Investigadores de Mayo Clinic revisan casos modernos de lepra

Investigadores de Mayo Clinic revisan casos modernos de lepra La lepra tiene una historia que ha abarcado siglos y sociedades en todo el mundo. Sin embargo, sigue siendo un problema, incluso en la era moderna.

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

La lepra tiene una historia que ha abarcado siglos y sociedades en todo el mundo. Sin embargo, sigue siendo un problema, incluso en la era moderna. Las personas que padecen esta enfermedad crónica e infecciosa de la piel siguen enfrentándose al estigma social y a la falta de atención médica que han padecido desde los orígenes de la enfermedad en sí. Aunque la lepra puede ser tratada, la Organización Mundial de la Salud reportó 216.108 casos en 2016, y algunos de estos pacientes buscan tratamiento en el campus de la Clínica Mayo en Rochester.

Al analizar los factores de riesgo y la información demográfica de los enfermos, los investigadores analizan estudios de casos locales de lepra en la próxima edición de Mayo Clinic Proceedings.

Usando una base de datos de registros de salud electrónicos, los investigadores identificaron a nueve pacientes con lepra que fueron evaluados y tratados en la Clínica Mayo entre 1994 y 2017. Se obtuvo información demográfica sobre estos pacientes, incluyendo edad, sexo, país de origen, historial de viaje y resultados de la biopsia de piel. Siete pacientes eran hombres y dos mujeres. Sus edades oscilaban entre los 15 y los 63 años. Seis pacientes habían emigrado de países extranjeros – Guam, Indonesia, México y Micronesia – y tres pacientes habían nacido en los EE.UU. Todos los pacientes tenían lesiones cutáneas de lepra que afectaban a su tronco, extremidades superiores e inferiores, y/o cabeza y cuello. Muchos de los pacientes también tenían síntomas neurológicos, incluyendo un menor sentido del tacto.
 
Los factores comunes encontrados en los pacientes en la revisión incluyen el linaje micronesio y los viajes extensos mientras están inmunodeprimidos. Spencer Bezalel, M.D., uno de los autores, señala que la persona promedio en los Estados Unidos no está en riesgo de contraer lepra. «Las personas inmunodeprimidas que viajan a países donde la enfermedad es prevalente en altas tasas están en mayor riesgo, al igual que las personas que planean estar en contacto cercano con otras personas infectadas durante largos períodos de tiempo», dice el Dr. Bezalel.

La lepra es causada principalmente por la bacteria Mycobacterium leprae. Ocasionalmente, es causada por una especie más nueva llamada M. lepromatosis.  La enfermedad afecta principalmente a la piel y a los nervios periféricos. Aunque se desconoce el mecanismo exacto de transmisión, se cree que una persona necesita estar en contacto con un individuo infectado durante un período de tiempo prolongado. En algunos casos, se sabe que los armadillos, que son huéspedes de la bacteria, transmiten la enfermedad. En la mayoría de los casos modernos, las personas que desarrollan lepra están inmunosuprimidas, como los pacientes trasplantados o los que toman medicamentos inmunosupresores por otras razones. De lo contrario, estas personas viven o viajan a lugares donde las tasas de lepra son altas.

Aunque la lepra es rara en los Estados Unidos, esta investigación ilustra que la enfermedad no puede descartarse por completo en ciertas circunstancias. El tratamiento de la lepra con antibióticos y la vigilancia en nombre de las personas inmunodeprimidas o que viajan considerablemente es adecuado para prevenir la devastación causada por la lepra en días pasados. «La lepra no es altamente contagiosa ni se propaga fácilmente, y la mayoría de las personas tienen inmunidad contra la enfermedad», dice el Dr. Bezalel.

Comentarios

X