Las personas con TDAH tienen un riesgo ocho veces mayor de consumir cannabis durante su vida

Científicos del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona autores del estudio Foto: INÉS BAUCELLS

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Investigadores del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona demuestran, por primera vez, la causalidad genética entre ambos trastornos

A Denis le diagnosticaron un Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) cuando tenía 21 años, aunque lo padecía desde la infancia. Durante la adolescencia, su vida se complicó por el consumo de cannabis -comenzó a los 12 años, mucho antes de la edad media de inicio a la adicción en la población general- y cocaína, entre otras sustancias. Su realidad y el sufrimiento asociado de su familia hubieran sido diferentes si le hubieran tratado años antes su trastorno. Así se desprende de las conclusiones un estudio pionero del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, publicado en la revista «Molecular Psychiatry», que revela, por primera vez, una causalidad genética entre las personas que padecen este trastorno y el consumo de esta sustancia.

Base genética común

Según concluye la investigación, basada en el análisis del genoma completo de más de 85.000 pacientes, los afectados de TDAH tienen ocho veces más de probabilidades de consumir cannabis a lo largo de su vida que las personas libres de ese trastorno. «Hasta ahora sabíamos que muchos de los pacientes con déficit de atención e hiperactividad (un 40 por ciento) consumen marihuana. Lo hemos visto en las consultas. Ahora, por primera vez, hemos descubierto que ambos trastornos comparten una base genética común», explica el doctor Josep Antoni Ramos-Quiroga, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Vall d’Hebron e investigador principal del grupo de Psiquiatría, Salud Mental y Adicciones del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR), que ha liderado el estudio.

En concreto, los investigadores han visto, a través de un análisis estadístico utilizando un sistema de aleatorización mendeliana, que hay un solapamiento genético del 29 por ciento, es decir, un 29 por ciento de la base genética que predispone a padecer TDAH también predispone a consumir esta sustancia. Además, en la investigación se han descrito cuatro regiones genéticas nuevas que no se habían asociado a estos trastornos.

Diagnóstico precoz y prevención

«Este estudio corrobora lo que ya creíamos: que existe una base genética fuerte entre padecer este trastorno y consumir marihuana. Y explica por qué los pacientes con TDAH consumen más esta droga que la población general», apunta la doctora Marta Ribasés, investigadora principal del trabajo.

Tanto ella como el resto de autores coinciden en la importancia de los resultados de cara a poder diagnosticar antes el TDAH y prevenir el consumo de determinadas drogas.

«Los resultados de este estudio indican la importancia de basarse en la prevención», apunta la doctora Vanesa Richarte, otra de las investigadoras. «Sabemos que los pacientes con TDAH comenzarán el consumo de cannabis antes, lo que empeorará su problema. Por eso, es muy importante poder intervenir antes, durante la infancia, y eso pasa por tratar antes los síntomas asociados al trastorno como la inestabilidad emocional o el déficit atencional», añade la investigadora.

El trabajo se ha elaborado con la colaboración de varios grupos de investigación europeos y americanos en el marco del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM) y ha sido premiado en el Congreso Anual de la European Network of Hyperactivity Disorder sobre TDAH.

Denis, uno de los jóvenes que ha participado en el estudio, celebra que sus resultados puedan ayudar a otras personas a «evitar el sufrimiento que yo padecí durante años». «Me diagnosticaron el TDAH a los 21 años cuando ya llevaba años consumiendo varias sustancias y eso supuso un gran sufrimiento para mi familia y me llevó muchos problemas a nivel social, escolar y familiar», explica el joven. «Saber lo que me pasaba ha sido una gran tranquilidad para mí y para mi familia», concluye el afectado.

Otro estudio centrado en la cocaína

Otro estudio del Vall d’Hebron demostró ya la relación genéticaesquizofrenia y consumo de cannabis y ahora, desde el Vall d’Hebron, se está desarrollando una nueva investigación centrada en demostrar la posible correlación genética entre el TDAH con la cocaína. «Ahora estamos iniciando un estudio con 3.000 pacientes del Vall d’Hebron con el fin de determinar si también hay predisposición genética», avanza la doctora Ribasés.

Comentarios

X