«En cualquier momento Puerto Rico puede ver la secuela de sarampión»

Doctor Jorge Santana Bagur, presidente de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de Puerto Rico

Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

El presidente de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de Puerto Rico, el doctor Jorge Santana Bagur, hizo un llamado al Departamento de Salud de Puerto Rico (DS) a tomar acción ante la posible amenaza de brote de sarampión en Puerto Rico, pese a que aún no se han reportado casos.

Y es que con la frecuencia en que la población viaja a Nueva York, donde se ha reportado el mayor número de contagio de sarampión en las últimas semanas, en tan solo 10 días puede darse el caso de brote, si las personas no están vacunadas o no tienen los refuerzos necesarios, para que el sistema inmunológico pueda bloquear los síntomas.

Sin embargo, aseguró que «si el virus ataca el sistema inmunológico -de una persona enferma- donde ya de por sí está comprometido, está a riesgo y puede sucumbir en repercusiones, pese a que tenga sus vacunas al día. Hay que ser más consciente con la vacunación, es una de las más seguras en la historia y se ha probado por años, y que es la más efectiva es la de sarampión, hay que educar a la comunidad para dejar a un lado los mitos».

De hecho, hay pruebas de sangre que demuestran que los anticuerpos que tiene el ser humano, sirven para montar una respuesta inmunológica. En el caso de Puerto Rico, es cubierta por los planes médicos, pero de la misma forma, es económica.

El sarampión es una condición que no solamente aqueja a los niños. La única forma de prevenir esta enfermedad es a través de la vacunación. El brote reciente en los Estados Unidos es el más alto reportado en toda la historia, cuando hace 5 años se creía que la enfermedad había erradicado.

En 1989 se reportaron brotes de sarampión en Puerto Rico que, en muchos de los casos, resultaron en muertes de niños no vacunados. Tras este incidente, se llevó a cabo una campaña de inmunización contra el sarampión común en 1994, con la que se vacunó a más de 300.000 niños. Dicha campaña logró interrumpir la transmisión de sarampión común en la Isla, y desde entonces el DS ha asegurado que desde hace 10 años no se han visto casos de esta enfermedad.

Comentarios

X