Estudio científico delata cuadro clínico de envejecientes puertorriqueños

Datos científicos delatan que el 40% de las personas de 65 años a más poseen mayor prevalencia de sufrir hipertensión, desorden de metabolismo de lípidos, diabetes, hipotiroidismo y anemia al mismo tiempo.

“Aunque el estudio no reflejó diferencias significativas por sexo ni por región geográfica, los datos reflejan la seriedad de la situación de salud de los adultos mayores en Puerto Rico y urge tomar medidas drásticas de prevención de enfermedades crónicas, promoción de salud y atención especializada”, resaltó José Carrión Baralt, Catedrático Asociado en el Programa de Gerontología de la Escuela Graduada de Salud Pública (EGSP), en conjunto con los estudiantes Joel Vélez Egipciaco, Luis G. Díaz-Logroño y Natalia B. Pagán Guadalupe.

Los datos del estudio realizado por la EGSP del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR), reflejaron la complejidad del paciente geriátrico y la importancia de la visión holística de la persona.  Igualmente evidenció la necesidad de un manejo adecuado de los medicamentos (polifarmacia) y la importancia de que los profesionales de la salud sean adiestrados hacia esa dirección.

“Los datos para el estudio fueron provistos por 11 compañías aseguradoras, que agrupan a beneficiarios privados y del plan de salud del gobierno.  La base de datos consideró reclamaciones por servicios de salud prestados durante el año 2013 y contiene 14,047,532 reclamaciones de 424,479 asegurados, siendo la muestra más grande de cualquier estudio de salud que se haya realizado en el país”, explicó Carrión Baralt.

Según destacó el doctor Ralph Rivera Gutiérrez, Decano de la EGSP, el estudio contribuye magistralmente a la construcción del perfil de salud del adulto mayor de Puerto Rico, al tiempo en que aporta al desarrollo de política pública dirigida hacia esta población.

De las cinco enfermedades destacadas, la hipertensión está en el tope con 70.2%, seguidos por el desorden de metabolismo de lípidos con 62.2%, diabetes con 53.6%, hipotiroidismo con 35.1% y anemia con 33.2%.

Dijeron que la data acumulada y estudiada será compartida con la división de estadísticas del Departamento de Salud y las compañías aseguradoras.

“El propósito es que puedan desarrollar modelos de prestación de servicios adecuados y totalmente dirigidos a la reducción de riesgos de estas enfermedades entre nuestros envejecientes”, expuso el Dr. Edgar Colón Negrón, decano de la Escuela de Medicina.

“Esto es clave en el desarrollo de cualquier modelo salubrista de prestación de servicios a la población en general”, agregó.

De otra parte, el estudio contempló la prevalencia de diabetes, hipertensión y desórdenes de metabolismo de lípidos en la variable combinada conocida como Trío Metabólico.

“El 18.3% de esta población no padecía ninguna de las condiciones del Trío Metabólico, el 15.6% al menos tenía una de las enfermedades, 27.9% padecía dos de las condiciones y 38.2% padecía las tres enfermedades del trío metabólico. No hubo diferencias por sexo. El 46% de esta población padecía tanto de diabetes como de hipertensión. En hombres se obtuvo una prevalencia de 45.7% y en mujeres de 46.2%”, detalló el Dr. Noel J. Aymat Santana, rector del RCM.

  • Estudio científico delata cuadro clínico de envejecientes puertorriqueños

“Desde el año 2003 en Puerto Rico no había datos de este tipo, este estudio permitirá determinar de una manera más precisa, los servicios de salud que necesita la población de adultos mayores de la isla y planificar eficientemente los servicios de salud a ofrecer, considerando el aspecto financiero de los mismos”, finiquitó.

Finalmente, los investigadores enumeraron un listado de recomendaciones para futuras investigaciones, sin embargo, las más relevante fue la unidad de servicios dirigidos a esta población con la intención de identificar causas y tratamientos de las enfermedades en una etapa más temprana.  Además, de la continuidad de proyectos científicos encaminados al desarrollo de perfiles asertivos que sirvan de base para ajustar servicios y programas de impacto, incluyendo reglamentos y proyectos de política pública.

Comentarios

X