Efectivos tratamientos para tratar a pacientes con artritis reumatoide

La artritis reumatoide afecta el revestimiento de las articulaciones y causa una hinchazón dolorosa que puede finalmente causar la erosión ósea y la deformidad de las articulaciones.

Marcela Moreno Wilches

    Efectivos tratamientos para tratar a pacientes con artritis reumatoide

    La artritis reumatoide al ser una condición inflamatoria, crónica sistémica afecta las coyunturas y tiene potencial de desarrollar inflamación de órganos internos. Por ello, se realizó una serie de recomendaciones en cuanto a tratamientos para esta condición dolorosa de las articulaciones.

    En algunos casos se acude a analgésicos como el paracetamol o acetaminofén en primera línea en antiinflamatorios esteroideos y no esteroideos (AINE)., dependiendo del grado de la inflamación. En caso de acudir a los esteroideos se usan por periodos cortos como un tipo de puente para empezar con modulares antinflamatorios no esteroideos que se pueden continuar utilizando a través de tratamiento.

    Cuando se habla de moduladores, la condición de la inflamación es inhibir toda la citoquina inflamatoria que produce el sistema inmune, en donde el cuerpo es atacado por el propio sistema inmunitario y se utilizan con el fin de modular esa inflamación.

    Este sistema se controla con la primera etapa de moduladores tradicionales o sintéticos que son tres:

  • Metotrexato: medicamento estándar para la artritis reumatoide.
  • Cloroquina y sulfasalazina
  • Estos tres medicamentos vienen siendo el primer escalón de modulador de la AR solos o en combinación, utilizando dos de ellos o los tres, que es la llamada triple terapia que se ha utilizado en el mundo por años.

    Si el paciente es alérgica contraindicación muscular no se debe utilizar

    Biológicos

    Inhibidores del TNF en donde el factor de necrosis tumoral es lo que se va a añadir cuando hay una respuesta incompleta, por ejemplo, al metotrexato, utilizado como combinación de terapia

    Aunque se puede utilizar cualquier biológico como monoterapia, se ha comprobado que es más efectivo en combinación con el metotrexato.

    Los inhibidores de TNF son cinco disponibles en el momento y se conocen por ser una opción de anticuerpos monoclonales, que reducen la inflamación y detienen el avance de la enfermedad al apuntar a una sustancia causante de inflamación llamada factor de necrosis tumoral (TNF, por sus siglas en inglés).

    Si hay un fallo terapéutico a alguno de los cinco se podría buscar la alternativa de sustituir, pues, aunque las moléculas no son iguales, el mecanismo de acción si es parecido, entonces es adecuado y válido reemplazarlo por otro TNF inhibidor del factor de necrosis tumoral alfa.

    En caso en que el fallo terapéutico ha sido con dos de estos medicamentos, no se debe insistir en alternativas del mismo grupo, sino que se debe buscar otro mecanismo de acción molecular como diferentes inhibidores de punto de control como inhibidores de interleucina 6, inhibidores modulares de las células B, entre otros.

    “Los biológicos pueden ser sustancias monoclonales o anticuerpos, y esos anticuerpos como son sustancias que se inyectan, no viene más que por dos vías, por vena o subcutánea”, explicó el reumatólogo José Rodríguez Santiago. 

    Inhibidores de JAK

    Los fármacos inhibidores de la JAK bloquean la respuesta inmune alterada en la enfermedad inflamatoria intestinal logrando reducir dicha inflamación y sus efectos

    En este grupo encontramos cuatro medicamentos intracelulares, entre ellos tres sustancias nuevas, inhibidores de JAK 1 y 2, estos inhibidores de esta sustancia que son los que llevan el mensaje al núcleo para que produzca citoquina

    “Si yo inhibo esa información para que no llegue al núcleo, pues las células no me van a producir estas sustancias destructivas de las articulaciones e inflamación de otros tejidos”, indicó Rodríguez.

    Este grupo de inhibidores son orales, no parenterales y se consideran medicamentos moduladores de la artritis reumatoide de las células pequeñas, porque son moléculas pequeñitas que están dentro de la célula.

    Su ventaja es que son orales y no parenterales es decir su plicación no es intravenosa, intramuscular o subcutánea.

    El especialista señala que en este caso no se debe ir del modulador tradicional al biológico, sino que se puede hacer un salto a las células pequeñas con el propósito de ver si se alcanza una buena respuesta terapéutica sin tener que usar inyecciones.

    Esa es una gran ventaja terapéutica, para mejorar la adherencia a la terapia de los pacientes con condición de artritis reumatoide”, recalcó el Dr. Rodríguez Santiago.

    Existen varias alternativas en el mercado que cada día ofrecen al paciente mejores opciones de tratamiento, para el doctor Rodríguez Santiago, durante su entrevista con MSP es notable una mejor disposición al tratamiento cuando es inyectable, para el paciente al que se le olvide las pastillas, es preferible que visite al médico y reciba su inyección. Por el contrario, si el paciente es joven, no quiere estar atado a inyecciones semanales, es preferible manejar un pote de pastillas, que no requieren refrigeración ni vitas médicas, pero es fundamental recalcar la importancia de adherencia a los tratamientos y del acompañamiento médico.

    Factores de riesgo

    En reumatología no se habla de cura, pero si son medicamentos que se usan para detener el proceso inflamatorio y tienen el beneficio de detener el progreso de la enfermedad.

    “Entre más temprano inicie la intervención terapéutica mejores respuestas clínicas. Cuando se proporciona un medicamento que va a modular el sistema inmune, se debe establecer y saber que el sistema inmune va a estar modulado, por lo que, es posible que se presente una mayor incidencia de infecciones, por lo que se deben tener algunas precauciones para evitar infecciones”, explicó. 

    En pacientes que tienen una enfermedad inflamatoria seria tienen mayor incidencia de neoplasia, especialmente de linfoma. Sin embargo, no hay una razón para pensar que los biológicos o las pequeñas moléculas como tratamiento a largo plazo son

    Las remisiones espontáneas en artritis reumatoide son bien bajas en incidencia, ocurren en muy pocas ocasiones, por lo tanto, siempre se debe buscar tener al paciente bajo revisión y tratamiento, ante una enfermedad que se controla, pero no se cura, como no se cura la diabetes, ni la hipertensión”

    “Si hay un paciente que tiene alta probabilidad de desarrollar neoplasia linfomas, puede que se presente tomando estas medicinas, algunos casos descritos en estudios se han reportado y deben hacer parte de las precauciones que se deben tener pues se pueden presentar embolia pulmonar y trombosis de venas profundas de las piernas”, añadió el médico.

    Aunque son pocos casos deben ser parte de las precauciones, por lo que es necesario revisar constantemente como están los glóbulos blancos, las plaquetas, la hemoglobina, porque eso se puede alterar especialmente con las medicinas nuevas de moléculas pequeñas.

    Ante el uso de medicamentos para frenar los efectos que produce la artritis reumatoide, se debe prestar especial atención a pacientes con otras patologías como hipertensos, diabéticos o hipotiroideos, cuidando con especial atención la parte metabólica y si es necesario debe brindarse acompañamiento con otros especialistas ya sean cardiólogos, endocrinólogos o una red de manejo multidisciplinario.