Encuentran daño en el ADN vinculado con aditivo que se usa en plásticos

Encuentran daño en el ADN vinculado con aditivo que se usa en plásticos Los hallazgos muestran que el DEHP altera la meiosis -el tipo de división celular que resulta en óvulos y espermatozoides- de varias maneras.
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Investigadores de la Facultad de Medicina de Harvard y del Departamento de Salud del Estado de Nueva York han descubierto cómo un plastificante común asociado con las anomalías reproductivas humanas puede hacer daño a nivel molecular.

Durante años, los científicos han vinculado la exposición al DEHP, abreviatura de di(2-etilhexil) ftalato -una sustancia química que se añade a muchos plásticos para hacerlos flexiblescon un mayor riesgo de problemas de salud, incluyendo anomalías reproductivas como defectos de nacimiento e infertilidad masculina.

Varios organismos federales y estatales de los EE.UU. respondieron mediante la aprobación de leyes que limitan el porcentaje de DEHP y otros ftalatos en los juguetes de los niños, los envases de alimentos, el agua potable y otros artículos. Aunque el DEHP todavía se puede encontrar en productos de uso diario que van desde los dispositivos médicos hasta el champú, pasando por el equipo de lluvia.

Mientras tanto, sigue sin estar claro qué hace exactamente el DEHP al cuerpo y cuánta exposición puede considerarse segura.

Para ayudar a responder a esas preguntas, Monica Colaiácovo, profesora de genética en el Instituto Blavatnik de la Facultad de Medicina de Harvard, y sus colegas se dirigieron a Caenorhabditis elegans, lombrices que son un organismo modelo común para el estudio de la genética y la biología humanas.

Hallazgos del estudio con DEHP

Los hallazgos, sobre los que se informa en PLoS Genetics, muestran que el DEHP altera la meiosis -el tipo de división celular que resulta en óvulos y espermatozoides- de varias maneras, lo que conduce a defectos durante la formación de los óvulos y el desarrollo embrionario muy temprano.

“Estos son hallazgos completamente nuevos y esperamos que arrojen algo de luz sobre cómo este ftalato afecta a la salud reproductiva humana”,

dijo Colaiácovo, que es el autor principal del documento.

Los conocimientos podrían tener implicaciones para las mujeres embarazadas o en edad de procrear, para la regulación del DEHP y otros ftalatos, y para el desarrollo en curso de “sustancias químicas verdes” destinadas a sustituir a los ftalatos.

Le puede interesar:   ¿Cómo incide la campaña electoral en el contagio del COVID-19?

Doble problema

El laboratorio de Colaiácovo había adaptado previamente una estrategia en la que los óvulos de C. elegans brillaban de verde si desarrollaban números anormales de cromosomas. En las personas, tales anormalidades causan más del 35 por ciento de los abortos espontáneos y el 4 por ciento de los mortinatos, así como infertilidad y condiciones como el síndrome de Down.

En 2019, Colaiácovo usó los gusanos para examinar rápidamente docenas de sustancias químicas comunes en busca de aquellas que alteraban los cromosomas de los óvulos de los gusanos y que, por lo tanto, tenían más probabilidades de causar anormalidades similares en los humanos.

El DEHP apareció en el primer lugar de la lista, junto con varios otros ftalatos.

Daños que causa en el ADN

En el nuevo estudio, el equipo descubrió que el DEHP causa problemas de dos maneras.

Primero, causa un número excesivo de rupturas de ADN de doble cadena a medida que el material genético “parental” de los gusanos se recombina en sus óvulos. La sustancia química parece hacer esto al alterar la longitud de los cromosomas y relajar la estructura de la cromatina, que normalmente está muy apretada, exponiendo más ADN a una posible rotura.

El DEHP entonces agrava el problema al interferir con el sistema que se supone debe detener el exceso de rotura durante la meiosis.

Los conocimientos podrían tener implicaciones para las mujeres embarazadas o en edad reproductiva, para la regulación del DEHP y otros ftalatos, y para el desarrollo en curso de “productos químicos verdes” destinados a sustituir a los ftalatos.

Los resultados: las roturas no se reparan adecuadamente durante la meiosis, los cromosomas tienen una morfología anormal, los óvulos contienen un número incorrecto de cromosomas y los embriones son menos viables, encontró el equipo.

Los problemas persistieron después de la meiosis y en la primera ronda de la división celular mitótica en los embriones de lombrices. Los investigadores no investigaron los cambios más allá de esta etapa de desarrollo.

Le puede interesar:   ¿Cómo incide la campaña electoral en el contagio del COVID-19?

Baja dosis de DEHP, alto impacto

Los análisis mostraron que los gusanos fueron expuestos y metabolizados a bajos niveles de DEHP, comparables a los niveles que se han detectado en las muestras de orina de la población humana en general. El descubrimiento preocupa a los investigadores porque revela que incluso pequeñas cantidades de DEHP pueden alterar la meiosis.

“Los hallazgos también sugieren que los gusanos procesan el DEHP de manera similar a como lo hacen los mamíferos, reforzando su utilidad como modelo”,

dijo Colaiácovo.

Notablemente, los efectos de la exposición al DEHP variaron de lombriz a lombriz.

“No todas las lombrices se ven afectadas, ni se ven afectadas en el mismo grado. Pero esa es una característica, no un error, del experimento”, agregó el investigador.

“No todos metabolizan el DEHP de la misma manera. La ruta y la duración de la exposición, la edad y la dieta de una persona, son sólo algunos de los factores que pueden hacer que algunas personas se vean más afectadas por una exposición de bajo nivel a una determinada sustancia química que otras personas”,

explicó Colaiácovo.

Se necesita un gran número de personas para tener una visión completa de lo que una sustancia química como el DEHP puede estar haciendo, y podemos lograrlo fácilmente utilizando gusanos“, dijo.

Hallazgos en humanos

Se necesitará más trabajo para determinar si los hallazgos de los gusanos son válidos para los humanos. Mientras tanto, Colaiácovo seguirá investigando cómo diversos productos químicos alteran la biología de la reproducción, una pieza del rompecabezas de cómo afectan a la salud humana en general.

Luciann Cuenca, una ex-estudiante graduada del laboratorio de Colaiácovo que ahora está en el bufete de abogados Lando & Anastasi IP, es la primera autora del artículo. Este trabajo fue apoyado por el McKenzie Family Charitable Trust y una beca de la Fundación Lalor.

Comentarios

X