La sonografía no es el estudio ideal para la detección de la vesícula aguda

Dr.Limael Rodríguez Vega, del programa de Cirugía del Hospital San Lucas de Ponce junto al Dr. Guillermo Bolaño Ávila, jefe del Departamento de Cirugía. Suministrada a MSP.

Agencia de Noticias de Medicina y Salud Pública

Una investigación reveló que el ultrasonido no es el estudio diagnóstico ideal para la detección certera de aquellos pacientes con infección aguda de la vesícula.

De paso, reveló que el número de cirugías y los costos intrahospitalarios están aumentando debido a la no detección no certera de pacientes con colecistitis aguda, complicación común de la vesícula aguda, por la baja sensibilidad de estudio.

Así se desprende de un estudio liderado por los doctores Limael Rodríguez Vega, del programa de Cirugía del Hospital San Lucas y Guillermo Bolaños Ávila, jefe del Departamento de Cirugía, donde los resultados podrían convertirse en la primera zapata para romper con protocolos dentro de las salas de emergencias, lugar donde ante una sospecha de enfermedad de la vesícula, se practica el sonograma como método diagnóstico y en caso de algún indicativo de infección, se podría utilizar el HIDA scan.

"Nosotros manejamos sobre 200 casos de pacientes con enfermedades de la vesícula por cirujano, eso un índice alto”, según el Dr. Rodríguez Vega.
«Nosotros manejamos sobre 250 casos de pacientes con enfermedades de la vesícula por cirujano, eso un índice alto”, según el Dr. Rodríguez Vega.

El HIDA scan o, scintigrafía hepatobiliar, es un estudio diagnóstico y vital en el  manejo del dolor vesicular agudo o crónico.

“Los pacientes con enfermedades y piedras de la vesícula es una de las condiciones quirúrgicas que tratamos con más frecuencia. Se puede tener piedras sin sintomatología, como se puede presentar con síntomas como molestia, gases y dolor recurrente abdominal. Hay otro grupo de pacientes que se presenta con complicaciones, donde la más común es la colecistitis aguda”, explicó en primera instancia el doctor Bolaños Ávila.

El estudio reunió una muestra de 117 pacientes entre enero 2013 y julio 2014 y sus resultados demostraron que la scintigrafía hepatobiliar, mejor conocido como el HIDA scan, es el estudio idóneo para identificar a los pacientes con infección aguda, en lugar del sonograma.

“Nosotros tenemos en Puerto Rico una población grande de pacientes con enfermedades de la vesícula, desde aquella que puede ser una sencilla hasta aquella provocada por una infección y que se denomina como colecistitis aguda. Nosotros manejamos sobre 250 casos por año que se presentan a sala emergencia con dolor relacionado a la vesícula, que es un índice alto”, expresó por su parte el Dr. Rodríguez Vega.

“El HIDA scan para nosotros es el (estudio) más sensible que detecta a los pacientes que tienen complicaciones como la colecistitis aguda. Pensamos que utilizando el HIDA scan como primera línea, logramos diagnóstico más rápido, podemos operarlos más rápido y el paciente no tiene que estar tantos días en el hospital. Esto es más costo efectivo para el hospital y el paciente se beneficia de igual forma porque evoluciona mejor”, abundó.

En detalle, los médicos evaluaron a pacientes a quienes durante dicho periodo entre los años 2013 y 2014 se les realizó el estudio del sonograma versus aquellos a quienes se les practicaron sonograma en conjunto con el HIDA scan ante la sospecha de infección en la vesícula.

La investigación también encontró que aquellos pacientes a los que se les realizó HIDA scan requirieron de admisión hospitalaria como protocolo, provocando el retraso del diagnóstico en 1.5 días.

“De hecho, el sonograma falló en el 75% de los casos en detectar si el paciente tenía vesícula aguda. Sí detectaba las piedras en la vesícula, pero no detectaba cambios sutil que indica vesícula aguda”, declaró Rodríguez Vega.

“El HIDA por el contrario, tenía una sensibilidad de un 80% mientras que la del sonograma

era solo un 25%. A los que se le practicaron solo sonograma, muchos de ellos no tenían vesícula aguda si no por el contrario, en la mayoría presentaban vesícula con inflamación crónica, según mostraron los análisis de patología. De otra parte, a mucho de los pacientes se les intervino sin confirmar por imagen si tenían vesícula aguda. Aunque el estudio del HIDA sí confirma si el paciente tiene vesícula aguda, el mismo no se le ofreció a todos los pacientes”, reveló.

Por tal razón, los médicos han propuesto el que las salas de emergencia del país practiquen el estudio HIDA scan como protocolo inicial ante la sospecha de una vesícula aguda y de esta forma, romper los paradigmas que estipulan que primero se realice un sonograma a esta población.

“Si se hubiera hecho el estudio HIDA de entrada y los pacientes no tenían inflamación aguda, entonces se podía decidir si este paciente tenía que ser intervenido vía cirugía electiva sin tener el carácter de urgencia y también, se disminuían los costos porque se evitaba hacer el sonograma”, señaló el jefe del Departamento de Cirugía.

“Proponemos que ante la alta sospecha de una vesícula aguda, se realice el HIDA scan en menos de dos horas. Eso debe mejorar los resultados. Estaremos haciendo otro estudio practicando ese mismo protocolo en emergencia para identificar qué pacientes tendrán prioridad versus aquellos que pudieran ser programados para cirugía electiva”, declaró Rodríguez.

Entretanto, ambos resaltaron que entre la población con enfermedad de la vesícula que fue estudiada uno de los mayores factores de riesgo fue la obesidad.

La obesidad es un problema común en Puerto Rico y esto está relacionado a la alta incidencia de pacientes con enfermedad de la vesícula que se presentan en nuestras salas de emergencias. Alrededor de un 50% de los pacientes que fueron parte del estudio eran obesos. De un 10 a 20% de los pacientes con piedras en la vesícula pueden desarrollar inflamación aguda”, dictó Rodríguez Vega.

El estudio estableció que la edad de los pacientes fue más de 50 años y que según análisis, tenían los glóbulos blancos elevados, descontrol en el azúcar, entre otros factores de alto riesgo para el desarrollo de la colecistitis aguda.

“El 95% de los pacientes con colecistitis aguda tienen piedra en la vesícula. Hay un 5% que se presenta sin piedras. Mientras más temprano se haga el diagnóstico, más temprano el paciente se opera, el pronóstico del paciente será mejor así como los costos de estadía hospitalaria”, concluyó Bolaños Ávila.

Este estudio fue publicado en «International Journal of Surgery» en Inglaterra. Descárguelo aquí: Clinical Implications of Hepatobiliary Scintigraphy and Ultrasound in the Diagnosis of Acute Cholecystitis

Comentarios

X