Hito en la medicina puertorriqueña nacimiento de gemelos por vitrificación de óvulos

Paciente puertorriqueña con diagnóstico de endometriosis que dio a luz los primeros bebés puertorriqueños concebidos mediante la vitrificación de óvulos. Paciente puertorriqueña con diagnóstico de endometriosis que dio a luz los primeros bebés puertorriqueños concebidos mediante la vitrificación de óvulos.

Para el mes de abril, una mujer ponceña hizo su sueño realidad: se convirtió en madre de gemelos fraternos gracias a la vitrificación de óvulos, convirtiéndose a su vez en la primera mujer en la Isla en concebir con este método.

La paciente, quien no desea ser identificada por el momento, no podía concebir de forma natural por varias situaciones, incluyendo su condición de endometriosis, la que le fue diagnosticada a los 30 años.

Ella expresó en entrevista con la Revista Puertorriqueña de Medicina y Salud Pública (MSP) su felicidad al convertirse en madre de un niño y una niña a través de una cesárea, quienes se encuentran en buen estado de salud, al igual que ella. La niña pesó 4.2 libras y el niño pesó 3.12 libras; ambos midieron 16 y media pulgadas. Su embarazo también transcurrió bajo normalidad, según expresó.

“Es un proceso día a día, uno aprende todos los días algo nuevo…”, mencionó sobre su nuevo rol de madre de mellizos, por lo que cuenta con la ayuda y apoyo de su familia.

  • Dra. Rosa Ileana Cruz Burgos. Foto: Servicio de Noticias Científicas de Medicina y Salud Pública de Puerto Rico.
    Dra. Rosa Ileana Cruz Burgos. Foto: Servicio de Noticias Científicas de Medicina y Salud Pública de Puerto Rico.

Indicó que la doctora Alexandra Ortiz Orama, con oficina en Ponce, fue la primera profesional de la salud que le habló sobre la donación de óvulos. Entonces, investigó los procedimientos para la reproducción asistida y es así que llega a la clínica de la doctora Rosa Ileana Cruz Burgos, endocrinóloga reproductiva, con el deseo de convertirse en madre.

Foto: Servicio de Noticias Científicas de Medicina y Salud Pública de Puerto Rico.

“Antes de llegar (donde la doctora Cruz Burgos), yo tenía un diagnóstico de endometriosis, y me habían dicho que era bien difícil un embarazo, pero ella me dio la posibilidad de la donación de óvulos y yo acepté. Era por el factor edad, yo tengo ya más de 40 años y mis óvulos no son saludables”, expresó la mujer a quien se le implantaron dos embriones en la clínica de la doctora Cruz Burgos en Ponce.

La paciente aseguró que para marzo del año pasado fue por primera vez donde Cruz Burgos y ya en septiembre de ese mismo año estaba embarazada. La rapidez en su proceso no siempre es la norma, todo depende de mujer en mujer, porque estos métodos no le garantizan un embarazo a un paciente. A ella, se le realizó un tratamiento hormonal y luego la transferencia de los embriones en la misma clínica de la doctora, en un proceso ambulatorio y sin dolor, relató la ponceña. Reposó varios días y a las dos semanas le realizaron la prueba de embarazo, arrojando positivo, añadió la feliz madre.

“Hay pacientes con el mismo diagnóstico de ella, (toma) más tiempo, tardan años, cirugías, múltiples medicamentos, y en el caso de ella todo fue como tan ideal…”, expresó la doctora.

La científica explicó que como parte del proceso para la vitrificación de óvulos o cualquier método de reproducción asistida es importante preparar a la paciente psicológicamente, porque deben estar conscientes de lo negativo y lo positivo que pueda ocurrir.

“Los aspectos psicológicos de estos temas son súper importantes. Lo primero es que tú no te tienes que sentir arrepentido, avergonzado de lo que has hecho…”, dijo la doctora, quien catalogó como un “acto de amor” los procedimientos como la vitrificación de óvulos.

La madre primeriza, por su parte, aseguró estar  preparada para explicarles a sus niños cuando “sean más grandes” el método que ella escogió para concebirlos. Está segura que ellos entenderán.

Ella, según dijo, quiere ser un ejemplo para que mujeres con diferentes condiciones, como la endometriosis, usen la vitrificación de óvulos.

El gasto que se incurre para este tipo de procedimientos puede variar en cada mujer, explicó la especialista, puesto que los planes médicos no los cubren. En el caso de la madre ponceña, esta gastó $20 mil, dinero que había ahorrado desde el momento que supo de las técnicas que la podrían ayudar a convertirse en madre.  De acuerdo a la también obstetra, en la Isla, en términos de costos, es más accesible que en otros países.

A pesar de que la congelación de óvulos comenzó hace 20 años, no fue hasta hace dos años que se comenzó a practicar de manera eficiente en el País, y es conocido como la vitrificación. El primer caso  fue de una paciente joven diagnosticada con un tipo de cáncer. Los óvulos aún están congelados porque la paciente no desea tener hijos todavía.

En Puerto Rico, hay 4 laboratorios de reproducción asistida y solo hay 5 endocrinólogos reproductivos.

Conoce más aquí:

Le puede interesar:   Plasma convaleciente: ¿una terapia para COVID-19?

Comentarios

X