Innovador proceso de radiología para tratar los tumores de los puertorriqueños

Dr. Carlos Anaya, Radiólogo sub especializado en Intervenciones Invasivas. Foto suministrada.

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

A pesar de que la radiología invasiva se está realizando en Puerto Rico hace mucho tiempo, pocas personas reconocen lo accesible que es esta técnica y sus ventajas.

La radiología invasiva es una subespecialidad de la radiología que teoriza procedimientos invasivos, tanto para diagnóstico como terapéuticos. Utiliza las imágenes -como rayos X y MRI- para identificar condiciones y tratarlas a través de las arterias. El examen se realiza por la vena con un catéter o agujas.

“Llegamos hasta el tumor, se obstaculiza el paso del flujo sanguíneo, por donde van los nutrientes y el oxígeno, muere el tumor y cicatriza”, explicó el Dr. Carlos Anaya, radiólogo subespecializado en intervenciones invasivas.

Este procedimiento es muy efectivo al tratar tumores del cuerpo humano. En particular la embolización de fibromas uterinos, una condición frecuente entre las mujeres puertorriqueñas.

En entrevista exclusiva con la Revista Puertorriqueña de Medicina y Salud Pública (MSP), Anaya comentó que la radiología intervencional o invasiva es una alternativa médica muy dinámica poco conocida o recomendada por los especialistas a sus pacientes.

Lea también:

Centro de imágenes abre nuevas posibilidades a estudios de salud en Puerto Rico

“Es un proceso rápido, menos doloroso y se resuelve en un solo procedimiento, no es costoso y la recuperación es más ligera porqué ser un proceso ambulatorio o de poco tiempo (24 horas) en el hospital”, manifestó el galeno.

En Puerto Rico existen unos 20 radiólogos interventores ofreciendo estos servicios. Es un espectro muy amplio que tiene aplicaciones en todos los sistemas de órganos donde son posibles los procedimientos vasculares y no vasculares.  En ambos hay intervenciones de diagnósticos y terapéuticos.

“En la familia de los vasculares los hay para tratar las arteriales y venas.  Se llevan a cabo embolizaciones para ocluir vasos sanguíneos anormales o embolizaciones tumorales. Para embolizar se utilizan partículas muy pequeñas hechas de polímeros o o con pegantes especiales o se puede embolizar con unos pequeños alambres llamados coils”, explicó el Dr. Anaya.

Dr. Carlos Anaya, Radiólogo sub especializado en Intervenciones Invasivas. Foto suministrada.
 
Dr. Carlos Anaya, Radiólogo sub especializado en Intervenciones Invasivas. Foto suministrada.
 

El proceso es muy útil para tratar mal formaciones vasculares, vasos o sangrado intestinal, fibromas uterinos y miomas.

Con respecto a la embolización de tumores hepáticos, su intervención inicia con un pinchazo en una arteria que llega a las arterias que alimentan el tumor que hay en el hígado, ya sea a solas o impregnadas de la quimioterapia. Este procedimiento se realiza con un pinchazo en la vena para tener acceso al sistema vascular, se navega un catéter y se avanza hasta las arterias.

“Llegamos hasta ellas con la intención de también de preservar el tejido no comprometido”, aclaró.

En la radiología invasiva también existen otros procedimientos tales como la obtención de biopsias para beneficio determinar con más asertividad qué medicamentos utilizar.

“Las ablaciones son procedimientos no vasculares, si terapéuticas de los cuales se colocan unas antenas (agujas) en la piel que llegan adentro del tumor.  Esas agujitas pueden quemar el tumor, ya sea por calor o con frio extremo, que inducen la muerte celular.  Esas agujitas se conectan a un generador que las calienta o las congela, uno u otro.  Son procedimientos ambulatorios y su recuperación sucede en muy poco tiempo”, puntualizó el Dr. Anaya.

X