Esposos Soto Zambrana: comprometidos por la medicina y el bienestar de los boricuas

El fisiatra David Soto y su esposa la reumatóloga pediátrica Elivette Zambrana

Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

La relación entre la reumatóloga pediátrica Elivette Zambrana y el fisiatra David Soto, comenzó en la década de los 80 cuando tomaron varios cursos en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. El vínculo entre estos dos galenos prevalece actualmente, gracias a la medicina y las diferentes ramas que ejercen a diario.

Luego de graduarse del bachillerato, ambos ingresaron a la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas (RCM). Tiempo después y antes de titularse como médicos, contrajeron matrimonio, para después irse a Houston a hacer subespecialidades en  reumatología y medicina deportiva. Estos dos galenos han trabajado conjuntamente alrededor de 20 años, donde han desempeñado su labor clínica en países como Puerto Rico y Estados Unidos.

“Me gradué en biología y luego de graduarme del RCM, entré al Hospital Pediátrico Universitario para hacer mi internado y residencia en pediatría, luego fui a Baylor College of Medicine (BMC) para hacer mi especialidad en reumatología pediátrica. Yo tengo que irme seis meses antes porque él -doctor Soto- no había terminado y fisiatría son cuatro años, y lo mío eran tres, hicimos ese arreglo para solamente estar seis meses distanciados”, afirmó la doctora en entrevista con la revista MSP.

“Me entrené en fisiatría, luego me fui también a  Houston, donde hice la subespecialidad. Estuvimos llamándonos constantemente y viajando pero sobrevivimos esos seis meses. Estuvimos un tiempo en Houston luego en Atlanta donde empecé a trabajar y cuando ella -la doctora Zambrana- se gradúa de su subespecialidad, estuvimos un año más”, mencionó el doctor.

Antes de entrar a medicina y durante su bachillerato, el doctor Soto no estaba seguro de lo que quería… Pero sí estaba claro de que iba a hacer relacionado con el deporte, debido a que siempre ha sido una de sus pasiones.

“Quería ser atleta profesional como todo el mundo, entré a la IUPI medio perdido, pero quería hacer algo relacionado al deporte y estudié medicina para ser fisiatría y luego medicina deportiva. Eso es lo que he estado haciendo. Inicialmente estaba explorando terapia física, entrenador físico o alguna profesión en esa línea. Entré a naturales, me encantaba la biología y muchos de mis compañeros me influenciaron porque querían estudiar medicina y empecé a considerar estudiarla para siempre hacer medicina deportiva”, reveló el Dr. Soto.

Por el contrario, la doctora Zambrana siempre estuvo interesada en la medicina, más que todo por el área de pediatría. Frente a ello, expresó que: “Me gustaba cuando visitaba a la pediatra, la dinámica y que hacía sentir bien a uno. Que te daban la paletita y todo ese setting a mi siempre me gustó y siempre lo pensé desde pequeña. Además me gusta mucho la ciencia, la biología, todo lo que sea científico y hacer sentir bien a las personas. Pero cuando entro a residencia en pediatría, veo la necesidad que hay en la reumatología pediátrica y, luego de tener un par de pacientes a mi cargo, decido hacerlo oficial y entrenarme en reumatología”.

Regreso a su país

Luego de terminar sus subespecialidades y ejercer en los Estados Unidos, el Hospital HIMA -en Puerto Rico- le hace una oferta a la doctora Zambrana para regresar a la isla. De igual forma, el doctor Soto, quien ya trabajaba en el Hospital de Veteranos en Atlanta, movió sus contactos en el Hospital de Veteranos de San Juan, para poder establecerse nuevamente en su país natal.

Ya en Puerto Rico, el Dr. Soto comenzó una amplia trayectoria que involucra al deporte, convirtiéndose en uno de los médicos de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico (FBPUR). Allí ha ejercido durante 10 años.

“He tenido la oportunidad de viajar por el mundo con diferentes equipos nacionales, como en el mundial femenino el año pasado, que por primera vez un equipo femenino llega a un mundial de baloncesto. He visto muchos logros de los puertorriqueños, el baloncesto se ha convertido casi en una religión en mi vida y mi familia. Yo soy parte de una federación que somos un grupo de médicos que trabajamos con ellos y nos encargamos de cuidar la salud de nuestros atletas, la lucha con la dieta, cualquier lesión, rehabilitación, durante las competencias es más interesante así que hay que estar bregando lesiones deportivas”, precisó el Dr. Soto.

En su mayoría, los trastornos emocionales son algunos de los problemas que los doctores de la FBPUR atienden a diario. En ese sentido, el Dr. Soto subrayó que los deportistas son personas eufóricas y comprometidas con su equipo y muchas veces, él tiene que interceder y convencer a los jugadores que no sigan jugando durante el partido por lesiones u otros problemas de salud.

“Soy médico primero, antes que fanático y ellos tienen que estar en las condiciones necesarias. Lo complicado es que siempre quieren estar jugando y es difícil sacarlos de la cancha y ellos saben que yo soy su aliado y entiendo lo difícil que es, que te digan que no puedes jugar. Es un reto de los más grandes”, continuó.

Por otro lado, Zambrana comenzó a correr por todos los hospitales HIMA que hay alrededor de la isla para atender a sus pacientes, pero esto se vió limitado cuando llegó el primer hijo. De hecho, al convertirse en madre, tuvo un cambio en su perspectiva, logrando ser más comprensiva con los familiares de sus pacientes.  “Una vez uno tiene hijos, la percepción cambia y uno los siente más y se identifica más. El hecho ser mamá te ayuda a ser mejor médico y entender a la familia”, afirmó.

Casos con mayor prevalencia en las dos especialidades

En el caso de reumatología pediátrica la doctora explicó que los casos más comunes que puede ver en esta área de la medicina son de lupus y los mal llamados “dolores de crecimiento”.

“Lo más que se ve en reumatología es lupus y dolores articulares en las noches, que se hacen llamar como los dolores de crecimiento, pero nunca se ha comprobado que sean relacionados al crecimiento. Ahora se llaman dolores idiopáticos de extremidades, pero siempre los familiares llegarán pensando que es por el crecimiento. No sabemos lo que lo ocasiona, pero sí sabemos que se le va a ir y que no hay consecuencias a largo plazo”, explicó la galena.

Para el Dr. Soto, los problemas más comunes con los deportistas están relacionados con lesiones de rodilla y tobillo. Los problemas de rodilla son uno de los principales problemas para los jugadores, debido a que los puede mantener hasta seis meses fuera de las canchas. A diferencia de estas, las lesiones de tobillo son muy comunes, en Estados Unidos ocurren alrededor de 1,215 casos al día, según el doctor.

Zambrana y Soto se complementan en sus profesiones

En el diálogo que MSP sostuvo con esta pareja de salubristas, se conoció que a pesar de que están en ramas totalmente distintas, logran complementarse con información y explicación de casos complejos entre los pacientes que atienden a diario.

“Me ha servido mucho estar en el entrenamiento de David porque yo participaba de muchos eventos deportivos con él. Tengo una visión bastante única de cuando me llega un paciente con dolor articular […] yo puedo tener los conocimientos de una lesión con algo biomecánico con mayor certeza porque tengo ese background de medicina deportiva y me encanta. Incluso, lo aplico todos los días en mi oficina, tanto nene que juega, tanto deporte, que es bueno tener ese conocimiento y muchas veces vamos a los meeting anuales de medicina deportiva y me encanta, me gusta mucho esa rama y la aplico a mi clínica”, admitió la especialista.

“El hecho de que ella sea pediatra y brega con reumatología, soy yo a veces que le tengo que pedir consejos cuando hay cosas que no cuadran, la llamo y discutimos lo que podría ser. Igualmente la he tenido que acompañar a cosas de reumatología y nos hemos alimentado y beneficiado del conocimiento de cada uno. Nuestros campos no son perfectamente iguales, pero sí están bastante relacionados, así que no es tan distante”, mencionó el fisiatra.

Asuntos pendientes y compromiso con sus pacientes

Este matrimonio de médicos tiene una responsabilidad social y profesional con los pacientes a los que atienden a diario. Asimismo, con las enfermedades que más afectación tiene la isla. De igual forma, tienen el sentir que desde la pedagogía se puede educar a los futuros salubristas.

“Yo me estoy dedicando más al awareness de la reumatología pediátrica. Yo soy directora de la división pediátrica de la Fundación de Enfermedades Reumáticas de Puerto Rico y me encuentro bien activa. Corrí medio maratón simbólico pensando en mis pacientes de reumatología y me gusta correr y hacer workout, pero lo hago por crear awareness y hablar de mis pacientes y de las condiciones reumatológicas y es algo que falta en mi rama”, profundizó la Dra. Zambrana, en donde también confesó que no le gusta hacer, ni participar de eventos, pero lo hizo por una causa mayor a sus preferencias.

El Dr. Soto, dijo que se encuentra bien activo con la educación de los futuros fisiatras para mantener la calidad médica en la isla. “He trabajado con la educación médica los últimos 10 años, soy el director del programa de residencias del Hospital Veterano. Quiero seguir trabajando para los futuros médicos y mantener la calidad de esos médicos porque en el futuro ellos van a ser mis médicos”.

Uno de los cometidos de esta pareja es inculcar a sus hijos el conocimiento en salud

Tanto Soto como Zambrana, comparten el gusto y la necesidad de mantenerse ágiles a través del ejercicio, dietas balanceadas y el enfoque deportivo, especialmente el baloncesto, donde envuelven a sus hijos de 11 y 13 años de edad, respectivamente.

La familia hace recorridos en El Yunque y cuando hacen viajes prefieren hacerlos en bicicleta.”No es lo mismo decir vete y corre bicicleta, que decir, vamos a correr bicicleta. Aún cuando estoy bien cansado, pero tenemos esa responsabilidad inclusive en el era electrónica”.

Esta pareja de galenos confía en que la cura a muchas de las patologías que afectan a sus pacientes, se encontrará en el futuro. Además, priorizaron en llevar una vida saludable que evitaría complejidades a largo plazo.

X