Estudio detalla factores de riesgo no tradicionales de enfermedad cardiovascular en mujeres

Doctora Marisol Santiago Irizarry
Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Una de cada tres muertes -en mujeres- se debe a consecuencias cardiovasculares, más allá de alzhéimer, el cáncer y otras enfermedades. Sin embargo, la mayoría de los estudios de estas enfermedades del corazón están enfocadas en hombres, a pesar de que las estadísticas indican que alrededor de 400 mil mujeres fallecieron en el 2013 a causa de estas condiciones. 

La doctora Marisol Santiago Irizarry emprendió un estudio sobre estas condiciones en pacientes féminas que llegaban a las diversas clínicas del Hospital Municipal de San Juan y encontró que -entre los factores de riesgo tradicionales: diabetes, uso de tabaco, sobrepeso, falta de ejercicio, alta presión, entre otros- también halló que está emergiendo una data de factores no comunes que van relacionados al embarazo, menopausia, edad, tratamiento de cáncer de seno, entre otros que afectan la calidad del corazón de estas mujeres. 

«Cuando se compara la población de mujeres blancas con negras vemos que las negras tienen más prevalencia. En la mujer hispana es diferente aún más y es que estos factores de riesgo son una bola de nieve que desencadena una serie de consecuencias que a la larga como médicos debemos prevenir actividades de infartos y otros. En el 2004 la Sociedad Americana del Corazón comienza a expandir sus guías y en el 2007 crea unas guías para tratar a la mujer. Es muy importante entender y saber la diferencia de la enfermedad entre ambos sexos. Nosotras como mujer pasamos por diferentes etapas como la premenopausia, que se ha demostrado que tienen un efecto que el hombre que no tiene”,

enfatizó Santiago Irizarry quien fuese residente de la institución que ubica en el Centro Médico. 

Según comenta la galena, cuando una mujer inicia el proceso de la

menopausia ya comienza a desarrollar enfermedades cardiovasculares. Señala además que es necesario que los médicos creen conciencia para prevenir enfermedades cardiovasculares mediante información de conocimiento de que “las mujeres están más a riesgo de padecer de esta condición y debemos crear medidas preventivas», añadió. 

Para efectos de obtención de información, se proveyó un cuestionario en las diferentes clínicas del hospital, que obtenía preguntas de conocimiento general, donde la paciente también tenía que detallar su peso, estatura y hábitos. 

Como resultado, alrededor del 31% de las mujeres encuestadas determinó que irían al hospital cuando se presente una actividad cardiovascular, seguido de llamar al 911. 

Un dato alarmante es que el BMI promedio de esas mujeres es 31%. Lo que refleja un factor de riesgo tradicional que debe trabajarse para evitar complejidades a largo plazo. 

Santiago Irizarry quien actualmente hace un fellowship en el Hospital de Veteranos (VA Caribbean Healthcare System) informó que, al menos en el Hospital Municipal, debe atenderse y evaluar en detalle a estas mujeres que llegan con diversos problemas, que no están relacionados al corazón, pero que -con un buen historial- puede comenzar a implementarse un método preventivo que puede ayudar a disminuir la tasa de mortalidad. De la misma manera, las guías para tratar condiciones cardiovasculares tienen que ampliar el método de cuidado y tratamiento en mujeres. 

Además, Santiago Irizarry invitó a cualquier profesional de la salud a comenzar un estudio de los factores de riesgo no tradicionales. 

Comentarios

X