Estudio revela que sobrevivientes de cáncer con problemas músculo-esqueletales no poseen riesgo de linfedema

Cristina Font, estudiante de tercer año de la Escuela de Medicina San Juan Bautista

Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Las guías de la Sociedad Americana del Cáncer y la National Lymphedema Network indican que pacientes de cáncer con problemas músculo-esqueletales poseen riesgo de presentar linfedema tras recibir algún tipo de inyección. Sin embargo, esta aseveración carece de base científica.

Teniendo en cuenta esto, Cristina Font, estudiante de tercer año de medicina de la Escuela San Juan Bautista, realizó un internado en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center en Nueva York. Allí, de la mano del fisiatra también puertorriqueño, Jesús Padro Guzmán, comenzaron una serie investigativa para corroborar si, en efecto, es cierto lo que indican las guías.

En la primera fase investigativa se tomaron muestras de 20 sobrevivientes de cáncer que tuvieron alguna cirugía a riesgo de desarrollar linfedema. “Hicimos en un background, donde solo una persona desarrolló la infección, pero creemos que no tiene relación a la infección porque lo desarrolló en las dos piernas, tras una inyección en la cadera izquierda. Así que queremos a hacer un estudio más grande de alrededor de 200 personas para ampliar las posibilidades. Nuestra conclusión es que parece ser seguro que los pacientes puedan tener inyecciones, queremos quitar el miedo que las personas tengan de ellas, ya que pueden recibir inyecciones para el dolor”, expresó la futura salubrista.

El estudio se realizó en una población adulta con una variedad de edades, sexo y cánceres. Este busca cambiar esas guías para que los enfermos puedan recibir otros tratamientos con el fin de mejorar su calidad de vida.

MSP cuestionó el motivo por el cual las sociedades establecieron estas indicaciones aun sin una base científica. En este sentido, Font expresó que sí existían investigaciones antiguas y, aunque solo un par de pacientes desarrolló la enfermedad, muchas personas sintieron temor debido a la supuesta asociación.

Para la segunda parte de la investigación, la estudiante de medicina no participará. Sin embargo, mostró interés especial en que sea aclarada la polémica.

“Queremos cambiar esas guías para que puedan ponerse inyecciones sin temor”, resaltó. Al tiempo explicó que debían presentarlo con evaluación de pares para, entonces, lograr cambios en esos anejos, del cual el doctor Padro Guzmán dará seguimiento.

Comentarios

X