La influencia de Puerto Rico en el mapa de la salud pública de los Estados Unidos

Doctores Vivian Green y Juan Carlos Orengo, decana asociada de Salud Pública de la Ponce Health Sciences University(PHSU), y el segundo, profesor e investigador de la facultad.

Muchas veces se da a conocer cómo las investigaciones y descubrimientos que se realizan en los Estados Unidos tienen impacto en Puerto Rico. Y cabe señalar que también el País ha aportado a la salud de la población estadounidense, en temas como la fiebre amarilla y la creación del Centro de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Así lo establecieron los doctores Vivian Green y Juan Carlos Orengo, decana asociada de Salud Pública de la Ponce Health Sciences University(PHSU), y el segundo, profesor e investigador de la facultad, respectivamente.   

El coronel Bailey Ashford descubrió en el 1902, que el ancylostoma era la causa de la anemia, que en aquel entonces afectaba a la población rural y que en un año mataba a miles de personas. Al dar a conocer el descubrimiento, logró erradicar la enfermedad mediante la prevención y medidas de higiene y curativas. La infección crónica producida por este parásito conduce a la anemia microcítica e hipocrómica.

Ashford fue el precursor del Instituto de Medicina Tropical junto a los doctores Isaac González Martínez, Walter King, Francisco Seín y Pedro Gutiérrez Igaravidez, que en el 1926 se transformó en la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico, según cita el portal mcnbiografias.com.

“Ashford diseña un sistema de educación a los médicos y de tratamiento a los enfermos. Lo importante de eso es que ese sistema, Estados Unidos dice ‘esto es fantástico para eliminar el ancylostoma en el sur de Estados Unidos’, en Georgia, Florida, etcétera. Y eso, junto con el sistema que se utilizó en Cuba para eliminar la fiebre amarilla, el Gobierno americano hizo que se creara, en el 1902, el Servicio de Salud Pública Marino Hospitalario de los Estados Unidos”, que luego se convirtió en el CDC, ubicado en Atlanta, indicó el investigador.

“Ese es ejemplo del buen hacer de los médicos del Ejército que vinieron aquí, donde se desarrolló lo que es ahora el servicio de Salud Pública de los Estados Unidos. La gente del CDC, cuando los ves los martes, se visten con uniforme de la Marina porque pertenecen a ese sistema”, explicó el doctor Orengo.    

“Eso es sumamente importante y mucha gente no lo sabe. Lo que se hizo en Puerto Rico dio pie a que se pudiera, en el 1905, erradicar la epidemia de fiebre amarilla en New Orleans”, agregó la doctora Green.

Orengo llamó la atención acerca de lo importante que fue esa aportación y dijo que “a veces no estamos conscientes de nuestra historia y cómo impacta el servicio de salud pública”.

“Es como nuestro sistema de salud”, comparó Green, quien trajo a colación que el desaparecido sistema de salud regionalizado que por años funcionó en Puerto Rico, conocido como el Sistema Arbona, en nombre del doctor Guillermo Arbona, uno de los responsables del diseño del sistema de servicios de salud utilizado durante el siglo 20 en Puerto Rico, ha sido adoptado en otros países mientras que en la Isla se descartó.

A raíz de su derogación “hemos perdido el control, la rectoría completa; las funciones esenciales que el Departamento de Salud no puede delegar a nadie”, como es el control de una epidemia, como la del ZIKA, que afectó a la población año pasado, indicó Green, quien además cuenta con una maestría en nutrición del RCM.

En esa rectoría además tienen que estar involucradas la comunidad, la academia, agencias del Gobierno, instituciones privadas, entidades no gubernamentales e internacionales, “y eso no existe”, observó el doctor Orengo, quien actualmente está inmerso en investigación con vectores, desde su regreso a la PHSU, en el 2015, lo cual coincidió con el inicio de la epidemia de la influenza.

Este sostuvo que en Puerto Rico hay mucha inequidad en el acceso a los servicios de salud. Dijo que es distinto tener un sistema de salud universal que dé acceso a visitas a especialistas, tratamiento, a tener un sistema sin fondos. “Y la salud pública sirve para esto, para lograr adelantos en la prolongación de la vida; vacunas, higiene. No salvamos vidas individuales como hace un médico, lo que se nos es cómo yo puedo salvar estas vidas”, expresó.

Por su parte, Green indicó que los servicios de “los médicos son (dirigidos) hacia un árbol; nosotros somos hacia el bosque. Y dentro del bosque, hay que individualizar las comunidades, los barrios, las áreas”.

Comentarios

X