Hacen llamado de conciencia por el Herpes Zoster en Puerto Rico

La Coalición de Vacunación de Puerto Rico (VOCES) lanzó una nueva campaña durante el mes de marzo para la prevención de la Culebrilla (Herpes Zoster) en Puerto Rico por el efecto adverso que la enfermedad podría tener en pacientes de 65 años o más que hayan tenido varicela en algún momento de su vida.

Desde la Oficina del Procurador de las Personas de Edad Avanzada en Santurce, panelistas como la Dra. Eneida de la Torre, presidenta de la Sociedad Dermatológica de Puerto Rico; Dra. Vanessa López, presidenta de la Sociedad Puertorriqueña de Oftalmología; Dra. Kevia Calderón, miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Psicología de Puerto Rico; Carmen Sánchez, procuradora de la oficina de personas envejecientes y Lilliam Rodríguez Capó, fundadora de VOCES, hicieron un llamado de conciencia al País sobre las “huellas” que puede dejar la culebrilla en la vida de un envejeciente.

El también herpes zóster es una enfermedad causada por el mismo virus que provoca la varicela y puede provocar ardor o dolor punzante, hormigueo, picazón, erupciones o ampollas, afectando la visión o audición, entre otros. Otra de las complicaciones de la culebrilla es la neuralgia post-herpética, responsable de inflamaciones que causan dolor agudo e intenso que puede durar meses o incluso años.

El lema de la campaña fue denominado “¡La Culebrilla marca para toda la vida!”, al tener un énfasis de concienciación sobre las marcas físicas y emocionales que deja la enfermedad en un paciente envejeciente, sobretodo, si continúa siendo productivo en el ámbito laboral.

“Es importante que podemos evitar la culebrilla, existe una vacuna, los planes médicos están supuestos a cubrirla. Las vacunas no son solo para los niños. La vacuna es segura, que es lo importante. Es una vacuna con virus vivo y tiene sus recomendaciones específicas. En personas con el sistema inmunosuprimidos puede ocasionar la muerte o provocar complicaciones severas”, alertó la Dra. Concepción Quiñones de Longo, subsecretaria del Departamento de Salud (DS).

“Puede ser una enfermedad recurrente y tener distintas exacerbaciones”, afirmó.

Asimismo, se enfatizó que a esta población de pacientes las aseguradoras de programa Medicare de Puerto Rico están supuestas a cubrir la vacuna, que estima que pueda tener un costo de casi

$300, y los deducibles pudieran fluctuar entre los $60 y $70, según se desprendió del evento.

Por su parte, la Dra. López, de la Sociedad Puertorriqueña de Oftalmología, manifestó que el 15% de los casos de culebrilla afectaran la visión.

“El Virus de la Varicela puede envolver todas las capas del ojo y los párpados. Se ven lesiones benignas que no tendrán consecuencias visuales, como lesiones en los márgenes de los parpados, perdida de pestañas, conjuntivitis viral. Complicaciones más serias que podrían tener repercusiones permanentes en la visión se ven frecuentes como úlceras en la córnea, disminución sensorial en la córnea puede llevar a úlceras neurotróficas”, reiteró.

De otro modo, explicaron que las ampollas que produce el virus puede contagiar a otra persona mediante el contacto directo y producirle varicela. No obstante, no se contagia por tos, respiración y contacto casual.

“Se ha logrado que de 4% a un 6% la vacunación en la población de personas de 65 años o más. La culebrilla no se pega y si te dio, sí puedes vacunarte. Son muchas las consecuencias de la enfermedad”, indicó de otra parte, Lilliam Rodríguez Capó, presidenta de la Junta de Directores de VOCES

“(La vacuna contra la culebrilla) es la única que requiere receta y una evaluación médica. La aseguradora debe cubrir la vacuna y si no la cubre, vaya y haga una querella a la oficina del procurador de personas de edad avanzada. La prevención es la manera más económica y efectiva de prevenir enfermedades”, enfatizó.

En Puerto Rico no existen estadísticas específicas de la enfermedad pues al no representar una seria mortalidad, la misma no se reporta. Sin embargo, según los números en los Estados Unidos, 1 de cada personas de 65 años o más han padecido de herpes zoster.

Comentarios

X