Expuestos los estudiantes de medicina a pacientes estandarizados

Expuestos los estudiantes de medicina a pacientes estandarizados Doctora Nerian Ortiz

Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Los pacientes estandarizados se han vuelto una práctica totalmente necesaria para los estudiantes de medicina, por los pasados años. La Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico (UPR) lleva 20 años expuestos a esta práctica dentro del Centro de Destrezas Clínicas, donde los futuros médicos aprenden a hacer un buen historial, exámenes físicos, destrezas de comunicación adecuadas dentro de la metodología de simulación.

El paciente estandarizado es un programa en el cual, una persona real expone al estudiante de medicina sus síntomas, libreto elaborado previamente por los facultativos de la escuela. Las personas parte del programa deben tener la habilidad de aprender el libreto y desarrollarlo como un paciente real lo representaría en la clínica o en sala de emergencias. Básicamente, se recrean escenas -como en teatro o televisión- en las que se estudia cómo se va a presentar el paciente, cómo se siente, su postura, entre otros factores que debe exponer, con todos los problemas de salud que tiene y los que no.

Nuestro programa cumple 20 años. Destaco que tenemos pacientes estandarizados que llevan ese tiempo con nosotros. La realidad es que nos da una herramienta para que el estudiante se pueda exponer a ciertos problemas y entrenamientos antes de ver el paciente real. El estudiante debe hacer un historial completo enfocado en la queja, hacer parte de examen físico, orientarlo sobre recomendaciones y entablar comunicación con las destrezas apropiadas”, enfatizó la doctora Yasmin Pedrogo, directora del centro.

Dependiendo del nivel del estudiante son las destrezas que se van evaluando. Mientras que el paciente deberá hacer cualquier tipo de libreto, aunque no todos los que participan en el programa hacen las mismas funciones. Hay pacientes estandarizados que evalúan, otros que simulan y algunos que dan ciertos adiestramientos.

Todos los estudiantes tienen que pasar por el centro y aprenden según su año de educación. “Según el currículo que va de primero a cuarto año, se va fortaleciendo las destrezas de un médico, y de forma paralela corre el programa de paciente estandarizado. Por ejemplo, en primer año el estudiante aprende a hacer una historia con el paciente, a desarrollar esa relación médico-paciente. Cuando llega a tercer y cuarto año debe ser capaz de poder hablar con el paciente, examinarlo y poder ofrecerle un plan de manejo e intervención, hasta que llega al nivel donde va con el paciente real. Esto sirve para que se sienta con mucha más confianza de lo que lo haría si no estuvo en una práctica como esta. Según pasa el tiempo son más las exigencias por las que tiene que pasar el estudiante de medicina para poder lograr las exigencias“, destacó la doctora Nerian Ortiz, directora asociada del Centro de Destrezas Clínicas.

Le puede interesar:   Pulmón reactivo de niños con asma los hace más vulnerables al COVID-19

Cada examen o evaluación con esta metodología puede tardar hasta una hora, pero los exámenes para estudiantes de cuarto año debería ser de 15 minutos, el tiempo que toma una revisión médica en un centro clínico real. La estrategia educativa del paciente estandarizado es útil y necesaria para lograr objetivos certeros y desarrollar habilidades que requieren los estudiantes de medicina. Sin embargo, esto no debe -en ningún momento- sustituir la práctica con el paciente real.

Es una herramienta que ayuda y da apoyo a lo que es apoyo en la clínica. Los estudiantes deben de entender que aunque sea simulada, debe tratarse como una situación real, porque de otra manera no le va a sacar el provecho que esto les provee. Aunque estén viendo la misma cara cinco veces deben de saber que hoy tiene dolor de cabeza, mañana diarrea y al otro día dolor abdominal y tienen que meterse en el escenario como si estuvieran en el hospital, así es que la actividad va a ser provechosa”, promovió Ortiz.

Una escuela de medicina de la actualidad, debe contar con este método de enseñanza que ya es un requisito formal. La estrategia del paciente estandarizado fue utilizado por la milicia en la década de los 70. Pero solamente hasta 1998 no llega al Recinto de Ciencias Médicas de la UPR. El programa se ha validado a nivel nacional para que los estudiantes se preparen para examenes de licenciatura que son prácticos en la vida real.

Le puede interesar:   Nuevos análisis de sangre para diagnóstico de coronavirus

Buscan más pacientes estandarizados

Hasta el momento el recinto cuenta con al menos 40 pacientes estandarizados, donde una cuarta parte han sido personas que están a tiempo completo colaborando con la educación médica del país. Sin embargo, necesitan más personas comprometidas a tiempo completo, y que preferiblemente sean bilingües.

La persona pasa una orientación del programa y se le hace entrevista. Son personas de la comunidad que no necesitan preparación en el campo, solamente el compromiso y la motivación de alguna razón de colaborar con la educación médica del país. Personas honestas con tiempo y disponibilidad y, que tengan la capacidad de aprenderse un libreto y adiestrarse, practicarlos previo a la interacción el estudiante. Reciben incentivos de acuerdo a las tareas que hacen, ya sea evaluar, adiestrar, simular, y el tiempo prestado por hora. Necesitamos aumentar ese número. Tenemos (personas) de todas las edades comenzando desde la adultez temprana y no tenemos niños por razones obvias. Necesitamos hombres y mujeres, sobre todo bilingües, porque es bien importante porque los estudiantes tienen que adiestrarse en ambos idiomas”, mencionaron las salubristas.

Este mecanismo no solo lo utilizan estudiante de medicina, también los estudiantes dentales, farmacia, enfermería, entre otros, cada uno con sus estándares especializados.

Por su parte Pedrogo hizo un llamado a cualquier persona de la comunidad que quiera ser parte y colaborar como paciente estandarizado, puede pasar por el recinto o llamar al 787-759-6259.

Comentarios

X