La bacteria más mortal vive en nuestra piel

Publicado en ABC

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

A menudo se asocia al Staphylococcus aureus (resitente a la meticilina) y a la E. coli como microbios más peligrosos para el ser humano. Esto se debe a que su resistencia a los antibióticos, diseñado para combatir las infecciones que producen en el organismo, es cada vez mayor. Sin embargo, poco se menciona a una bacteria presente en la piel de todos los individuos.

La bacteria en mención se conoce como Staphylococcus epidermidis, asociada a infecciones y lesiones que se manifiestan tras un procedimiento quirúrgico. Pese a que los cirujanos y médicos tratantes no temen mucho a la aparición de este microorganismo, ya que se considera común, investigadores del Centro Milner para la Evolución en la Universidad de Bath (Reino Unido) han enviado una advertencia que no debe pasarse por alto.

En un nuevo estudio, se asociaron 61 genes que podrían estar implicados en la aparición de infecciones potencialmente mortales en los pacientes postquirúrgicos. Esto se debe a que, en la información genética, se permite el paso de inadvertido de esta bacteria pese a que algunas de sus cepas serían las causantes directas de varias condiciones, si se presentan las condiciones ideales para que así suceda.

Dentro de los objetivos principales del estudio, los científicos consideran que esta investigación podría considerarse en un futuro para advertir cuáles pacientes estarían en una condición de riesgo mayor.

Las infecciones postquirúrgicas pueden ser increíblemente serias y mortales»

Staphlococcus epidermidis es un patógeno mortal a simple vista», explicó Sam Sheppard, director de la investigación a ABC. «Siempre se ha ignorado clínicamente, porque se asumió que era un contaminante en las muestras de laboratorio o simplemente se aceptó como un riesgo conocido de cirugía».

En la misma entrevista afirmó : «Las infecciones postquirúrgicas pueden ser increíblemente serias y mortales. Si podemos identificar los pacientes con mayor riesgo de infección –continúa-, podríamos dirigirnos adoptar precauciones de higiene adicionales antes de someterse a una cirugía».

De acuerdo con Dietrich Mack, del Instituto Bioscientia de Medical Diagnostics GmbH, (Alemania), «estas infecciones son difíciles de diagnosticar y existe la esperanza de que los genes asociados a la enfermedad puedan ayudar a separar los aislados cutáneos inofensivos de las cepas de S. epidermidis causantes de la enfermedad en el laboratorio clínico«.

Comentarios

X