Las enfermedades cardiovasculares pueden desencadenar otras anomalías en el cuerpo humano

La enfermedad cardiaca, líder entre las causas de muerte en Puerto Rico Dr. Francisco Lefebre, cardiólogo y Presidente del Comité Educativo de la American College of Cardiology, Capítulo de Puerto Rico.

César Fuquen Leal
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Algo que muchos pacientes cardiovasculares desconocen es que la enfermedad del corazón que padecen, podría desencadenar otros problemas de salud relacionados con dificultad renal y problemas de respiración.

Para explicar lo anteriormente mencionado, la Revista Medicina y Salud Pública habló con el Dr. Francisco Lefebre, cardiólogo y Presidente del Comité Educativo de la American College of Cardiology, Capítulo de Puerto Rico. Él nos explicó la relación del corazón y la aparición de otras enfermedades en el cuerpo humano. Al indagar al Dr. Lefebre sobre cuáles son las anomalías que se pueden desencadenar debido a enfermedades del corazón, explicó lo siguiente:

Las enfermedades que podemos desarrollar a partir del corazón son problemas en el pulmón más que nada, casi siempre las enfermedades que se asocian a las del corazón son: presión alta, diabetes, colesterol alto. Esto desencadena la condición del corazón y pues a partir de esta vamos a tener otros problemas que ya pueden afectar a todo el cuerpo y a todos los órganos principales ya sea pulmón, hígado, riñón… Todo es una máquina que necesita trabajar al unísono para que pueda funcionar bien, el hincapié que le damos a nuestros pacientes es prevención más que nada”.

Algunos estudios han evidenciado que las personas que sufren alguna enfermedad del corazón, tienen mayor riesgo de tener problemas renales –es decir en el riñón- y viceversa. Ante ello, el Dr. Lefebre explica que:

La sociedad que hay entre el riñón y el corazón es algo que vemos todos los días. Si la bomba del corazón no funciona, no le llega suficiente sangre a los riñones así que estos órganos se van a afectar. Por otro lado, el riñón no tiene la capacidad de eliminar todos los tóxicos y el volumen de orina. Así que el corazón tiene que trabajar más fuerte y si es un corazón que ya tiene la predisposición a estar enfermo es una cadena, un ciclo vicioso, uno afecta al otro y viceversa, siempre van de la mano y son muchos los pacientes que comparten ambas condiciones: enfermedad del corazón y enfermedad del riñón, por eso tenemos que estar de la mano los especialistas y que el paciente cuide ambas cosas.

El Dr. Lefebre en su práctica de cardiología intenta estar pendiente no solo del corazón, sino de todos los órganos, esto para descartar cualquier anomalía que puedan sufrir sus pacientes. “Siempre que yo trato a un paciente del corazón estoy pendiente del riñón, siempre estoy pendiente del pulmón, no nada más soy exclusivo de cuidar el corazón. Si le doy medicina, estar seguro que la medicina tiene un perfil de seguridad alto para cuidar los otros órganos, pero tiene uno que pensar en el cuerpo completo, uno no puede ser exclusivo. En el caso del riñón y el corazón, es algo que siempre va a estar de la mano, ya sea porque hay una función de la bomba que es el corazón, que no está haciendo su función y afecta el riñón y viceversa, que el riñón no esté haciendo su trabajo de registrar toxicos y de mover el volumen del cuerpo para que el corazón no se sobrecargue” comenta el especialista Le Febre.

Le puede interesar:   Infectóloga Ángeles Rodríguez: “el presidente Trump es un genocida”

Como se evidenció, son varios órganos vitales que se pueden ver afectados por el padecimiento de enfermedades cardiovasculares, es por eso que el Dr. Lefebre concluye haciendo un llamado a la prevención para evitar el padecimiento de las ya mencionadas anomalías. “No esperar a tener un problema en el corazón para solucionarlo, sino prevenir esa condición del corazón, una buena dieta, baja en grasas, baja en sal, modificar el estilo de vida para hacer más ejercicio, actividad física. Esos factores de riesgo que ya están identificados como la presión alta, diabetes, colesterol, controlarlos; una vez los factores de riesgo estén controlados, el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón disminuye”.

Comentarios

X