Estudio identifica nuevos vínculos genéticos con afecciones graves de coágulos sanguíneos

Estudio identifica nuevos vínculos genéticos con afecciones graves de coágulos sanguíneos El estudio encontró 22 nuevas regiones en el genoma que contribuyen a la enfermedad.

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

La coagulación de la sangre en las venas, un trastorno llamado tromboembolismo venoso (TEV), es una enfermedad vascular común como el ataque cardíaco y el accidente cerebrovascular, pero no se ha estudiado tan bien. Se sabe que la genética está involucrada, pero sólo una docena de regiones genómicas han sido relacionadas con la enfermedad.

Ahora, un gran estudio genético del TEV dirigido por investigadores del Instituto Broad del MIT y Harvard, el Hospital General de Massachusetts (MGH) y el Sistema de Salud de Boston del Departamento de Asuntos de Veteranos de los Estados Unidos (VA) ha encontrado 22 nuevas regiones en el genoma que contribuyen a la enfermedad; informaron a través de un comunicado.

El equipo también ha desarrollado una puntuación genética que algún día podría utilizarse para identificar a los pacientes con mayor riesgo de la enfermedad.

Una forma más precisa de predecir quién está en mayor riesgo podría asegurar que sólo los pacientes de mayor riesgo reciban tratamiento preventivo para el TEV, es decir, medicamentos anticoagulantes, que pueden predisponer a los pacientes a un sangrado excesivo.

Detalles del estudio

El estudio, que aparece en la edición de noviembre de 2019 de la revista Nature Genetics, analizó datos genéticos de más de 650.000 personas y encontró 33 ubicaciones en el genoma -22 desconocidas anteriormente- que podrían tener que ver con la enfermedad.

El equipo también reveló cierta superposición genética con otras formas de enfermedad vascular, un conocimiento que podría ayudar a desencadenar el desarrollo de tratamientos nuevos y más seguros.

«Nuestro estudio representa un avance significativo en el descubrimiento genético del TEV, tanto en términos del número y la diversidad de individuos que estudiamos como en el número de variantes genéticas que identificamos que estaban relacionadas con el TEV»,

dijo el autor principal Pradeep Natarajan, miembro asociado del Instituto Broad y director de cardiología preventiva del MGH.

ETV

En la ETV, se forman coágulos de sangre en las venas profundas, a menudo en las piernas. Luego pueden desprenderse y convertirse en potencialmente mortales si viajan a través del torrente sanguíneo hasta los pulmones. El tabaquismo, el cáncer, el embarazo, los períodos sedentarios prolongados, así como una reciente estancia en el hospital están todos asociados con la ETV. Sólo en los Estados Unidos, más de 500.000 adultos hospitalizados desarrollan el trastorno cada año.

Estudios previos han descubierto un puñado de variantes genéticas asociadas con la ETV. Dos en particular -uno en el gen para un factor de coagulación llamado Factor V y el otro en el gen de la protrombina- cada uno aumenta el riesgo de ETV entre el doble y el triple y se encuentran en aproximadamente el 1 al 3 por ciento de la población.

Regiones genómicas

Para buscar más regiones genómicas del TEV, Natarajan y sus colegas realizaron un estudio de asociación de todo el genoma (GWAS). Los investigadores, que incluyen al primer autor Derek Klarin del Broad Institute, el VA Boston Healthcare System, el Massachusetts General Hospital y la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida, y al coautor principal Scott Damrauer del Corporal Michael Crescenz VA Medical Center y la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, estudiaron datos de dos biobancos a gran escala: el Biobanco del Reino Unido y el Million Veteran Program.

Su análisis inicial abarcó aproximadamente 13

millones de variantes de ADN y 650.000 individuos, incluyendo pacientes con ETV y controles sanos. Para validar sus hallazgos, los investigadores también utilizaron una tercera colección de más de 180.000 muestras de pacientes con ETV y controles libres de enfermedad del consorcio INVENT.

De las regiones genómicas recientemente descubiertas relacionadas con la ETV, muchas están localizadas en o cerca de genes asociados con la coagulación de la sangre. Otras regiones tienen roles desconocidos.

Puntuación de riesgo poligénico

Para tratar de predecir quién es más probable que desarrolle TEV, los investigadores desarrollaron una puntuación de riesgo poligénico, que calcularon basándose en el riesgo aportado por casi 300 variantes genéticas. Excluyeron los factores de riesgo conocidos del Factor V y los genes de la protrombina de sus cálculos para ver si podían identificar a más pacientes de alto riesgo basándose en la predisposición genética. El equipo luego probó esta puntuación utilizando datos adicionales del Programa del Millón de Veteranos, así como de la Iniciativa de Salud de la Mujer.

La puntuación poligénica indicó que el 5 por ciento de la población del estudio tenía un riesgo entre dos y tres veces mayor de ETV. Estas personas tienen un nivel de riesgo similar al de las que tienen el Factor V Leiden o las mutaciones de protrombina, pero representan un grupo más grande, lo que sugiere que las puntuaciones poligénicas podrían identificar potencialmente a más pacientes como genéticamente de alto riesgo de ETV que los métodos actuales.

Natarajan enfatiza que la puntuación poligénica de su equipo es una herramienta de investigación y requiere más estudios antes de que pueda ser utilizada clínicamente.

Él y sus colegas también encontraron que algunas de las variantes genéticas relacionadas con la TEV son las mismas que las asociadas con otras afecciones vasculares como la enfermedad arterial coronaria, la enfermedad arterial periférica y el accidente cerebrovascular. Este hallazgo podría explicar por qué los medicamentos para reducir el colesterol LDL llamados estatinas, que efectivamente reducen el riesgo de enfermedad cardiaca, han demostrado que disminuyen el riesgo de ETV en análisis secundarios de algunos ensayos clínicos de estatinas.

«Creo que aquí hay una oportunidad importante para el trabajo futuro, especialmente con las variantes genéticas que se superponen a todas estas afecciones, para desarrollar terapias de máxima eficiencia que funcionen para múltiples trastornos«, dijo Natarajan. «Eso podría implicar anticoagulación, o estrategias más seguras como bajar el colesterol LDL«.

El financiamiento para este estudio fue proporcionado en parte por la Oficina de Investigación y Desarrollo del Departamento de Asuntos de Veteranos, la subvención #MVP001 y #MVP003 del Programa del Millón de Veteranos, y por tres premios adicionales del Departamento de Asuntos de Veteranos (I01-01BX03340, I01-BX003362, I01-CX001025).

Comentarios

X