Examen de retina debe ser un chequeo anual obligatorio

Dr. Rafael Boada, oftalmologo - retinólogo

Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Noticas Medicina y Salud Pública

Un examen ocular completo, con dilatación de las pupilas es un procedimiento indoloro en el que el médico examina los ojos en busca de problemas de visión y enfermedades comunes de estos órganos. En la mayoría de casos, los pacientes no presentan signos tempranos que alerten a la persona afectada.

Para observar la pupila, los especialistas utilizan dos métodos. El primero es la oftalmoscopia interna, un procedimiento que se lleva a cabo con una luz montada sobre un casco que ayuda a ver la periferia de la retina. El segundo es la lámpara hendidura, un método habitual con el que se realiza el examen ocular.

Un buen número de pacientes debe verificarse la retina de forma regular. De hecho, todas las personas, si padecen o no de enfermedades oculares, deben practicarse un examen oftalmológico rutinario -que puede tener o no una dilatación de pupila-. En la retina se pueden manifestar o desarrollar varias condiciones, siendo la diabetes la primera causa relacionada con enfermedades en esta área del cuerpo, debido a la alta incidencia de casos en Puerto Rico”, mencionó el retinólogo, Rafael Boada. “Todo diabético tipo 2 debe hacerse un examen de la retina una vez al año desde el diagnóstico. En caso de presentar alguna condición en la retina, el paciente debe seguir el tratamiento o realizar chequeos rutinarios. Para el caso de pacientes tipo 1, éstos deben evaluarse durante los primeros cinco años y luego revisarse constantemente”, añadió el especialista.

Los problemas en la retina pueden reflejarse a temprana edad. Por lo general, se consideran enfermedades con un origen genético relacionado con distrofias o desgarros.

Las personas miopes presentan un mayor riesgo de desarrollar problemas de la retina. A un mayor avance de miopía,  más potencial se tiene de presentar desgarros o desprendimientos en la retina”, explicó el Dr. Boada.

Cuando comienza el sangrado o hinchazón se utilizan inyecciones o rayos láser como tratamiento de estas condiciones. «Cada vez más utilizamos diferentes medicamentos, usualmente son inyecciones intraoculares. Existen bajos riesgos de infección, sangrado, desprendimiento de retina. Sin embargo, la incidencia es baja, ya que solo se presenta en menos de 1%. Por otro lado, la opción de rayos láser se usa cuando se presenta isquemia para hacer una blasión«, añadió el retinólogo.

Muchas de las condiciones de la retina son tratables. Unas son curables y otras no. Por ejemplo, un desprendimiento puede curarse a través de una cirugía que mejora la visión. Sin embargo, estos pacientes deben mantenerse en chequeo constante para prevenir el tejido cicatricial.

Hay un sinnúmero de tumores malignos, entiéndase: cancerosos, y benignos. Dentro de los tumores malignos se encuentra el melanoma de coroide. La presencia de estos tumores requieren tratamientos oportunos porque pueden desencadenar una metástasis y la pérdida de visión del afectado”, explicó el especialista quien también afirmó que estos padecimientos no son comunes pero que necesitan un diagnóstico temprano.

Existe una enfermedad, bastante común en los paciente que el médico atiende, que se ha visto en pacientes de edad avanzada llamada degeneración macular, que destruye lentamente la visión central y aguda.

Los retinólogos «tenemos que hacer una labor para que (los pacientes) lleguen a tiempo para que podamos preservar la visión o tener más probabilidad de mejorar una visión porque no tienen un daño reversible y eso que tenemos que mejorar en Puerto Rico«, concluyó.

Comentarios

X