Investigaciones científicas podrían lograr una nueva cura funcional el HIV

Doctor Pablo Tebas, infectólogo y profesor de Medicina de la Universidad de Pennsylvania.

Una nueva era está a punto de comenzar en la historia de la medicina contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

Y es que en la próxima década los médicos pudieran ser testigos de cómo la ciencia podría lograr la cura funcional del VIH, donde se empoderaría al sistema inmune de tal forma, que ya los pacientes no tendrían que ingerir los medicamentos antirretrovirales todos los días.

Según el doctor Pablo Tebas, infectólogo y profesor de Medicina de la Universidad de Pennsylvania, la cura funcional se lograría cuando los científicos logren que los pacientes con VIH tengan un sistema inmunológico capaz de controlar el virus y de esta forma, los medicamentos sean ingeridos en días específicos.

Cabe señalar que la historia del VIH relata que, entre los pasos que ha logrado la medicina, se encuentra el disminuir el número de fármacos con la llegada de Atripla, primer medicamento que sustituyó entre las siete o 10 pastillas que diariamente ingería un paciente antes del año 2000.

“Nosotros le llamamos cura funcional a que los pacientes no tengan que tomarse las pastillas todos los días. La otra cura es la esterilizante, que es no encontrar el virus del VIH en el cuerpo del paciente y para eso pasará aún más tiempo”, indicó en entrevista con la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

Indicó que entre las posibles vías para conseguir reprogramar al sistema inmune como muro de campo de batalla para controlar el virus

se encuentran posibles vacunas, terapias genéticas, la creación de anticuerpos contra el virus y depositarlos en el paciente, el “desbloquear” al sistema inmune para que actúe en contra del virus, entre otras estrategias.

De otra parte, el doctor Jorge Santana Bagur, director de la Unidad de Investigaciones Clínicas sobre SIDA (ACTU, por sus siglas en inglés) del Recinto de Ciencias Médicas (RCM), indicó que también se evalúa la posibilidad crear un medicamento intravenoso que pudiera ser aplicado cada seis a ocho semanas.

“Sería una inyección con dos medicamentos que mantiene una supresión que se especula dure un periodo entre seis a ocho semanas”, añadió.

“Tenemos muy buenos tratamientos, pero los pacientes tienen que beber su pastilla todos los días. Es un momento muy excitante dentro de la medicina. Es otra etapa en la historia del VIH”, celebró por su parte el doctor Tebas.

En cuanto a las comorbilidades asociadas al virus, como la diabetes, el doctor Tebas reiteró que una vez se logre mejorar el sistema inmune de los pacientes, se esperaría que estos problemas disminuyan a la vez.

«Esto podría verse en los próximos 10 años. Si tendría que apostar, lo haría”, afirmó.

Comentarios

X