Estudios preclínicos buscan la conquista de la endometriosis

Doctora Idhaliz Flores Caldera, experta que lidera este estudio

Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

“Estamos muy contentos con unas nuevas líneas de investigación en nuestro laboratorio de la Ponce Health Sciences University y nuestro centro de investigación por los hallazgos en una nueva droga para la endometriosis, cuya base no es genética, sino epigenética; donde se cambia o se regula la expresión de genes sin que haya cambios o una mutación genética para cambiar la forma en cómo se regulan estos genes apagados en endometriosis o cuando están prendidos”, anunció la doctora Idhaliz Flores Caldera, experta que lidera este estudio acerca de esta enfermedad que afecta cerca de 200.000 mujeres en Puerto Rico.

Esta droga sería un mecanismo que permitiría ayudar a regular los genes. Sin embargo, Flores Caldera mencionó que deben asegurarse que estos se prenden y se apagan en la lesión de endometriosis, comparado con el tejido de control usado, que es el endometrio, un tejido que se encuentra en el útero de la mujer.

“Esta droga la tratamos con células y nos dimos cuenta que funcionaba y hacía que las células tuvieran menos proliferación. Por lo tanto, crecían más lento y hacían que las células migraran menos a otros lugares. Esto nos dio pie al desarrollo de este tipo de tratamiento en el modelo animal, donde estamos bien seguros que la droga sí va a funcionar”,

añadió.

Los investigadores observaron -en un grupo de ratas a las cuales fue suministrado el medicamento- una disminución en el desarrollo de vesículas de endometriosis. Además, el estudio mostró que hubo una reducción de la enfermedad en un 70%, comparado con estudios previos, siendo este un hallazgo importante para la enfermedad y para el país.

Además, se verificó si la droga afectaba la fertilidad del animal o causaba otros posibles efectos secundarios:

“Vimos efectos en hígado, glándulas adrenales, intestino, y en ninguno de esos se afectó, lo cual es bueno. Vimos el sistema reproductor en ovarios y descubrimos que no hace efecto negativo, todo lo contrario, aumentó la producción de óvulos comparado con el vehículo. En el útero un patólogo nos confirmó que no hay daños itológicos ni ningún cambio aparente. Hicimos análisis en los genes y los que cambiaron fueron muy pocos. También, encontramos que aumentó la fertilidad”,

resaltó.

Luego de determinar tan importantes descubrimientos, llevaron los datos a una fundación científica, la Society for Reproductive Investigation (aliada de la farmacéutica Bayer) para que se conceda una aportación para aumentar el estudio con más muestras. Por otro lado, seguirán los estudios en cuanto a fertilidad y para corroborar el impacto de la droga en cuanto al dolor.

Por su parte, la doctora Caroline Appleyard, quien se especializa en modelo animal, colabora con Flores. Ambas esperan que la subvención para ampliar el estudio llegue este verano para obtener los resultados el año entrante.

La visión de las especialistas en cuanto al estudio es que los resultados sean completamente positivos. De esta manera podrán comenzar el diálogo con las casas farmacéuticas y llevar el estudio a humanos.

Si bien actualmente existen medicamentos para manejar la endometriosis que consisten en anticonceptivos y agonistas de GNRH y, además, existen recientes fármacos como el elagolix, antagonista de GNRH, todos ellos causan reducción en los niveles de estrógeno, efecto que no provoca el que se encuentra en estudios.

Comentarios

X