Las células inmunes destruyen infecciones y cáncer con ‘bombas’ de proteínas

Las células inmunes destruyen infecciones y cáncer con 'bombas' de proteínas Destruyen las células infectadas y cancerosas, y ahora, la investigación revela nuevos detalles sobre cómo lo hacen.

Publicado en Science

Servicios Combinados MSP

Las células T asesinas de nuestro sistema inmunológico se ganan su nombre. Destruyen las células infectadas y cancerosas, y ahora, la investigación revela nuevos detalles sobre cómo lo hacen. Las células bombardean sus objetivos con “bombas” de proteínas llenas de químicos mortales.

El estudio “es claramente un importante paso adelante en el perfeccionamiento de nuestro conocimiento” sobre cómo estos centinelas inmunes eliminan células peligrosas, dice el inmunólogo David Masopust, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota.

Una de las armas más importantes de una célula T asesina es la perforina, una proteína que perfora la membrana externa de la célula objetivo. Las enzimas llamadas granzimas que la célula T también libera pueden verterse y provocar que la víctima se suicida. No está claro si las células T asesinas solo arrojan granzimas y perforina o si se basan en estructuras especializadas para transportar las moléculas letales a la célula objetivo.

Para averiguarlo, el inmunólogo Michael Dustin de la Universidad de Oxford y sus colegas rastrearon las moléculas derramadas al atacar las células T asesinas. Sus resultados, informados hoy en Science , sugieren que las células empaquetan las moléculas en contenedores que el equipo llama partículas de ataque supramolecular, o SMAP. Al analizar las cargas útiles de estas bombas, los científicos descubrieron que los SMAP contienen no solo perforina y granzimas, sino también más de 280 otros tipos de proteínas.

Para una mirada más cercana a la estructura de SMAP, los investigadores recurrieron a un tipo de imagen de superresolución conocida como microscopía de reconstrucción óptica estocástica directa, que puede identificar moléculas individuales. Las células liberan algunos tipos de partículas pequeñas que están envueltas en lípidos, pero los SMAP tienen una capa proteica y albergan granzima y perforina en su núcleo. Los investigadores concluyen que, en lugar de solo filtrar perforina y granzimas, las células T asesinas crean un receptáculo complejo par a administrarlas.

Para simular las interacciones entre las células T asesinas y sus víctimas, Dustin y su equipo colocaron las células T en una doble capa de lípidos que es similar a la membrana que encierra las células. Los SMAP aparecieron rápidamente en la membrana, lo que sugiere que las células T comenzaron a descargarlos después de prenderse.

Cuando los investigadores arrancaron las células T asesinas de la superficie, quedaron algunos SMAP. Al igual que las minas moleculares, podrían matar células por hasta 1 día , informa el equipo. Los estudios que se remontan hasta la década de 1980 pueden haber detectado signos de SMAP, dice Dustin, pero hasta hace poco los investigadores no tenían la tecnología de imágenes para probar su estructura.

El inmunólogo Christopher Mody, de la Universidad de Calgary, dice que el documento merece crédito por “sugerir un nuevo paradigma” de cómo convergen la perforina y las granzimas en la membrana de la célula objetivo. Sin embargo, advierte que los autores no han demostrado si las células T asesinas producen y luego liberan SMAP o liberan los componentes, que luego se ensamblan en SMAP en el objetivo.

Los contenidos complejos de SMAP sugieren que también pueden tener otras funciones, dice Dustin. Por ejemplo, las partículas contienen moléculas que atraen las células inmunes y manipulan su comportamiento, insinuando que la comunicación podría ser uno de sus roles.

 “Sabemos que son importantes para matar, pero sospechamos que es más que eso”, dice Dustin.

Banner covid-19 tablet

Comentarios

X