorriqueña de Medicina y Salud Pública (MSP), Rosado Carrión, (quien presidió el Instituto de Educación Médica Contínua del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico) relató la necesidad de regresar a su patria en el 2005, luego de entrenarse en el estado de Minnesota, ya que la Isla contaba con una incidencia mayor de hepatitis C y estaba desprovista de un centro de trasplante de hígado como el que existe hoy día en el Hospital Auxilio Mutuo, dirigido por el doctor Juan del Río desde el 2012. 

“Uno de los retos de esta subespecialidad es el manejo de los pacientes con hepatitis C con distintas comorbilidades, lo que hacen de su cuadro clínico uno complejo, por estar inmunodeprimidos, otros tienen otras necesidades después del trasplante”, mencionó la doctora.

La especialista subrayó que una de sus responsabilidades es establecer los criterios por los cuales un paciente necesitará trasplante, ya que muchos podrían tener las indicaciones, pero hay una serie de requisitos a evaluar, como por ejemplo, contraindicaciones como la sepsis. “Hay que concienciar a la población sobre la necesidad de donantes de órganos y que la lista de pacientes con necesidad de trasplante es larga. Nuestro mayor reto es mantener a ese paciente vivo en lo que recibe el trasplante”, estableció.

Comentarios

X