Identifican 107 regiones génicas asociadas con la hipertensión

El estudio sugiere que, a partir de pruebas genéticas, los médicos podrían ajustar la medicación a ciertos pacientes y asesorar sobre cambios de estilo de vida adecuados para reducir el riesgo cardíaco.

Investigadores de la Universidad Queen Mary de Londres (QMUL, por sus siglas en inglés) y del Imperial College de Londres, en Reino Unido, han identificado 107 regiones génicas asociadas con la presión arterial alta, lo que podría permitir detectar a los pacientes de riesgo y dianas para el tratamiento. El estudio sugiere que, a  partir de pruebas genéticas, los médicos podrían ajustar la medicación a ciertos pacientes y asesorar sobre cambios de estilo de vida adecuados para reducir el riesgo cardíaco.

Los investigadores, cuyos hallazgos se publican en Nature Genetics, estudiaron 9,8 millones de variantes genéticas de 420.000 participantes del Biobank de Reino Unido y realizaron referencias cruzadas con sus datos de presión arterial. Muchas de las 107 regiones se expresaron en altos niveles en los vasos sanguíneos y el tejido cardiovascular, y podrían ser nuevos objetivos farmacológicos para tratamientos de la hipertensión.

El equipo de científicos desarrolló una puntuación de riesgo genética vinculando los datos de salud y hospitalarios de los participantes con su genética de presión sanguínea, lo que mostró que podría utilizarse la puntuación para predecir un mayor riesgo de accidente cerebrovascular y enfermedad coronaria.

Cuanto mayor era la puntuación de riesgo de un paciente, más probabilidades presentaba de presión arterial alta a la edad de 50 años. Quienes estaban en el extremo superior de la escala de riesgo registraban 10 mmHg de presión arterial más que los pacientes con puntuaciones de riesgo más bajas. Por cada 10mmHg, el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular se incrementa en alrededor del 50%.

Si tal puntuación de riesgo pudiera medirse en los primeros años de vida, podría adoptarse un enfoque de medicina personalizada para compensar el alto riesgo de una persona de sufrir accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas, lo que podría implicar intervenciones en el estilo de vida. El profesor Mark Caulfield, coautor principal del estudio liderado por QMUL, subrayó: «Encontrar 107 nuevas regiones genéticas ligadas a la presión arterial casi duplica la cantidad de genes que podemos evaluar para tratar la hipertensión».

Publicado en Nature Genetics.

Comentarios

X