La epidemia de opiáceos está aumentando las tasas de algunas enfermedades infecciosas

Escaneo electromicrográfico de una célula T H9 infectada con VIH. Foto: NIAID

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Estados Unidos enfrenta una crisis de salud pública convergente a medida que la epidemia de opioides de la nación alimenta los crecientes índices de ciertas enfermedades infecciosas, incluyendo el VIH/SIDA, la hepatitis, las infecciones cardíacas y las infecciones de la piel y los tejidos blandos. Los profesionales de las enfermedades infecciosas y de los trastornos por uso de sustancias deben trabajar juntos para detener la creciente amenaza a la salud pública, según un nuevo comentario en el Journal of Infectious Diseases. El artículo fue escrito por funcionarios del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID), parte de los Institutos Nacionales de Salud, y del Instituto de Virología Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland en Baltimore.

Desde 1999, casi 400,000 personas en los Estados Unidos han tenido una sobredosis fatal de drogas que contienen opioides, con 47,600 muertes sólo en 2017. Muchas personas con trastorno por uso de opiáceos (TDA), a las que inicialmente se les recetaron medicamentos orales para tratar el dolor, ahora se inyectan opiáceos recetados o ilegales. Las prácticas de inyección de alto riesgo, como el uso compartido de agujas, están causando un aumento de las enfermedades infecciosas. Además, los comportamientos sexuales de riesgo asociados con el uso de drogas inyectables han contribuido a la propagación de las infecciones de transmisión sexual.

Los profesionales de la salud de las enfermedades infecciosas pueden desempeñar un papel importante en el tratamiento del problema no sólo tratando la infección asociada con el consumo de drogas inyectables de un paciente, sino también conectando al paciente para el tratamiento de su DIU subyacente, escriben los autores. Por ejemplo, la terapia de agonistas opiáceos de acoplamiento, como la metadona, con el tratamiento para el VIH o la hepatitis C, puede prevenir una mayor transmisión de esos virus y reducir el uso de opiáceos. El tratamiento integral resultará en mejores resultados tanto para la enfermedad infecciosa como para el DIU subyacente, según los autores.

Por el contrario, los proveedores de servicios de salud para los trastornos por consumo de sustancias deben examinar a sus pacientes para detectar enfermedades infecciosas no reconocidas y consultar con sus colegas de enfermedades infecciosas con respecto a un plan de tratamiento integral. Los profesionales en trastornos por uso de sustancias también deben conocer y dirigir a los pacientes a programas de agujas y jeringas, los cuales pueden disminuir los riesgos de las inyecciones y brindarles la oportunidad de brindar otros servicios también.

Los nuevos recursos federales disponibles para hacer frente a la creciente epidemia de opiáceos pueden ayudar a los profesionales de la salud a mejorar y aplicar estrategias coordinadas y basadas en pruebas para prevenir y tratar el DIU y las infecciones asociadas a los opiáceos. Estos esfuerzos serán clave para detener y, en última instancia, poner fin al problema interrelacionado de los DIU y las enfermedades infecciosas, según el comentario.

Comentarios

X