En qué se diferencian el alzhéimer y la demencia

En qué se diferencian el alzhéimer y la demencia (y por qué esta se considera el mayor reto en salud de nuestro tiempo) La edad es el principal factor de riesgo para desarrollar demencia.

BBC

Es el mayor asesino en varios países desarrollados y es completamente intratable.

Es la demencia, uno de los mayores retos en salud de nuestro tiempo.

La semana pasada, investigadores identificaron un nuevo tipo de demencia, que había sido diagnosticada erróneamente como alzhéimer.

La afección, la encelopatía TDP-43 límbico-predominante relacionada con la edad, bautizada como Late, tiene síntomas similares a los de la enfermedad de alzhéimer, pero es un padecimiento distinto, informó la revista Brain.

¿Demencia y Alzheimer no son lo mismo?

No. La demencia no es una sola enfermedad, sino el nombre para un grupo de síntomas que incluyen problemas de memoria -especialmente la dificultad para recordar eventos recientes-, cambios en el comportamiento, en el estado de ánimo y la personalidad, desorientación o no poder encontrar la palabra correcta en una conversación.

La demencia fue descrita por primera vez por el médico alemán Alois Alzheimeren 1906 tras realizar una autopsia a una mujer que había sufrido pérdida profunda de memoria.

Lo que encontró fue un cerebro muy reducido y anomalías en y alrededor de las células nerviosas.

Hay muchos tipos de demencia y el alzhéimer es el más común – concentra cerca del 70% de los casos, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) – y el más investigado.

¿Es la demencia el mayor problema de salud de nuestros días?

En el mundo hay actualmente 50 millones de personas viviendo con demencia35 de los cuales padecen alzhéimer.

Se calcula que entre un 5% y un 8% de la población general sobre 60 años la sufrirá en algún momento.

Y se prevé que el número total de personas con demencia alcance los 82 millones en 2030 y 152 millones en 2050.

Según la OMS, las muertes por demencia se han duplicado desde el año 2000 y el padecimiento es ahora la quinta causa de muerte en todo el mundo. En algunos países desarrollados ya es la número uno.

Pero la demencia ya ocupa el puesto número uno en algunos países más ricos.

También hay una diferencia clave con otros «asesinos» importantes, como el cáncer o las enfermedades cardíacas, porque no hay un solo tratamiento que cure o detenga el ritmo de ningún tipo de demencia.

«La demencia es ciertamente el mayor desafío para la salud de nuestro tiempo», dijo a la BBC Hilary Evans, directora ejecutiva de la organización benéfica británica Alzheimer’s Research UK.

«Es el que continuará aumentando en términos de prevalencia, a menos que podamos hacer algo para detener o curar esta enfermedad».

¿Por qué se está volviendo tan común?

La respuesta es simple: vivimos más tiempo y el mayor factor de riesgo para la demencia es la edad.

Por eso se prevén enormes aumentos en los casos de demencia en Asia y África.

Sin embargo, está surgiendo una tendencia inesperada y esperanzadora que ha sorprendido a algunos investigadores: la proporción de personas mayores que padecen demencia está disminuyendo en algunos países.

Los estudios han demostrado que la tasa de demencia (el número de casos por cada 1.000 personas) está disminuyendo en Reino Unido, España y Estados Unidos y se está estabilizando en otros países.

Esto se debe en gran parte a mejoras en áreas como la salud del corazón y la educación, que a su vez benefician al cerebro.

Buscando la cura

Actualmente no existe una prueba única específica para la demencia.

Algunos signos se pueden encontrar a veces en el cerebro después de la muerte.

Los científicos tratan de encontrar una cura para la demencia, pero con tantos tipos y causas diferentes de la enfermedad, el objetivo ha resultado difícil.

Los ensayos de fármacos para reducir las proteínas en el cerebro que se pensaba que causaban el Alzheimer han fracasado.

No hay nuevos tratamientos efectivos y algunas compañías farmacéuticas han abandonado la carrera de medicamentos para la demencia.

«Sabemos por enfermedades como el cáncer que si hace mucha investigación en un campo, puede haber una gran diferencia y se pueden encontrar curas y tratamientos para estas enfermedades complejas», le dijo a la BBC la profesora Tara Spiers-Jones, del Centro de ciencias del cerebro de la Universidad de Edimburgo.

«Así que creo que llegaremos ahí, pero necesitamos entender más sobre los cambios cerebrales fundamentales para poder ofrecer tratamientos efectivos».

Bart De Strooper, director del Instituto británico para la Investigación de la demencia, espera el primer tratamiento para dentro de una década. «No curará por completo la demencia, creo que tendremos que lidiar con eso durante mucho tiempo».

«Pero sin duda pospondrá la enfermedad, decaerá mucho más lentamente y la demencia será mucho menos una amenaza para la sociedad».

¿Hay algo que se pueda hacer para esquivar la demencia?

No hay garantías, pero hay factores que pueden disminuir las probabilidades de desarrollar demencia.

Las investigaciones estiman que uno de cada tres casos podría prevenirse mediante cambios en el estilo de vida, que incluyen:

  • tratar la pérdida de audición en la mediana edad
  • dedicar más tiempo a la educación
  • no fumar
  • buscar tratamiento temprano para la depresión
  • estar activo físicamente
  • evitar el aislamiento social
  • evitar la presión arterial alta
  • no tener obesidad
  • no desarrollar diabetes tipo 2

Aunque no está completamente claro por qué estos factores protegen el cerebro, «las personas que son muy saludables y se cuidan bien son el grupo que yo diría que es más resistente a la enfermedad de Alzheimer», dice la profesora Spiers-Jones.

Comentarios

X