Escuela de Medicina de la UPR viste de blanco a 110 futuros médicos

110 estudiantes de nuevo ingreso de la Escuela de Medicina (EM) del Recinto de Ciencias Médicas (RCM)

En una emotiva Ceremonia de Investidura celebrada hoy entre familiares y facultativos, 110 estudiantes de nuevo ingreso de la Escuela de Medicina (EM) del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR) recibieron su bata blanca, como símbolo del comienzo de su vida como profesionales de la medicina.

“Para mí esta ceremonia representa la valentía de una juventud dispuesta a aceptar retos y a marcar la diferencia en la historia de nuestra isla. Ustedes son profesionales que no se amilanan ante la adversidad de los tiempos. Hoy la Universidad de Puerto Rico los transforma en profesionales de excelencia y ustedes transformarán vidas, nuestra isla, nuestra historia. Para mantener ese legado, mi misión es fortalecer nuestra Universidad, convirtiéndola en una institución sólida financieramente, más eficiente y menos burocrática. Pero muy importante, que continúe siendo la opción más accesible para los estudiantes actuales y futuros”, dijo el doctor Jorge Haddock Acevedo, Presidente de la UPR.

Durante la actividad celebrada en el Centro de Convenciones, la clase 2022 de la EM hizo el compromiso de ejercer la medicina con compasión y profesionalismo al realizar la Declaración de Ideales.

“Hoy comienza su nuevo futuro en el mundo de la medicina. Al ponerse esa bata blanca, cada uno de ustedes acepta el reto de convertirse en médicos y practicar su ciencia y su arte de manera profesional, vertical, diestra, competente y, sobre todo, de manera humana y compasiva. Podríamos decir que esta investidura es una ceremonia de transición hacia una nueva vida que abrirá las puertas a un mundo de grandes conocimientos, de destrezas especializadas, de compañerismo, sacrificios, de trabajo arduo y retos inimaginables. Pero también de enormes recompensas que les dejarán saber que todo esfuerzo y empeño que dediquen a su carrera valdrá la pena hoy, mañana y siempre”, expresó el doctor Segundo Rodríguez Quilichini, rector interino del Recinto de Ciencias Médicas.
La ceremonia de la bata blanca simboliza la entrada a la profesión de servicio en favor de las necesidades de un país. La emblemática bata es símbolo de transparencia y claridad. Hoy en día más de 130 escuelas de medicina celebran la actividad en los Estados Unidos.

“El día de hoy celebramos el comienzo de su vida como clínicos al servicio de los pacientes. La Bata Blanca más que nada es un símbolo, y esa actividad se ha convertido en un “Rite of passage” para aquellos que quieren dedicar sus vidas a la práctica de la medicina. En la sociedad tenemos símbolos y rituales que trascienden la imagen, el objeto o el ritual. Nos recuerdan de dónde venimos, quiénes somos, en qué creemos, y porqué luchamos. La Bata Blanca nos identifica como miembros de un grupo que pretende aliviar el sufrimiento, curar al enfermo y confortar a las personas en sus momentos más vulnerables-cuando están enfermos. Es muy importante que el paciente tenga confianza en su médico, para que el médico pueda ser efectivo en su labor”, expuso el doctor Agustín Rodríguez, decano de la

X