Hidradenitis supurativa: tenemos que educarnos todos

Hidradenitis supurativa: tenemos que educarnos todos
Rosmery Cernadas
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

“La hidradenitis supurativa (HS) es una enfermedad inflamatoria, crónica, dolorosa; y es una condición que afecta el sistema inmunológico y es una desregulación del sistema inmunológico”

Así explicó a nuestra Revista Medicina y Salud Pública la doctora Alma Cruz, dermatóloga y catedrática de la Escuela de Medicina con más de veinte años de experiencia docente.

La galena, quien además se encuentra a cargo de la clínica de hidradenitis supurativa en el Recinto de Ciencias Médicas, afirmó pasión por el cuidado de esta enfermedad y su participación constante por aproximadamente diez años en estudios clínicos.

En cuanto a esta afección, planteó que se trata de un “exceso de sustancias inflamatorias”, las cuales son responsables de la formación de las lesiones características. Por otro lado, se trata de una enfermedad que podría afectar a cualquier persona y que generalmente se manifiesta después de la pubertad. Sin embargo, según indica la doctora, aunque la prevalencia es mayor en mujeres (3 a 1) “si la condición comienza antes de la pubertad, la prevalencia es más alta en varones”.

Diagnóstico de la enfermedad

En cuanto a su diagnóstico, la dermatóloga afirma que se deben documentar tres elementos específicos:

  • Lesiones características
  • Áreas características
  • Historial de recurrencia

“Las lesiones características son los abscesos, los nódulos y los tractos drenosos. Los abscesos son estas lesiones fluctuantes, que son blanditas, que cuando uno las abre liberan material purulento”

explicó la doctora Alma Cruz.

Por otro lado, señaló que los nódulos inflamatorios, usualmente conocidos como golondrinos, sumados a los tractos drenosos son canales que existen debajo de la piel y poseen conexión con ella: “uno los aprieta y puede liberar pus o sangre. Esas son las lesiones características”.

En cuanto a las superficies más comunes donde se presenta la HS son aquellas “áreas intertriginosas”, es decir, las zonas de pliegue: debajo de los brazos y los senos, el área entre las piernas, muslos y glúteos y el área genital o alrededor del ano.

Para ofrecer un diagnóstico de esta enfermedad, refiere la galena, “necesitamos (analizar) lesiones características, áreas características y el historial de recurrencia (…) Si no hay recurrencia, no hay hidradenitis supurativa, así que necesitamos que estas lesiones ocurran y que recurran”. 

En este sentido, el doctor debe documentar que -por lo menos- haya más de dos recurrencias en un espacio de seis meses y así realizar el diagnóstico de hidradenitis supurativa.

Manejo de los pacientes en cuanto a severidad

En cuanto al manejo de los pacientes con hidradenitis supurativa  “va a depender de la edad del paciente, del área afectada y de la severidad que tiene el paciente en el momento del diagnóstico”, aseguró la entrevistada.

“Si empezamos por severidad, en estadíos leves, los tratamientos principales son antinflamatorios, antibióticos tópicos, medicamentos para el dolor y antibióticos orales”. Dado el caso de que el paciente se encuentre en estadíos de moderado a severo se debe -en adición a los medicamentos mencionados anteriormente- incorporar el tratamiento de biológicos. “Biológicos son sustancias para inhibir los procesos inflamatorios que son característicos de los pacientes con hidradenitis”, explicó la doctora.

Por último, en estadíos severos, en adición a estas dos anteriores se añade entonces el manejo quirúrgico. “Así que todo va a depender de la severidad y también de las áreas afectadas”.

Sin embargo, el manejo quirúrgico está indicado cuando la severidad o el progreso de la condición es imposible de controlar mediante el manejo médico.

Tan pronto se observa la presencia de cicatrices se cancelan los antibióticos y se procede a añadir un biológico; si el biológico no es suficiente y las lesiones son muy extensas o dolorosas, se recurre a la cirugía:

“La cirugía puede ser desde simplemente coger un absceso y drenarlo hasta cirugías que pueden incluir remoción de toda un área anatómica; cuando hablo de esto, implica que yo puedo remover toda la piel debajo de un brazo, toda un área genital. El manejo quirúrgico es muy doloroso, es prolongado, las cicatrizaciones pueden durar cuatro o cinco meses. Así que eso es lo que queremos evitar porque tenemos que el manejo quirúrgico, además de que añade dolor y comorbilidades a la condición, lo único que va a estar tratando es la hidradenitis en el área que se está operando pero no es un manejo para la condición en general porque es una condición que es sistémica”

expuso.

Debemos enfatizar en la educación

Actualmente existe poco conocimiento, tanto dentro de la población médica como de la población en general acerca de esta condición. Es por ello que, muchos de estos pacientes están recibiendo un diagnóstico mucho más tardío.

“Tenemos que educarnos todos: los pacientes, la población médica y la población general de qué es la condición. A ver de qué forma podemos reconocer esta condición más temprano; así que los colegas médicos tenemos que tener la hidradenitis dentro de nuestro diagnóstico diferencial para poder hacer un diagnóstico temprano”

finalizó.

Comentarios

X