Investigación asocia a la exposición al DDT con el desarrollo de cáncer de seno

Investigación asocia a la exposición al DDT con el desarrollo de cáncer de seno Hasta el día de hoy, pocos estudios se han dedicado a examinar la influencia del medio ambiente y determinadas circunstancias en el desarrollo de este tipo de cáncer.

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

El DDT es una sustancia utilizada como pesticida a la que se han asociado efectos nocivos para la salud. Sin embargo, hasta el momento no se conocían investigaciones dedicadas exclusivamente al análisis de la exposición al DDT en población femenina. Recientemente, un estudio dado a conocer en el Journal of the National Cancer Institute envía una alerta significativa, ya que de acuerdo con los resultados obtenidos, aquellas mujeres que hayan sido expuestas al pesticida tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer mamario hasta que cumplen 54 años.

Según la publicación original, quienes recibieron altos niveles de DDT, en la infancia temprana y antes de los 14 años– eran más propensas a desarrollar cáncer de seno premenopáusico. En aquellas mujeres expuestas luego de esta edad, el riesgo de desarrollar cáncer mamario se sitúa entre los 50 y 54 años.

Lo que hemos aprendido es que el tiempo realmente importa. Sabemos que, si las exposiciones dañinas ocurren en momentos en que el tejido mamario está cambiando rápidamente, como en la pubertad, afectan el desarrollo mamario de una manera que luego puede resultar en cáncer”, afirma la autora principal, Barbara A. Cohn, integrante del Instituto de Salud Pública de Estudios de Salud Infantil y Desarrollo de Estados Unidos al sitio web informador.mx.

La investigación publicada sugiere que el DDT afecta al cáncer de mama como un disruptor endocrino, que el periodo de tiempo entre la primera exposición y el riesgo de cáncer parece ser alrededor de 40 años, y que otras sustancias químicas que alteran el sistema endocrino podrían simular este tipo de patrón de riesgo”, añadió esta investigadora en su entrevista.

Los resultados obtenidos en esta investigación muestran que aquellas mujeres más propensas a enfermar con cáncer de mama premenopáusico, estuvieron expuestas al agente DDT desde que estaban en el útero, durante la infancia y la pubertad (hasta antes de los 14 años). Además, se demostró que los mayores niveles de riesgo se encuentran entre las mujeres que recibieron exposición al DDT cuando tenían 3 años de edad.

Acerca del desarrollo de cáncer hacia los 50 años de edad, los científicos hallaron que la población femenina con mayor riesgo de desarrollarlo era aquella que había sido expuesta al pesticida después de los 14 años de edad. El doble de DDT se relacionó con un riesgo casi tres veces mayor de cáncer de mama posmenopáusico (entre los 50 y los 54 años) para las mujeres expuestas por primera vez después de la infancia.

Aunque se han realizado muchos estudios sobre el medio ambiente y el cáncer de mama, en realidad solo una parte muy pequeña ha medido las exposiciones ambientales durante periodos de susceptibilidad, en este caso en la primera infancia y antes de la menarquia”, afirmó al diario informador.mx la autora del estudio Mary Beth Terry, profesora de Epidemiología y Ciencias de la Salud Ambiental en la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia y en el Centro Integral del Cáncer Herbert Irving (Estados Unidos). “Los estudios que han medido la exposición ambiental durante periodos de susceptibilidad, como nuestro estudio, son mucho más consistentes en apoyar una vinculación positiva con el riesgo de cáncer de mama”, mencionó.

Para obtener los datos, los realizadores de la investigación recopilaron y analizaron datos de 15.528 mujeres que han participado en CHDS durante casi seis décadas. Los datos que buscaban eran: rastreo de primera exposición al DDT, niveles de DDT durante el embarazo y la edad que tenían al momento de recibir el diagnóstico de cáncer de seno. Además, se analizaron muestras de sangre obtenidas entre 959 y 1967 durante el embarazo en cada trimestre y en el posparto temprano.

A medida que avanzas por la vida, tus periodos de riesgo cambian -apunta Cohn-. Teniendo en cuenta los patrones que observamos, trabajar hacia atrás para determinar cuándo entró una mujer en contacto por primera vez con el producto químico podría ayudar a informar la detección temprana y el tratamiento del cáncer de mama asociado con el DDT”.

A mediados del siglo XX el pesticida DDT fue utilizado sin ningún tipo de precaución. Por ende, miles de mujeres y niñas estuvieron expuestas a este agente. Sin embargo, tras conocerse sus efectos nocivos fue prohibido su uso en Estados Unidos a partir de la década de los 70.

X