La importancia del tratamiento integral para detener el avance y el dolor de la artritis

La Dra. Ana Quintero, presidenta entrante de la Asociación de Reumatologos de Puerto Rico (2017-2018) y el Dr. Efraín Carrasquillo, presidente actual (2016-2017).

No sólo los nuevos medicamentos llamados agentes biológicos, que están dirigidos contra sustancias químicas y células del sistema inmunológico como rituximab, etanercept, adalimumab, infliximab, tocilizumab, abatacept, certolizumab, golimumab entre otros, cuya función es disminuir los síntomas y signos de la artritis reumatoide y retardar su progresión son importantes para frenar el avance de la enfermedad, sino que también  hay que mejorar la capacidad psicofísica del paciente que comprende ejercicios terapéuticos, terapia ocupacional y fisioterapia para el control del dolor y el progreso de los diferentes tipos de las enfermedades reumáticas.

Así quedó establecido durante la décimo novena Convención de la Asociación de Reumatólogos de Puerto Rico, en la cual el presidente saliente, doctor Efraín Carrasquillo, mencionó en entrevista con la Revista Puertorriqueña de Medicina y Salud Pública (MSP) que hoy día hay terapias orales más efectivas que en el pasado. Y destacó que para lograr mayor eficacia de los medicamentos disponibles, es necesario que los pacientes que presenten síntomas, ya sea en huesos o en órganos, que pudieran relacionarse con algunas de las 100 enfermedades reumáticas, deben ser referidos de inmediato a un especialista de esa rama.

“La AR es una enfermedad crónica que requiere un tratamiento integral y multidisciplinario para lograr el objetivo principal, que es la remisión o, al menos, un estado de baja actividad y manifestación de la enfermedad en los casos en que lo primero es imposible de conseguir”, explicó el doctor Carrasquillo.

“Es de vital importancia el consenso entre el médico y el paciente, quien debe aprender a conocer su enfermedad y educarse para reconocer los beneficios del tratamiento bien indicado. Se trata de una patología que necesita de la atención conjunta del reumatólogo, en algunos casos terapista ocupacional, fisiatra, nutricionista, y psicólogo, entre otros profesionales”, añadió.

Para abordar el tratamiento de forma completa, el galeno recomienda realizar actividad física y seguir un plan de alimentación saludable.

“El tratamiento farmacológico incluye los medicamentos sintomáticos para disminuir el dolor y las drogas modificadoras de la enfermedad. Los primeros (antiinflamatorios no esteroideos y corticoides) disminuyen el dolor y la inflamación, pero no cambian el curso de la enfermedad y además hay que tener cuidado con los efectos secundarios; mientras que las segundas retrasan la evolución y deben indicarse inmediatamente al diagnóstico”, explicó.

De igual manera, la nueva presidenta, la doctora Ana Quintero, destacó la necesidad de una alimentación sana, que excluya alimentos que resulten inflamatorios, así como los refrescos, ya que afectan la absorción de calcio, lo que afecta directamente al hueso.

Además, Quintero recordó que el paciente debe tener una dieta balanceada en la que abunden los vegetales, que a la vez le ayude a evitar el sobrepeso, ya que también afecta la salud de huesos y articulaciones. Ello debe ir acompañado de actividad física, ya que fortalece el sistema músculo esqueletal.

Mejor preparados los reumatólogos

Por otra parte, al dar una mirada a lo que fue su trabajo y legado como presidente de la Asociación, Carrasquillo dijo que gran parte de su esfuerzo estuvo dirigido a que la población cuente con reumatólogos más educados, por lo que propició el ofrecimiento de más horas crédito de las requeridas.

En cuanto al propósito de la convención, Carrasquillo indicó que fue “educar a los médicos reumatólogos. Lo trabajamos también en actividades durante la presidencia. Creemos que en la medida en que mejoren sus conocimientos y ejecutorias, será también en beneficio del paciente. En la Convención contamos con la bendición de traer médicos líderes de opinión en el área de la reumatología y todo el mundo lo esperó con mucho entusiasmo. Fue un año fructífero”.

El catedrático auxiliar de la Escuela de Medicina de la Universidad Central del Caribe destacó que “logramos completar 19 horas crédito en un año, cuando el requisito en Puerto Rico son 30 en tres años. Básicamente, los médicos reumatólogos tienen más de la mitad de los créditos. El año pasado completaron 20. Aunque tenemos un límite en el Registro, la educación es educación, así que no tenemos un límite como para no poder hacer 60 horas créditos en tres años. Así los ayudamos a cumplir con sus requisitos mientras le transmitimos lo nuevo; lo más actual lo seguimos trayendo para los pacientes”.

El galeno mencionó que los reumatólogos tratan 100 tipos distintos de artritis, aunque el público solo piensa en la reumatoide que crea deformidad, o en orteoartritis. Y aclaró, que los niños también son afectados por la enfermedad. “Es una enfermedad sistémica que puede afectar a toda la población. Puede lastimar el ojo, el corazón, fuera del esqueleto, lastima el sistema. Lo importante es saber cómo uno puede estabilizar ese daño, controlar al paciente y lograr funcionalidad”, sostuvo.

Cerca de 70 médicos asociados y 82 activos, participaron en la convención.

Comentarios

X