La ciencia se apunta nuevo logro en beneficio de los adultos mayores

Agencia Latina de Medicina y Salud Pública

Toda persona que haya experimentado varicela, experimentará el virus de la culebrilla durante la etapa de adultez, específicamente a partir de los 50 años o más. Por tal razón, la vacunación ha sido la estrategia preventiva de salud pública durante la última década. 

Sin embargo, tan reciente como este año, la industria farmacéutica anunció el lanzamiento de una vacuna profiláctica -anunciada en octubre 2017 en Londres- que arrojó una respuesta inmunológica de alrededor de 97%, versus un poco más de 50% de la utilizada a partir del 2006 en pacientes de 60 años o más. 

Shngrix nació de un estudio científico con unos 38 mil sujetos bajo estudio entre 18 países, 650 científicos, hace unos 20 años, por parte de la compañía farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK), según detalló en entrevista el doctor Eduardo de Gomensoro, Global Medical Affairs and US Medical Affairs Operations. 

Uno de los logros del profiláctico es que arrojó una respuesta inmunológica sostenida por un periodo de cuatro años, sobretodo en la población con 50 años, edad donde precisamente el sistema inmunológico comienza a disminuir sus respuestas. 

La culebrilla, conocida como herpes zóster, es causada por la activación de la varicela póster (VVZ), el mismo virus que causa varicela. Entre sus síntomas se destaca un sarpullido doloroso en un lado del cuerpo, que produce picor y puede durar entre dos a cuatro semanas. 

Entre las serias complicaciones que puede causar se encuentran neuralgia posherpética, complicaciones visuales, parálisis de los nervios, entre otros. 

“Ha sido una respuesta a la necesidad medica que existía debido a la disminución de la inmunidad por el factor edad ( a partir de los 50 años). Pocas vacunas tienen difícil protección para ofrecer a adultos y mayores. Los adultos mayores no tienen la inmunidad robusta como un niño por el deterioro asociado a la edad”, sostuvo. 

Se estima que uno de cada tres de los adultos de 50 años o más desarrollaran culebrilla. Y uno de cada dos puede verse afectado si tiene 85 años o más.

“Esta condición tiene un impacto en la calidad de vida de los pacientes y también en el ámbito económico y social en la salud pública”, añadió. 

La nueva vacuna es la única vacuna disponible contra la culebrilla, se diseñó para aplicar en dos dosis y es adyuvante. Quiérese decir que se formuló con un poder inmunológico mayor que, una vez detecta la presencia del antígeno, produce una robusta respuesta inmunológica. 

 

 

“En Puerto Rico podrían beneficiarse potencialmente 1.2 millones de adultos mayores, aunque se hayan puesto vacuna anterior”, sostuvo por su parte José Ramírez, director Asuntos Médicos, GSK en Puerto Rico, a la misma vez que enfatizó en que continuarán los esfuerzos de educación a la clase médica de Puerto Rico y sobretodo, farmacéuticos sobre el beneficio de la nueva vacuna. 

La vacuna, logró obtener un premio bajo la categoría “Vaccines Industry Excellence Awards” de “Wold Vaccine Congress in Wash 2017”.

La culebrilla tiene un costo anual de alrededor de $1000 millones en el sistema de salud de los Estados Unidos. 

Comentarios

X